Por Pablo Arahuete

El nivel de exposición del actor Sergio Podeley en la miniserie Matungo no sólo lo catapulta como protagonista, junto al experimentado Alejandro Awada, sino que representa un desafío a nivel físico, porque no aceptó dobles en sus escenas arriba del caballo Realeza. En esta entrevista exclusiva con Cinefreaks, el actor detalla su entrenamiento para fortalecer sus músculos y revela detalles de la preparación de un jokey que no muchos conocen.Entrevista a Victoria Carreras: Cuando importa el negocio por sobre el deporte, se pierde la mística 2

Pablo E. Arahuete: – Si tuvieras que caracterizar tu personaje en Matungo ¿Cuál sería el motor o la historia que lo impulsa a querer cambiar?


Entrevista a Inés Palombo: Los personajes femeninos cumplen un papel fundamental en la miniserie 16Sergio Podeley: – La superación es lo que lo impulsa a querer cambiar. Adrián ya no quiere llevar la vida que lleva. Sabe en su corazón que debe hacer un cambio rotundo, un vuelco de 180 grados y va a hacer todo porque esto suceda. Enfrentará no sólo sus miedos, sino también todo un mundo que no conoce y que comenzará a transitar a partir de ese profundo cambio.

 
P.E.A.: – ¿Qué relación tenías con el mundo del turf antes de Matungo?

Sergio Podeley: – En el año 2010, junto al director Mariano Farías, fuimos realizadores de un documental de turf, El deporte de los Reyes. A partir de ahí nos nació la idea de hacer esta ficción.

 
P.E.A.: – ¿Qué es hasta ahora lo más difícil que te tocó afrontar en el rodaje?

Entrevista a Inés Palombo: Los personajes femeninos cumplen un papel fundamental en la miniserie 5
Alejandro Awada y Sergio Podeley, padre e hijo en Matungo

Sergio Podeley: – El entrenamiento como jockey. Como no quiero tener dobles en las escenas, debía adquirir en tiempo récord la fuerza necesaria en las piernas para poder montar de la manera que lo hacen ellos, que es totalmente diferente a cómo se monta un caballo normalmente. Aquí, se debe mantener todo el tiempo el peso del cuerpo en las puntas de los pies, con los metatarsos, no es algo para cualquiera. Me ayudó mucho tener una conducta deportiva, así que cuando me vean se van a sorprender.
 

P.E.A.: – ¿Cómo te preparaste físicamente para llevar adelante a tu personaje?

Mucho tiempo en poco tiempo, trabajado con el caballo mecánico en la escuela de jockeys de San Isidro bajo la tutela de Héctor Libre y Sandro Caro. Necesitaba ganar fuerza y técnica, rápido. Eso, más otros ejercicios complementarios muy difíciles, para lograr estabilidad y potencia, así logré hacer en pocos meses lo que ellos hacen en más de un año, pero allí vamos, sumando más horas y experiencia, mientras se sucede el rodaje.

No hay comentarios

Dejar una respuesta