Por Omar Tubio

Lo importante en Tiempo límite no pasa tanto por lo que cuenta sino en cómo lo hace. Carl Franklin, su director, tiene un buen manejo del ritmo y no deja que decaiga en ningún momento, y si bien el guión no es un ejemplo de originalidad y se desbanda en algún que otro tramo, está lo suficientemente aceitado…

Tiempo límite: Un policía en problemas 3


El cine de acción y suspenso en los últimos años ha tenido poco que decir –incluso nada- en materia de innovación estilística. Ya todo está inventado y salvo algunos destellos de imaginación, que de cuando en cuando aparecen (Memento), sólo nos conformamos con un poco de respeto por el espectador y poco más. Por eso, aquel que haya disfrutado de aquella joyita que fue Sin salida (No way out, 1987), con el aquel entonces ascendente Kevin Costner en el papel de un oficial naval encubierto que se veía envuelto en un crimen que no había cometido y debía correr contra el reloj para demostrar su inocencia, seguramente la pasará muy bien con este pequeño film sin pretensiones que no llega a la altura de su predecesor, pero que cumple con su cometido: entretener y hacer que el tiempo pase volando.

Tiempo límite: Un policía en problemas 4En este caso el que debe correr contra el reloj es el jefe de policía de un pueblucho de La Florida, que separado de su mujer –también policía- mata su tiempo acostándose con una escultural morocha casada con un marido golpeador. Todo va más o menos bien hasta que en una consulta médica de su amante -a la que él asiste- se determina que ésta sufre una enfermedad terminal con unos pocos meses de vida por delante, por lo cual se le aconseja viajar a Suiza para una posible curación. Claro que todo este entuerto sale mucho dinero y la morocha no lo puede conseguir. Hete aquí que nuestro enamoradísimo policía guarda en la caja fuerte del destacamento una buena suma de miles de dólares, producto de una requisa en un asunto de droga, que debe entregar al FBI. Sobreviene el engaño, la traición y otras vueltas de tuerca que hacen que de buenas a primera el oficial Whitlock se vea envuelto en tantos problemas como jamás imaginó. Y no cuento más porque sino cuento toda la película. Vayan atando cabos y lo demás va ir surgiendo solito. Por supuesto que las cosas se complicarán en grado sumo y más cuando entre en escena su ex esposa, a quien mandan para investigar “lo que no puedo contar”, ¿se entiende?

Lo importante en Tiempo límite no pasa tanto por lo que cuenta sino en cómo lo hace. Carl Tiempo límite: Un policía en problemas 5Franklin, su director, tiene un buen manejo del ritmo y no deja que decaiga en ningún momento, y si bien el guión no es un ejemplo de originalidad y se desbanda en algún que otro tramo, está lo suficientemente aceitado como para zafar. Denzel Washington, que ya había trabajado con Franklin en El demonio vestido de azul, presta su reconocida solvencia a un papel que no le exige demasiado, mientras que Eva Mendes (¡a esta chica la vemos hasta en la sopa!) luce su fuerte imagen de latina sexy.

Lo dicho. Si se quiere pasar un buen rato sin complicaciones, con Tiempo límite uno puede sentarse en la butaca con un buen balde de pochoclos y olvidarse del mundo por un rato. Para eso también sirve el cine.

Tiempo límite: Un policía en problemas 2Título: Tiempo límite
Titulo original: Out of Time
Director: Carl Franklin
Género: Crimen, Drama, Thriller
Intérpretes: Denzel Washington, Eva Mendes, Sanaa Lathan y Dean Cain
Duración: 105 minutos
Origen: Estados Unidos
Año Realización: 2003
Distribuidora: Distribution Company
Fecha Estreno: 22/04/2004

Puntaje 6 (seis)

No hay comentarios

Dejar una respuesta