Por Omar Tubio

Fahrenheit 9/11 (2004) es un film que merece verse, más allá de su discutido premio en Cannes o de la intensa polémica que pueda llegar a despertar. Es sin lugar a dudas un documento esclarecedor acerca del mundo y de la época en la que nos toca vivir…

Para aquel que todavía no sepa quién es Michael Moore (no deben quedar muchos) y le cueste individualizarlo, lo retrotraigo a la ceremonia de los Oscars del 2002 y al preciso momento en el que el hombre sube a recibir su Oscar al mejor documental por Bowling for Columbine (2002). ¿Quién olvida su polémico discurso interrumpido oportunamente por las fanfarrias de la orquesta para acallarlo y así evitar el inevitable escándalo político? Ya en ese tiempo el depositario de su vehemente oratorio era George W. Bush, y ya en ese entonces prometía denunciarlo y desnudar sus verdaderas intenciones. Y Moore cumplió.


El controvertido periodista devenido en cineasta gracias a su primer y premiado film documental llamado Roger and me, resume en Fahrenheit 9/11 todo el material conseguido en estos años (filmaciones, documentos, reportajes, etc.) con la clara intención de incidir en la opinión y el voto del ciudadano americano en contra de Bush de cara a las próximas elecciones presidenciales. Para ello parte desde el mismísimo origen de todo: el fraude electoral que le otorga la presidencia a Bush en circunstancias realmente dudosas hasta la actual guerra en Irak y sus temibles consecuencias, pasando por el atentado a las torres gemelas y la curiosa invasión a Afganistán para derrocar al régimen Talibán y encontrar a Osama Bin Laden.

El reconocible estilo de Moore está siempre presente y es lo que hace que un film que retrata tantas desgracias y que apele a tantos datos en lo político se haga más o menos llevadero y no ahorre (cuando hace falta) la bienvenida dosis de humor. Esta explosiva combinación redunda en un golpe efectista que en muchas ocasiones apela al conocimiento previo del espectador común dando por sentado el efecto final. Así, por ejemplo, cuando se revisan los antecedentes militares del joven Bush y un documento revela su baja antes de tiempo, los acordes de Eric Clapton y su Cocaine lo dicen todo.

Moore apela a todo y a cualquier costo. Sus ya conocidos reportajes de asalto al mejor estilo CQC, los inserts de antiguos films potenciando algunas situaciones hilarantes, el montaje sobre imágenes, la canción o la música apropiada y por supuesto la voz en off traduciendo la imagen o incitando al doble sentido con astuta malicia. No importan las manipulaciones de la información ni las bajadas de línea en tanto y en cuanto respondan a su objetivo final. Si es panfletario, lo es a sabiendas y si pone énfasis en determinadas cosas en desmedro de otras también; en este sentido el cineasta es totalmente conciente de las armas con las que lucha y se le agradece la transparencia. También es cierto que el personaje en cuestión ofrece todos los flancos posibles para un ataque en cualquier dirección y la data que maneja Moore es asombrosa, tanto por su contenido como por lo increíble de su existencia.

Si bien el sarcasmo, el humor corrosivo y la contundencia de la denuncia son el motor del film, hay también espacio para la emoción, simbolizado en el testimonio de una madre de la localidad de Flynt, Michigan (donde nació Moore), quien con la perdida de su hijo en Irak atestigua toda la desazón y la impotencia de un pueblo que ve morir a su descendencia en una guerra sin razón. Esa misma guerra que ofrece imágenes desgarradoras de heridos y mutilados como así también de soldados que se motivan con determinada música a todo volumen para salir a matar sin oír sus propios disparos.

Fahrenheit 9/11 es un film que merece verse, más allá de sus discutido premio en Cannes o de la intensa polémica que pueda llegar a despertar. Es sin lugar a dudas un documento esclarecedor acerca del mundo y de la época en la que nos toca vivir, y por sobre todo, acerca de los hombres que dejamos que nos gobiernen, llámense George W. Bush o Carlos Menem. Cualquier parecido… no es mera coincidencia.

Fahrenheit 9/11: Contundente misil anti-Bush 1Título: Fahrenheit 9/11
Dirección: Michael Moore
Calificación: Apta para mayores de 13 años
Género: Bélica, Documental, Histórica
Duración: 122 minutos
Origen: Estados Unidos
Año de realización: 2004
Distribuidora: Distribution Company
Fecha de estreno: 15/07/2004

Puntaje 8 (ocho)

No hay comentarios

Dejar una respuesta