PH: Natalia Sbert.

Por Giuliana Bleeker

El director argentino Andy Muschietti y su hermana, la productora Barbara Muschietti, visitaron el país para presentar en exclusiva la nueva y ansiada adaptación de la novela de Stephen King.

PH: Natalia Sbert.
PH: Natalia Sbert.

A 27 años del estreno del filme protagonizado por el inigualable Tim Curry, el payaso de It regresa a las salas de la mano de Andy Muschietti (Mamá, 2013). El cineasta y la productora brindaron una charla post proyección de la película en donde contaron cómo fue el desarrollo de esta nueva versión del clásico del terror, que ya bate récords de taquilla con 220 millones de dólares de recaudación apenas en su primera semana.


Es un poco irreal lo que está pasando y además todavía no terminó. Estamos a punto de superar a El Exorcista, creo que faltan 3 dólares” manifestó Andy ante tamaño furor que está viviendo su segundo largometraje a nivel global. “El éxito de la película es evidente y es sorprendente”, expresó su hermana, Barbara. “Creo que ha tocado una fibra que no se esperaba después de un verano en el hemisferio norte totalmente gélido, donde nadie fue al cine. La gente va tres, cuatro, cinco veces a ver la película. Muchos que van en grupos de hasta 20 personas, algo inusual”, reveló la productora.

La película narra los sucesos ocurridos durante la primera parte de la novela escrita por el maestro del terror Stephen King. En ella, siete niños del pequeño pueblo de Derry, en Maine, son perseguidos por una entidad maligna con forma de payaso a la que denominan “Eso” y que se alimenta de sus miedos.

Personalmente, la historia de los niños en el libro me parece más interesante”, confesó el director sobre la decisión de dividir el filme en capítulos. “Dramática y emotivamente me pegó mucho más fuerte que la segunda parte. Aun siendo una historia que tiene un diálogo entre las dos líneas temporales y que, básicamente, está contada en flashbacks. Yo quería en la primera película mantener esa historia lo más pura y libre de interferencias para conseguir que la gente se conecte emocionalmente”, contó Andy.

A diferencia de la novela, en donde el relato inicial tiene lugar en la década del 50, Muschietti prefirió ambientar su película en los célebres años ’80. A partir de allí surgieron algunos paralelismos entre ella y la popular serie Stranger Things, en la cual también actúa uno de los niños protagonistas de It. “Stranger Things no tuvo ninguna influencia en esta película ya que nosotros estábamos en el medio del rodaje cuando salió la serie”, aclaró el joven cineasta. Yo lo casteé a Finn Wolfhard cuando nadie lo conocía y, de hecho, no vi la serie hasta varios meses después de terminar de rodar, justamente porque escuchaba rumores de que había similitudes”. Con respecto a Wolfhard, Andy opinó que el personaje de Richie es “mucho más colorido” que el que interpreta en la serie de Netflix. “Finn tiene eso metido en su ADN. Es un pibe que puede hablar por horas, sin interrupciones y contar chistes en los peores momentos. Yo estaba buscando eso, que sean chicos que tengan autonomía y que puedan construir un personaje desde su propia personalidad”, expresó Muschietti.

Acerca de la personificación de Pennywise, el director explicó que quería retratar un personaje que tuviera un aire ancestral no definido, con rasgos de distintas épocas. “El payaso del siglo XX, el “creepy clown” con el traje embolsado y la peluca de colores, ya estaba probado. Entonces quise hacer algo un poco más sofisticado, más inesperado y con más matices”, declaró Andy. El director contó que antes de comenzar el casting había realizado algunos dibujos en donde el payaso lucía un aspecto aniñado y a la vez terrorífico, esa combinación era la que aspiraba trasladar a la pantalla. “En un momento de la novela, Bill dice: “¿No será que este monstruo come niños porque eso es lo que nos dicen que los monstruos hacen?”. Inmediatamente, esto te lleva a pensar que este monstruo es real siempre y cuando esté vivo en la imaginación de los niños. Los pensamientos de It son realmente muy simples e infantiles, y eso confirma un poco la sospecha”, explicó.

Para el icónico rol de Pennywise audicionó una lista interminable antes de que finalmente el papel recayera en el sueco Bill Skarsgård (Anna Karenina; Atomic Blonde). Incluso, el anterior director, Cary Fukunaga, había elegido al actor Will Poulter como el payaso definitivo. “Will Poulter se debe estar arrepintiendo en este momento de no haber hecho la película”, exclamó Muschietti, entre risas. “Yo lo admiro mucho y tuvimos una charla con él cuando todavía estaba estructurando el guion, pero él ya estaba alejado del personaje y es algo que hay que respetar”, dijo el director.

Con respecto a Skarsgård, la productora expresó que encontraron a “una estrella absoluta” que tuvo que esperar que la vieran  cientos de actores, hasta algunos que ya no audicionan más: “Hubo actores que iban más por el lado de la tentación de hacer algo similar a Tim Curry, que lo que hizo es estupendo e inimitable y no hay necesidad de repetirlo. Entonces, llegó Bill e hizo una audición increíble”, contó Barbara. Por su parte, Andy también manifestó que Skarsgård le llamó poderosamente la atención desde un principio: “Tenía incorporado ese balance extraño que yo quería alcanzar, que era una cara muy aniñada (él en esa época tenía 25 años) y una mirada muy intensa y medio escalofriante cuando se ponía a actuar”. Además, el director no quiso dejar pasar la oportunidad de aclarar que los ojos extraviados que luce Pennywise en algunas escenas no tienen nada de digital: “Después de castearlo a Bill le dije “mirá, todo bien, pero en postproducción te voy a pintar un ojo para afuera” y me dijo “para qué, si yo lo puedo hacer”. Fue genial porque me ahorró mucha plata de efectos visuales (risas)”.

Los hermanos Muschietti contaron que en estos momentos se encuentran preparando la segunda parte de It y que antes serán los encargados de dirigir el piloto de la serie basada en el cómic Locke & Key, escrito por Joe Hill (el hijo de Stephen King) quien ya se ha convertido en un fan más de esta exitosa versión del payaso asesino.

It se estrena en Argentina mañana. Y se da por descontado que la taquilla no resistitrá la sonrisa maligna del payaso más codiciado de la pantalla grande.

No hay comentarios

Dejar una respuesta