Por Pablo Arahuete

Reseña: El vértigo de los primeros minutos de esta película deja al espectador sin aliento y se resume en la palabra “química”, esa es la energía que une a esta azarosa pareja, ella se lleva al mundo por delante y él se enamora de esa postura de vida para paliar su propia depresión. Pero todo cambia cuando en medio del bullicio, el silencio de un cáncer es la principal arma de doble filo entre el amor, el compromiso y la inevitable encrucijada de la convivencia cuando se sabe que el otro va a morir de manera inmediata.Quimio (Chemia) - Festival de Cine Polaco 2

Química también es el veneno de la quimioterapia para intentar contrarrestar el avance de una enfermedad terminal y lo terminal entonces también deteriora las relaciones, amplia el espectro de los dilemas morales y pone en riesgo todo tipo de valor sobre la vida.


Eso es a grandes rasgos Quimio, una montaña rusa de sensaciones, libertad creativa para escarbar en lo más profundo del alma cuando la palabra cáncer invade todo tipo de expectativa de vida.

Dirección: Bartosz Prokopowicz – Año: 2015 – Duración: 105 minutos – Intérpretes: Agnieszka Żulewska, Tomasz Schuchartdt, Eryk Lubos, Danuta Stenka

Quimio (Chemia) - Festival de Cine Polaco 1Sinopsis: El guion de esta película fue idea de Magda Prokopowicz, la difunta esposa del director, presidente de la fundación Rak&Roll, de ayuda a los enfermos oncológicos. Fue inspirado por un suceso de la vida de Magda, pero no es un film biográfico.

Es la historia de un amor difícil entre la apasionada Lena, llena de vida, el depresivo Benek, que busca huir del mundo.

Quimio presenta dos mundos: el primero es un cuadro colorido, realmente idílico, de un sentimiento que nace a pesar de todas las contrariedades y que recuerda un colorido videoclip. El clima de cuento dura hasta el momento en que Lena se entera de que tiene cáncer y no se sabe cuánto tiempo de vida le queda. La pareja también se entera de que espera un hijo. Pero la muchacha no quiere embarcarse en una lucha desigual y someterse a quimioterapia. A partir de ese momento la película pasa de un tono de cuento a una historia sobre la inexorabilidad del destino, la aceptación de un final inminente. Muestra escenas de conversaciones difíciles entre los esposos, la lenta introversión de Lena y la impotencia de Benek.

El film entrelaza animaciones que pintan lo que sucede en el cuerpo de Lena durante la enfermedad y el embarazo.

No hay comentarios

Dejar una respuesta