Por Pablo Arahuete

La fidelidad (2016) es el nombre no sólo de este documental, sino de una estancia ubicada en pleno corazón del impenetrable chaqueño, que abarca 250 mil hectáreas y sobre la que recaen diferentes historias relacionadas con la avaricia, la depredación, la idiosincrasia argentina y personajes sencillos, otros oscuros, que el director Eduardo Yedlin detrás y delante de cámaras suma en este viaje por los recuerdos.La fidelidad: Crónica de una devastación anunciada 2

Al asumir el protagonismo, Eduardo Yedlin recupera en primer lugar la historia de su padre, ligada a la estancia “La Fidelidad” desde el punto de vista legal. Un rápido repaso sobre instancias en las que el lugar pasó de dueños que compraron en circunstancias poco legales esa tierra e hicieron de ella cualquier tipo de desastre también deja reflejada la indiferencia para con los verdaderos dueños de la tierra, los wichis y otros pueblos originarios, desplazados por el hombre blanco y mal asesorados a lo largo de las décadas en su constante lucha y reclamo de tierras.


Sin embargo, lo que encuentra Yedlin (co-dirigido por Walter Tejblum) duranteLa fidelidad: Crónica de una devastación anunciada 3
su travesía por ese Chaco impenetrable es una sumatoria de hechos que hablan a las claras de la poca alternativa de preservación de esta última reserva, cuya riqueza en especies vegetales y animales no tiene comparación con ninguna otra de similares características.

El asesinato del último dueño, con una trama ligada al negocio de la sojización, tendencia de los años 2000 que generó en términos ecológicos destrucción del patrimonio natural, tala indiscriminada y otras consecuencias contra las poblaciones y el medio ambiente, intenta acomodar las piezas de un rompecabezas donde desfilan nombres y personajes entre abogados y empresarios con intereses oscuros.

La fidelidad: Crónica de una devastación anunciada 4La paradoja de toda esta historia enfrenta a la mirada conservacionista, ligada a grupos ecologistas, frente a aquella que tiene por objeto la productividad a expensas de la destrucción de la naturaleza.

Tal vez el registro y la voz en off como complemento de ese protagonismo del director en sus distintas entrevistas, no así de las imágenes que capta la cámara durante su viaje, hagan de esta propuesta un film poco cinematográfico.La fidelidad: Crónica de una devastación anunciada 5

No obstante, la temática y la pregunta sobre quién es en definitiva el dueño de la tierra es lo suficientemente sólida para darle una chance.

La fidelidad: Crónica de una devastación anunciada 1Título: La fidelidad
Dirección: Eduardo Yedlin, Walter Tejblum
Calificación: Apta para todo público
Género: Documental
Duración: 62 minutos
Origen: Argentina
Año de realización: 2016
Distribuidora: Independiente
Fecha de estreno: 15/09/2016

Puntaje 6 (seis)

 

Trailer La fidelidad

No hay comentarios

Dejar una respuesta