Por Pablo E. Arahuete

Misión imposible 4 es sin lugar a dudas la mejor entrega que ha dado la franquicia por contar con la asombrosa dirección del debutante en el género Brad Bird que maneja con un pulso narrativo envidiable una trama bien contada que no repara en brindar un espectáculo visual único.

Misión Imposible 4 - Protocolo Fantasma: Imposible aburrirse 3


Hay películas de género donde el concepto de acción se reemplaza por pirotecnia y parafernalia cara sin otro sustento que el del espectáculo del ruido y el vértigo por sí mismos, por caso el ejemplo de la última Transformers es más que ilustrativo. Pero cuando a la palabra acción se le suma el término creatividad en función del espectáculo cinematográfico (léase movimiento, armonía, despliegue visual) la noción de calidad se valoriza mucho más.

Misión Imposible 4 - Protocolo Fantasma: Imposible aburrirse 4Ese es el caso de la nueva entrega de la franquicia Misión Imposible, inspirada en la mítica serie televisiva de Bruce Geller que en esta cuarta entrega estrena director, Brad Bird, e incorpora nuevos personajes que acompañarán al ya conocido Ethan Hunt (Tom Cruise) en su aventura por salvar al mundo de un desastre nuclear que vuelve a poner el eje del conflicto entre Rusia y Estados Unidos como otrora ocurriera con la Guerra Fría. Para nada frío es el desarrollo de un relato bastante sólido y caliente en términos narrativos, plagado de secuencias prodigiosas de acción donde el equilibrio del movimiento, el cuerpo y la tensión merecen elogios, sobre todo porque dentro de la adrenalina y las coreografías espectaculares predomina una lógica interna que nunca sufre alteraciones por privilegiar el impacto visual o el despliegue escénico.

Ya desde la primera escena que tiene por protagonista a Josh Holloway (el famoso Sawyer de la serie Lost) que recuerda someramente a cualquier película de James Bond hasta la última -que incluye el traspaso de un maletín en el interior de un estacionamiento con Misión Imposible 4 - Protocolo Fantasma: Imposible aburrirse 5plataformas móviles- se puede apreciar el trabajo sobre el detalle en la puesta en escena, la meticulosidad en la planificación e imaginación a la hora de pensar planos de acción incorporando los elementos involucrados en cada secuencia. A modo de ejemplo basta con analizar cuidadosamente la construcción de la primera gran secuencia cuyo escenario es una cárcel donde Ethan escapa por los pasillos en medio de una gresca entre prisioneros y guardacárceles durante la ejecución de una canción de Dean Martin. El virtuoso trabajo de sincronización de imagen y sonido (piénsese que la melodía debe encajar perfectamente cuando se corta un plano y se abre otro) para generar desde el montaje el efecto de continuidad de la melodía y ocultar los cortes de cada escena es de una perfección asombrosa. También lo es el uso de efectos especiales completamente al servicio de la narrativa que jamás desentona ni tampoco se peca de exhibicionismo gratuito como a veces suele ocurrir.

No obstante, lo que resulta realmente sorprendente es la destreza del realizador Brad Bird para moverse con semejante soltura en un terreno virgen, ya que sus experiencias anteriores siempre estuvieron ligadas al ámbito de la animación. El director imprime un ritmo sostenido y admirable a una trama que no necesita de vueltas de tuerca en exceso para mantener la atención del espectador, con la información necesaria y dosificada correctamente para que no se pierda el hilo de la historia.

Misión Imposible 4 - Protocolo Fantasma: Imposible aburrirse 6

Básicamente, el Protocolo Fantasma -al que hace referencia el título- responde a que Ethan y sus agentes Benji (Simon Pegg), Jane (Paula Patton) y luego Brandt (Jeremy Renner) quedarán librados a su suerte tras un paso en falso en una misión anterior donde nada menos explota el Kremlin, producto de un atentado terrorista encabezado por Kurt Hendricks (Michael Nyqvist, de la trilogía Millennium), un villano a la altura de las circunstancias.

Misión Imposible 4 - Protocolo Fantasma: Imposible aburrirse 7Y si de altura se trata qué decir entonces de la increíble secuencia de escalamiento en el edificio más alto del mundo, la torre Burj Khalifa en Dubai, para la que Tom Cruise no aceptó dobles y que sencillamente dejará sin palabras y mucho más aún si se tiene la suerte de poder verla en formato Imax (vale la pena sacudir los bolsillos esta vez) para el cual el film se reserva cinco secuencias a todo trapo en pantalla completa, destacándose por encima de todas una tormenta de arena en medio de una persecución a pie.

Como siempre ocurre en este tipo de sagas, la historia queda en un segundo plano aunque la coherencia es necesaria en materia de los hilos conductores que entrelazan las escenas de acción sin dar la sensación de que aparezcan forzadas. Sin embargo, para que un relato de Misión Imposible 4 - Protocolo Fantasma: Imposible aburrirse 8estas dimensiones respire o administre pausas para no atosigar al público no hay mejor recurso que el del humor. Sobre este particular, la incorporación del británico Simon Pegg aporta un plus impagable y todavía es mayor el acierto por lograr una química importante con Tom Cruise opacando -de cierta forma- al resto del grupo, salvo al promediar la última media hora en que tanto Paula Patton y Jeremy Renner se llevan los laureles en sus incursiones tanto en las peleas como en los momentos de extrema acción.

El resto del convite se sirve en bandeja de plata cuando Tom Cruise con sus 49 años se carga el film a la espalda y lo hace crecer en volúmenes exultantes de emoción en lo que sin lugar a dudas es la mejor película de la franquicia por lejos.

Imposible aburrirse.

Misión Imposible 4 - Protocolo Fantasma: Imposible aburrirse 2Título: Misión Imposible 4: Protocolo Fantasma
Titulo Original: Mission: Impossible – Ghost Protocol
Director: Brad Bird
Género: Acción, Aventuras, Thriller, Secuela
Intérpretes: Tom Cruise, Jeremy Renner, Paula Patton, Simon Pegg, Ving Rhames, Tom Wilkinson, Josh Holloway, Michael Nyqvist y Léa Seydoux
Duración: 133 minutos
Origen: Estados Unidos
Año Realización: 2011
Calificación: Apta para mayores de 13 años
Distribuidora: UIP
Fecha Estreno: 05/01/2012

Puntaje 9 (nueve)

El staff opinó:

Misión Imposible: Protocolo Fantasma (Mission: Impossible – Ghost Protocol, 2011) entrega con eficacia exactamente lo que se espera de ella y sin dudas funciona como la secuela más “palo y a la bolsa” de la franquicia: las escenas de acción son espectaculares y los eslabones intermedios pueden resultar un tanto vacuos aunque en realidad no molestan. El “casi cincuentón” Tom Cruise continúa dando batalla a pesar del generoso kilometraje.- Emiliano Fernández (7 puntos)

-Hay varios cambios sustanciales entre esta nueva entrega de la franquicia que reiniciara Tom Cruise de la mano de Brian De Palma en 1996 y su inmediata predecesora (aquella dirigida por J.J. Abrams, que sigue siendo la mejor de la saga en mi opinión). Protocolo Fantasma es una película mucho más al estilo Bond, supera por lejos en vértigo tanto a la primera (siempre fue un thriller más que una action flick) como a la segunda parte (el bodrio con palomitas y motos que dirigiera John Woo) y queda cabeza a cabeza con la tercera. No obstante esta última involucraba de una forma más personal al agente Ethan Hunt y lo enredaba en una historia de acción tan dramática como visceral que mucho le debía al universo de la serie Alias que creara J.J. Abrams y que no por nada motivara su contratación (Cruise era un fanático del programa que animara la bella Jennifer Garner durante cinco espléndidas temporadas). Además del virtuosismo de varias escenas que aúna el talento -y el reconocido sentido del humor- del realizador Brad Bird con el excelente nivel técnico y el poderío de una producción impecable, Protocolo Fantasma gana puntos por el equipo que rodea al héroe (Paula Patton, Jeremy Renner) y especialmente por el desarrollo que ha tenido el personaje del inglés Simon Pegg que de una pequeña participación en Misión: imposible III ha devenido en parte integral como excelente comic relief de una trama funcional y con las suficientes vueltas de tuerca para no decepcionar a nadie. Los seguidores de Lost se llevarán una linda sorpresa ni bien empieza el film: hay aquí un poco de todo para cada espectador. Un gran espectáculo audiovisual como para arrancar el 2012 con la adrenalina bien arriba.- Diego Martinez Pisacco (8 puntos)

-Esta cuarta entrega de la franquicia tiene mucho brío y tanta más energía que el promedio de películas del género actual; sólo que Brad Bird, aún bienintencionado, no da la talla para continuar lo que fuera aquella maravilla orquestada por J.J. Abrams de manera tan perfecta y precisa cinco años atrás. Hay mucho, MUCHO movimiento de personajes que van y vienen, saltan, se cuelgan y boxean hasta la muerte, y las secuencias de acción (que parecen una única y gran pieza) se suceden sin descanso; y puede que esté aquí uno de los grandes problemas de la película: demasiado apuro y frenesí para mantener la cosa fluida y muy poca planificación; todo suena a descuido y a superposición de instancias sin ton ni son (la -supuesta gran- escena del edificio no tiene mucho sentido dramático y hasta acusa serios problemas de continuidad narrativa). El guión es bastante torpe y no muy inspirado que digamos; todo pasa tan rápido que resulta difícil procesar la información que se nos brinda, y esto incluye lograr desarrollar alguna clase de empatía por los personajes en cuestión. En el anterior episodio de la saga Ethan Hunt nos importaba mucho más de lo que uno hubiera podido imaginarse, y desde aquel fallido y trágico rescate de su compañera (Keri Russell) en el comienzo, hasta la carrera contra el tiempo para salvar a su esposa (Michelle Monaghan) hacia el final, uno podía correr (y si algo sabe hacer Tom es correr) a la par del protagonista con preocupación y sorprenderse escena por medio. Protocolo fantasma no tiene una sola escena de acción que supere en calidad la secuencia de Keri Russell o la del ataque en el puente de M:I-3, y eso que tiene cuantitativamente más momentos de acción física y más metraje en general. Como se dice, mucho ruido y…- Juan Blanco (6 puntos)

No hay comentarios

Dejar una respuesta