Por Emiliano Fernández

En la línea de El Proyecto Blair Witch (1999), tenemos una realización que para lanzar dardos al “cine verdad” y los reality shows adopta el punto de vista subjetivo de dos de sus personajes. Aunque lejos del nivel de El diario de los muertos (2007) de George A. Romero, Rec es un film es interesante y sagaz, muy superior a propuestas hollywoodenses formalmente similares como Cloverfield (2008).

En el terror la atmósfera suele ser un elemento fundamental para compenetrar al espectador con lo que sucede en pantalla. Pocas veces se sostiene con la misma fuerza a lo largo de toda la historia, asistida por un ritmo envolvente y un correcto uso de los motivos infaltables del género. Este es el caso de Rec (2007), el más reciente opus de los especialistas ibéricos Jaume Balagueró y Paco Plaza. En la línea de El Proyecto Blair Witch (1999), tenemos una realización que para lanzar dardos al “cine verdad” y los reality shows adopta el punto de vista subjetivo de dos de sus personajes. Aunque lejos del nivel de El diario de los muertos (2007) de George A. Romero, el film es interesante y sagaz, muy superior a propuestas hollywoodenses formalmente similares como Cloverfield (2008).


Un presupuesto bajísimo, actuaciones pasables y una excelente dosificación de sombras y luz pueden hacer maravillas en el terreno de los sustos. La anécdota central arranca con un equipo del programa televiso “Mientras usted duerme”, conformado por la periodista Ángela y el camarógrafo Pablo, haciendo un informe sobre el devenir nocturno de una típica estación de bomberos de Barcelona. Cuando los uniformados reciben una llamada de emergencia, ambos deciden acompañarlos en busca de imágenes y reportajes dignos de ver. Pero la rutinaria “señora atrapada en su departamento” se convierte rápidamente en una lucha general por la supervivencia cuando la mujer muerde a uno de los rescatistas, empuja a otro por las escaleras y la policía cierra el edificio por una supuesta amenaza biológica.

La estructura narrativa basada en un falso registro de tipo documental se combina con el clásico entorno cerrado y las desventuras propias de las películas de infecciones. El relato es minúsculo y está perfecto que así sea ya que el combo apunta sin medias tintas hacia un horizonte bien definido: el encadenamiento de secuencias súper aceitadas que hacen del ambiente claustrofóbico su principal fortaleza. Balagueró es el máximo responsable en lo que respecta a los éxitos artísticos de Rec. El conocimiento de los resortes del horror y un talento extraordinario para apuntalar la tensión son elementos que ya estaban presentes en sus trabajos anteriores, Los Sin Nombre (1999), Darkness (2002) y Frágiles (2005). Plaza, por el otro lado, ha demostrado poco desde la despareja Romasanta (2004) a esta parte.

Los cineastas participaron recientemente en el estupendo ciclo de Narciso Ibáñez Serrador, Películas para no dormir. Allí también salió ganando Balagueró con Para entrar a vivir, una obra que de alguna forma anticipaba lo que vendría a posteriori (aunque el Cuento de navidad de Plaza está entre lo mejor que haya filmado). Rec respeta los cánones de los diferentes subgéneros a los que hace referencia, mantiene el verosímil en sus ágiles 80 minutos y cumple en cuanto a los rubros técnicos. El pesimismo cínico es el eje ideológico visible; en este caso debemos agradecer más a la cultura europea que a la tradición del terror (de allí la ausencia de héroes y la incorrección política en algunos detalles de la trama). Hollywood, como era de esperar, ya tiene lista la remake en inglés: Quarantine.

Por suerte el planteo incluye chispazos de humor y distintas conversaciones jocosas que relajan el incesante torbellino en el que están inmersos reporteros, bomberos y vecinos. En especial son muy hilarantes las intervenciones racistas del imponderable argentino de clase media, un personaje reaccionario y ridículo que parece una fotografía del habitante promedio de Buenos Aires (aquí en manos de uno de los actores- fetiche de Balagueró, Carlos Lasarte). La escena final eleva la intensidad hasta el punto de inquietar al espectador de verdad. Pero lo que más llama la atención son las características del enemigo a combatir: estamos ante los primeros zombies católicos de la historia del cine. Sólo de un país como España pueden surgir mentes capaces de imaginar algo tan horripilante, tan diabólico…

Rec: ¡Cuidado con los zombies católicos, coño! 1Título: Rec
Dirección: Jaume Balagueró y Paco Plaza
Intérpretes: Manuela Velasco, Ferrán Terraza, Jorge Serrano, Pablo Rosso, David Vert y Carlos Lasarte
Género: Terror, Gore
Calificación: Apta para mayores de 18
Duración: 80 minutos
Origen: España
Distribuidora: CDI Films
Año de realización: 2007
Fecha de estreno: 11/09/2008

Puntaje 8 (ocho)

No hay comentarios

Dejar una respuesta