Por Alex Arellano

Hacer absolutamente nada, es un sueño que mucha gente tiene. Dedicarse a los placeres, a lo que a uno le gusta, no tener preocupación alguna y tampoco obligaciones. ¿Cuánto tiempo creen que durarían ustedes viviendo de esa manera? ¿Cuánto tiempo pueden dormir esa necesidad de productividad y anhelo de crecimiento que tiene cada quien dentro de si? ¿Con qué motivo se levantan al día siguiente? Maldito seas Waterfall! (2015) es un inusual proyecto, donde de la nada misma se generan dudas existenciales.Maldito seas Waterfall!: Mensaje enviado 1Alejandro Chomski (Hoy y mañana, 2003), director argentino de una basta trayectoria en el cine, tanto nacional como extranjero, volcó su visión en la adaptación de un libro hasta ahora desconocido, Maldito seas Roque Waterfall. Chomski transformó ese texto en un film bastante lento, difícil de categorizar y sin un horizonte a la vista.

La complejidad de la realización no sólo se traduce en el armado del guion con poco para expresar, pero mucho para decir. La obra parece trnasitar por un sinsentido rotundo en varios pasajes. Sin embargo, cuando uno menos se lo espera, así como Mike Tyson en su buena época, pega el zarpazo y descoloca al espectador, quien no tiene noción de cuándo ocurrió el golpe.


Un relato filosófico se presenta constantemente en la pantalla: la vida de Roque Waterfall, un joven de unos 30 años sin ninguna actividad más allá de ver los partidos de Atlanta y salir a emborracharse y drogarse con su amigo, Harry. Roque se presenta como un tipo generoso, amable y educado, pero despreocupado y muy descontracturado. Un ser inmutable, que no se hace problema por nada, ni nadie. Esto se debe a una gran actuación de Martín Piroyansky, que a su modo puede darle vida a distintos personajes, siempre dejando su huella.

La película en sí va tomando carrera desde que empieza, una carrera lenta, pero a paso firme. La verdadera intensidad del guion se descubre una vez abandonada la sala. Ahí cuando los acomodadores sacan los restos de pochoclos y vasos con un fondito de hielo con gusto a nada. La repercusión del texto en la mente del espectador quedará flotando en lo profundo de esa cabeza y resonará hasta varios días después de finalizado el film.

El director de Dormir al sol (2011) en toda la realización se mostró impecable,Maldito seas Waterfall!: Mensaje enviado 4 tanto en la creación del guion como en la dirección y las diversas puestas en escena. El casting más que interesante con aportes brillantes por parte de actores como Luís Machín -una vez más bajo la dirección de Chomski-, inyecta de carcajadas el relato, que ya de por sí es hilarante y por momentos muy cómico.

En definitiva, Maldito seas Waterfall es una película con mucho trasfondo y un mensaje que llega al espectador. Obviamente, el film sigue siendo conceptualmente de carácter “independiente” y esto repercute absolutamente en la composición de las escenas, pero no desentona con la temática de la realización. Es una producción interesante y disfrutable. Por momentos muy entretenida.

Maldito seas Waterfall!: Mensaje enviado 2Título: Maldito seas Waterfall!
Dirección: Alejandro Chomski
Intérpretes: 
Martín Piroyansky, Rafael Spregelburd, Juana Schindler, Walter Jakob, Javier Lombardo, Luis Machín, German de Silva
Calificación: No disponible
Género: Comedia
Duración: 70 minutos
Origen: Francia
Distribuidora: Buena vista
Año de realización: 2015

Puntaje 7 (siete)

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta