Sinopsis: Los filósofos cínicos vivieron en la Antigua Grecia. Su nombre
proviene de la palabra “perro”, denominación atribuida por su
modo de vivir frugal. Consideraban que la civilización era un
mal y por ello despreciaban las riquezas y repudiaban las ciencias,
las normas y las convenciones.

Por Pablo E. Arahuete

¿Hay una tragedia moderna? o ¿es la modernidad que nos atraviesa como civilización y que nos lleva a la propia tragedia? El nuevo opus de Raúl Perrone responde al nombre de Cínicos y a través de su prólogo contextualiza desde lo histórico a aquel grupo de filósofos de la antigua Grecia, quienes se oponían desde su filosofía a los convencionalismos, las normas y abrazaban un modo de vida virtuoso, alejado de lo material y de los placeres mundanos, cuyo máximo exponente era Diógenes. Los perros, así eran llamados los cínicos también descreían de la ciencia y en el caso de esta tragedia, que toma como referencia un escenario apocalíptico, la decadencia de la civilización no es otra que la rotunda derrota del poeta. El protagonista íbico, venerado por algunos y repudiado por la mayoría, ya no es el salvador de estos cuerpos corrompidos que pululan entre lo hediondo y lo asfixiante mientras la cámara lúcida de Perrone se acopla en ese deambular errático y esquivo, junto a hierros oxidados y piezas de un mecanismo desarmado. La verborragia que remonta al léxico del pasado no es proporcional a las palabras que se atragantan y escupen mientras el hambre deja de lado la filosofía. Todo es igual nada es mejor, lo mismo un burro que un gran profesor surge del tarareo de Cambalache de Enrique Santos Discépolo y nada menos que por una oráculo que resignifica el sentido de este retorno a la tragedia desde la perspectiva de los márgenes. La panza vacía, el triunfo del tirano y la brutalidad en su estado más puro se recuesta junto al poeta que yace tan desvencijado como esos hierros que lo rodean y la tragedia de Cínicos transporta al espectador a un futuro -¿o presente?- despiadado, sin colores y carente de poesía. Todo lo contrario al cine mutante de Raúl Perrone.


Dirección: Raúl Perrone – Origen: Argentina – Año: 2017 – Duración: 125 minutos – Intérpretes: María Paula Robles, Roly Serrano, Antonio Cavaso, Gustavo Marzo, Néstor Gianotti

Exhibe: Lunes 24, 19:45 hs, Village Recoleta Sala 3; Martes 25, 15:00 hs, Village Recoleta Sala 3.

No hay comentarios

Dejar una respuesta