Por Pablo Arahuete 

No como una historia iniciática, pero sí desde sus aristas sutiles del despertar sexual como parte del descubrimiento del cuerpo de un tercero, la ópera prima Feriado transita por el conflicto interno del protagonista con su contexto y se desplaza por los carriles del drama adolescente.

La ópera prima del ecuatoriano Diego Araujo, Feriado, se concentra en el punto de vista de su protagonista, Juan Pablo, un adolescente de clase media que va a pasar unos días a la hacienda de unos parientes junto a su madre y luego se queda en compañía de sus primos y en la casa de un tío, acusado de fraudes bancarios, quien se esconde con su familia, prófugo de la justicia, pero con influencias políticas que por ahora lo salvan de terminar en la cárcel.


Este dato resulta poco relevante en la trama, así como el contexto de las resonancias sociales en el Ecuador de 1999, que llega solamente con imágenes de la televisión a esa realidad diferente e íntima, dado que el eje central del relato se concentra en los descubrimientos de Juan Pablo: un mundo nuevo al conocer a Juano, metalero de ascendencia indígena, quien lo introduce en su familia -cuando en realidad el prejuicio contra el hombre blanco o de clase media es evidente- y en la libertad de poder expresarse por medio de su poesía y dibujos para dar cabida a su deseo.

No como una historia iniciática, pero sí desde sus aristas sutiles del despertar sexual como parte del descubrimiento del cuerpo de un tercero, y en este caso de Juano, la película transita por el conflicto interno del protagonista con su contexto y se desplaza por los carriles del drama adolescente.

En cuanto a la puesta en escena, debe destacarse la sensibilidad de Araujo para construir climas de intimidad y complementar los estados psicológicos de sus personajes con imágenes cautivadoras tanto de la ciudad en su fase nocturna o desde el recurso visual de presentarla boca abajo como parte del punto de vista de Juan Pablo, para quien la realidad que atraviesa es mucho más atractiva vista al revés que al derecho. La superposición de esa mirada distorsionada sobre lo convencional deja trascender que ante la derecha heterosexualidad se antepone el revés de la homosexualidad, en una sociedad que aún no abraza con tanta soltura las elecciones de sexo.

Título: Feriado
Dirección:Diego Araujo
Intérpretes: Juan Manuel Arregui, Andrés Paredes, Manuela Merchán, Canela Samaniego e Irwin Ortiz
Calificación: No disponible
Género: Drama
Duración: 96 minutos
Origen: Argentina
Año de realización: 2014
Distribuidora: Independiente
Puntaje 7 (siete)

No hay comentarios

Dejar una respuesta