Por Pablo Arahuete

Renovar la mirada parece ser la brújula que guía esta aventura transformada en viaje de la película Interludio (2016), debut en el largometraje de Nadia Benedicto, quien a partir de la experiencia personal y las reflexiones propias sobre su rol tras la separación de sus padres apuesta a la ficción para contar una historia donde la idea de soltarse encuentra su mayor polo de atracción en las vacaciones costeras. En esta entrevista exclusiva, indagamos un poco más sobre el universo de los personajes y ese espacio entre un intervalo antes y después de una ruptura.

Pablo E. Arahuete: – Escribiste que tu película indaga sobre la mutación ¿Por dónde pasa la mutación luego de una ruptura amorosa?


Nadia Benedicto: – Por el interior mismo. Después de una ruptura nos encontramos con nosotros mismos y hacemos consciente todo lo vivido, por donde pasamos, quienes fuimos. Todo eso es aprendizaje y a partir de ahí saber que viene otro viaje pero es precisa la conexión interior, abordar la mutación en esta película fue conectar con eso que siente cada una en el momento de cambio a nivel interno. 

P.E.A.: – ¿Qué te aportó en términos cinematográficos el haber filmado en las locaciones de La Lucila del mar?

Nadia Benedicto: – La magia, algo romántica la respuesta, pero fue así. El clima acompañó en cada momento, el mar siempre presente, la inmensidad de la tierra y el despojo, porque es un pueblo costero pequeño que en septiembre cuando fuimos tiene poco movimiento, estábamos solos en la playa, e indagar el mundo interior en esos paisajes tenía otra fuerza que no tiene el caos de la ciudad.Entrevista a Nadia Benedicto, directora de "Interludio" 2

P.E.A.: – ¿Cómo construiste los personajes y cuál fue tu punto de partida en esa idea?

Nadia Benedicto: – El punto de partida es autobiográfico, tanto Pachi como Irina reflejan momentos míos que necesitaba revisar y sanar y Sofía habla de mi madre, una mujer que sufrió mucho y que logra liberar.

P.E.A.: – ¿Cómo trabajaste con las actrices, en especial con la que personifica a Pachi?

Nadia Benedicto: – Trabajé con Sofía Brito, actriz, quien me acompañó en la dirección de actores. Luego de algunas lecturas de guión pasamos un par de veces las escenas pero guardando la intención para el momento de la toma, se trabajó mucho sobre la psicología de los personajes para entender quienes eran y qué momento de sus vidas estaban atravesando. El trabajo con Lucía Frittayón, actriz de San Bernardo, que personifica a Pachi fue maravilloso, ella muy muy talentosa, desde pequeña, nos hizo todo muy fácil. Para ella siempre fue un juego.

P.E.A.: – ¿Qué tuviste presente a la hora de planificar tanto la puesta de cámara como la puesta en escena?

Nadia Benedicto: – El lugar principalmente que aportaba mucha magia y debía ser retratado de esa misma manera. Las sensaciones de ellas llegando a un lugar desolado en invierno, y la rareza misma que genera toda mutación pues lo que viene es nuevo y por lo tanto desconocido. Entrevista a Nadia Benedicto, directora de "Interludio" 3

P.E.A.: – La banda de sonido juega un rol clave en Interludio, para acentuar la atmósfera emocional ¿Qué tipo de complemento sonoro te resultó más adecuado para las escenas y cómo manejaste la ausencia de musicalidad?

Nadia Benedicto: – Durante el rodaje se filmó todo sin referencia musical alguna, podría decir que la música de Interludio apareció en el montaje, primero con varios tracks que usamos de referencia de bandas muy conocidas y otras no tanto que sirvieron para que luego Wolly von Foerster desplegara todo su talento para componer la música de la película.

La ausencia de música es necesaria en muchos momentos en los que el sonido del mar es el principal motor, buscamos trabajar con los sonidos propios del lugar y con las diferentes capas que el mar te permite crear.

P.E.A.: – Tengo entendido que atravesaste una situación de divorcio de tus padres ¿En qué aspectos de tu propia historia surgieron los reflejos de esta historia de ficción?

Nadia Benedicto: – En preguntarse a qué estamos jugando, qué rol estamos jugando dentro de la familia en la que nacimos, yo siempre sentí una necesidad profunda de liberación, de ser, de placer, eso estaba lejos de mi mundo durante todos aquellos años de familia retorcida, el amor era intrincado, con esta historia busqué liberar todos esos momentos que no fueron gozados, vividos de verdad, sino que siempre estaba la carga del dolor encima, muy pesada, soltar se propone esta película y que el amor se vuelva la magia que es.

No hay comentarios

Dejar una respuesta