Por Fernanda Gómez

La antesala de los premios era realmente un tumulto de gente. Muchos colegas poniéndose al día con las últimas novedades y eligiendo a sus candidatos favoritos. Los más osados ya anticipaban a los ganadores. Mientras todos comentaban sobre las distintas categorías, muchos hacían fila para conseguir un trago, era lo más parecido a la barra de un boliche que se podía imaginar, si a eso se le sumaba toda la gente pintoresca que había optado por looks fuera de lo común.

A medida que el tiempo pasaba, los artistas iban desfilando por el banner de los premios, posando sonrientes para las fotos y luego respondiendo un par de preguntas de los noteros. Primero llegó Andrea Frigerio, con un vestido de raso rojo largo y muy escotado, era una de las más elegantes de la noche en el CCK. Luego llegaron casi al mismo tiempo Oscar Martínez y Mercedes Moran, quien lucia un vestido blanco  lleno de encajes. Muy cerca de ellos también llegaba Érica Rivas, una de las más sonrientes de la noche y la más llamativa con su pollera amarilla. La única que entró a las corridas y casi no respondió preguntas fue Natalia Oreiro, que vestía pantalones anchos negros y una camisa a tono. Casi todos hicieron lo mismo, ya que fueron muy pocos los actores que se quedaron en la sala a conversar con la prensa.


Llegó el momento de ingresar a la Sala Argentina, donde todas las cámaras de la TV Pública estaban listas y los artistas ubicados en primera fila. La prensa, por supuesto, fuimos ubicados en las últimas butacas, aunque teniendo en cuenta la cantidad de ausentes que tuvo la noche, no fue muy engorroso conseguir un asiento.

La ceremonia empezó con la conducción de Karina Mazzoco, muy elegante como de costumbre, haciendo la presentación de todos los films nominados y bromeando con el tema de los sobres con los ganadores.

Premios Sur 2016: Desde adentro 6
Karina Mazzoco, anfitriona en la noche de los premios Sur.

La terna que dio comienzo a la ceremonia fue Mejor actor de reparto, donde fue Pilar Gamboa, actriz nominada por Cómo funcionan casi todas las cosas, la que entregó el premio. Por un descuido o falta de información, la chica no perdió el tiempo y directamente dijo quién era el ganador sin nombrar al resto de los nominados. En este caso, el ganador a Mejor actor de reparto fue Dady Brieva, por El ciudadano ilustre, quien no se presentó a recibir el premio y en su nombre fue su compañera de elenco, Andrea Frigerio.

Siguió el rubro Mejor guión original, esta vez le tocó el turno a Laura Faienza, quien se encontraba nominada como Mejor actriz de reparto por su labor en Al final del túnel. El ganador fue Andrés Duprat, por El ciudadano ilustre. Vale aclarar que los agradecimientos en general eran bien escuetos, dándole una agilidad importante a la ceremonia.

Pasaron al rubro Mejor guión adaptado, donde Andrea Frigerio subió otra vez al escenario para entregarlo. Los ganadores, esta vez, fueron Francisco Márquez y Andrea Testa por La larga noche de Francisco Sanctis, película basada en la obra de Humberto Constantini. El discurso de Márquez fue uno de los más aplaudidos al nombrar a los 30.000 desaparecidos y haciendo alusión a las declaraciones del gobierno.

El siguiente premio fue para Mejor dirección de arte, el cual fue entregado por Maruja Bustamante, quien se podría decir que fue la única que desentonaba fatalmente por su manera de vestir con casi todos las que estaban allí. El galardón se lo llevó esta vez Ailí Chen por La luz incidente.

Como intervalo entre premios, Mazzoco mencionó la labor de todos los integrantes de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de la Argentina, destacando en especial a Axel Kuschevatzky, quien preside la misma desde el año pasado.

Axel subió al escenario, por supuesto, a comentar todo lo que la Academia viene haciendo desde hace años con video incluido. Lo más destacable de su discurso estuvo relacionado con cómo el cine argentino fue creciendo a lo largo de los últimos 10 años, dejando atrás la famosa frase “yo no miro cine argentino”.

Premios Sur 2016: Desde adentro 1
Axel Kuzchevatsky, presidente de la Academia de cine.

Siguiendo con la ceremonia, se entregó el premio a Mejor Diseño de vestuario. La que estuvo a cargo de este galardón fue la famosa diseñadora Elsa Serrano, quien tuvo unas pequeñas complicaciones para acercarse al micrófono y pronunciar unas palabras. El premio fue para Julio Suárez por Gilda, no me arrepiento de este amor, quien lo fue a recibir lo más alegre, sin darse cuenta de que en la pantalla del fondo estaba exhibido su nombre pero por La luz incidente. Sin duda, una de las perlitas de la noche.

Corte comercial y todos empezaron a levantarse de sus asientos a la velocidad de la luz. Mazzoco pedía desde el escenario que por favor no se movieran mucho porque la pausa era muy cortita. Y la verdad fue cortita, iban volando con las estatuillas.

El bloque comenzó con la entrega de Mejor maquillaje y caracterización, donde Sabrina Garciarena, embarazada y vestida como para hacer yoga, fue la encargada de entregar el premio. El mismo se lo llevó Alberto Moccia por Gilda, no me arrepiento de este amor. Todos los que se encargaron de la película estaban como locos, cada nominación y cada premiación la aplaudían como si no hubiera un mañana.

Llegó el momento del premio a la Revelación femenina, y para eso llamaron a subir al escenario a Marcelo Subiotto, también nominado pero por Revelación masculina. Fue Verónica Gerez por Cómo funcionan casi todas las cosas quien se quedó con el galardón.

El rubro que siguió a continuación fue Mejor fotografía, y sorprendentemente el encargado de entregar el premio fue Darío Lopilato, quien llegó tarde, se sentó casi al fondo de la sala, por lo que avanzó hacia el escenario casi corriendo. Finalmente, el galardón se lo entregó a Guillermo Nieto por La luz incidente.

El próximo premio a entregarse fue el de Mejor documental. La directora Sabrina Farji fue quien se encargó del mismo, entregándoselo a Miguel Kohan por El francesito.

Sin pausa, siguieron con el galardón a Mejor actriz de reparto y quien subió al escenario a entregarlo fue Rafael Spregelburg. La ganadora fue Pilar Gamboa por Cómo funcionan casi todas las cosas, quien bromeó por haberse olvidado de nombrar las ternas al inicio de la ceremonia.

Un nuevo corte comercial, nuevas idas y venidas de los asientos, todos corriendo, felicitaciones entre sí para los que fueron premiados. Otra vez Karina Mazzoco y la súplica a los invitados para que vuelvan a sus lugares porque el corte también era muy breve.

Premios Sur 2016: Desde adentro 7
Premios Sur, mejor película y una terna difícil.

Y así volvieron a los pocos minutos, con el premio a Mejor sonido. El director del Centro Cultural Kirchner, Gustavo Mozzi, fue el encargado de leer la terna y entregarle el galardón a Leandro Loredo por Gilda, No me arrepiento de este amor. A estas alturas, los aplausos eran monótonos y ya ni siquiera la gente de Gilda tenía la misma energía de festejos anteriores.

Luego de un pequeño reconocimiento a todas las asociaciones que colaboran con la Academia, se hizo presente la Sociedad Argentina de Editores a través del señor Juan Carlos Macías. Fue el encargado de entregar el premio al Mejor montaje, a Eliane Katz por La luz incidente. Para ese entonces, ya se venía comentando por lo bajo que la película de Ariel Rotter iba a ser la gran ganadora de la noche.

Llegó el momento del In memoriam, donde todos los artistas fallecidos en el año anterior fueron desfilando por la pantalla, acompañados de la canción Se me ha perdido un corazón, interpretada por Natalia Oreiro.

Finalizado el intervalo, continuaron con el premio Revelación masculina, y llamaron a Eugenia Alonso para hacer la entrega del mismo. El galardón se lo terminó llevando Marcelo Subiotto por La luz incidente, quien fue vitoreado por todos sus compañeros de rodaje.

A continuación, pasaron al premio a la Mejor música original, donde Ivan Espeche, quien próximamente estaría interpretando a Carlos Gardel en la película Tita de Buenos Aires, se dirigió al escenario para hacer entrega del mismo. Como era sabido y muchos lo comentaban, Pedro Oneto por Gilda, no me arrepiento de este amor fue quien se lo llevó.

Luego le tocó el turno a Mejor Opera Prima, donde el director de Caídos del mapa, Nicolás Silver, subió para entregarlo. El ganador casi cantado, por como venían sucediéndose las ternas, fue el director Fernando Salem por su opera prima Cómo funcionan casi todas las cosas.

Se venían los últimos premios de la noche y el corte comercial no se hizo esperar. Si bien el auditorio estaba poco concurrido, con el pasar de las horas se fue vaciando cada vez más.

Premios Sur 2016: Desde adentro 3
Natalia Oreiro, entre la felicidad y la sorpresa.

A la vuelta, se anunció el premio a Mejor actriz protagónica, muy peleado en esta ocasión. Martín Hodara, director de Nieve negra, se adelantó hacia el escenario para anunciar a la ganadora, que en este caso fue una de las grandes sorpresas: Natalia Oreiro por Gilda, quien no se imaginaba salir premiada, y se notó en su nerviosismo.

Siguiendo la misma línea, se entregó el premio a Mejor actor protagónico, todavía más difícil de decidir o incluso de predecir. Dolores Fonzi se encargó de romper el hielo y anunciar a Oscar Martínez como ganador por su labor en El ciudadano ilustre. El actor agradeció la persistencia del director por convocarlo para llevar adelante el proyecto que tantos premios le valió.

Ya promediando la noche, pasaron al rubro Mejor Dirección. El director de la película Refugiado, Diego Lerman, subió para entregar el galardón, que este año se lo quedó Ariel Rotter por La luz incidente.

Premios Sur 2016: Desde adentro 5
Ariel Rotter y su película multipremiada en los premios Sur, La luz incidente.

Finalmente, en el último y cortito bloque de la transmisión, se llegó al premio mayor que todos estaban esperando: Mejor Película de Ficción. Mercedes Morán fue la elegida para hacer entrega del galardón más importante de la noche, que se lo llevó La luz incidente. Nuevamente subió Ariel Rotter al escenario, esta vez acompañado de todo el elenco y todo el equipo de la película. El director ya había demostrado en el anterior agradecimiento que le gusta mucho hablar, por lo que el final de la ceremonia se hizo un poco largo.

Todo terminó de la manera esperada, con la foto final de todos los ganadores y los reporteros a las corridas de un lado para el otro haciendo las famosas preguntas a quienes habían salido victoriosos. De a poco el auditorio se fue vaciando, sólo quedaban los comentaristas de siempre, hablando sobre la ceremonia, las sorpresas y las perlitas, que siempre son rendidoras.

No hay comentarios

Dejar una respuesta