Por Facundo Franco

Hace unos días, Zama fue elegida para representar a Argentina en los premios Goya y en los Oscar. Para estos últimos se realiza una preselección donde cada país elige su película para mandar y es la Academia la que se encarga de seleccionar a las cinco que luego integrarán la categoría Mejor Película Extranjera. Un Minuto de Gloria es la enviada por Bulgaria para esa preselección y esta semana llega a los cines argentinos.

Con una forma de filmar muy minimalista, hasta austera por momentos, Un Minuto de Gloria cuenta la historia de un trabajador ferroviario que durante una mañana de trabajo como cualquiera otra, mientras ajusta las tuercas de las vías de uno de los tantos sistemas de trenes búlgaros, encuentra un millón de levs (algo así como 500.000 euros) en billetes tirados a un costado de esas vías. El Ministerio de Transporte de la Nación, luego de una sencilla ceremonia, le otorgará un premio y lo erigirá como héroe ante toda la sociedad luego de que este humilde trabajador decida, tras el descubrimiento del dinero, llamar a la policía para devolverlo.


Un Minuto de Gloria: La riqueza del que no tiene 3

Hablaba de minimalismo y austeridad fílmica porque los directores Petar Valchanov y Kristina Grozeva tomaron la decisión de hacer foco en la historia y mostrarla a partir de encuadres clásicos, sin música de ningún tipo y sin recurrir tampoco a saltos temporales violentos u otros recursos técnicos que desvíen la atención de los hechos que se desarrollan en pantalla. Esto le aporta no sólo verosimilitud al relato, sino la sensación de estar viendo algo cotidiano, terrenal, con personajes que, aun siendo contrapuestos entre sí, nos obligan a realizar ese ejercicio de empatía para ponernos en su lugar en todo momento. Y esto no lo hace desde la subjetividad de un protagonista heroico y de cuya heroicidad los demás abusan para que el espectador se conmueva con él y condene a los que se aprovechan de su situación ya que en una historia, cuyo protagonista experimenta exactamente eso, el discurso de la película se mantiene lejano a cualquier tipo de toma de posición, mostrando a cada uno por lo que es y dejándole al espectador el trabajo de juzgar. Y al hacerlo desde esa distancia consigue darle la complejidad adecuada a ese personaje principal pero también a sus antagonistas, que no toman decisiones desacertadas porque sí sino por las circunstancias que los rodean, por eso es también interesantísimo ponerse en su lugar y entenderlos.

Párrafo aparte merece la actuación protagónica de Stefan Denolyubov que logra la difícil tarea de transmitir todo tipo de emociones desde un personaje hosco, reservado y que habla muy poco a partir de un impedimento físico que no le permite expresarse oralmente como quisiera. Ese doble reto, con lo desafiante que siempre es componer a un personaje con alguna discapacidad, queda resuelto con abrumadora brillantez por un Denolyubov que sabe cargar con el peso protagónico del relato pero dejándole el espacio suficiente al resto de los personajes que son los que narrativamente hacen avanzar a la historia.

Un Minuto de Gloria es la historia de un hombre común, que fue premiado por un acto que de común no tiene nada y que, en un contexto de idolatría y entrega de premios (el Ministerio de Transporte lo condecora con un bonito reloj pulsera por haber devuelto el dinero) sigue sosteniendo esa humildad y simpleza del trabajador que nunca conoció otro mundo más que el del esfuerzo y el sacrificio, cosa que queda demostrada en el principal objetivo que lo moviliza y que consiste en recuperar su antiguo reloj, ese que le sacaron en la ceremonia de premiación para poder darle el nuevo y que, en medio de la conmoción y la organización, la encargada de prensa del Ministerio perdió. Una historia que por su enorme simpleza logra una profundidad humana gigantesca.

Un Minuto de Gloria: La riqueza del que no tiene 2Título: Un Minuto de Gloria.
Título original: Slava.
Dirección: Petar Valchanov, Kristina Grozeva.
Intérpretes: Stefan Denolyubov, Margita Gosheva, Milko Lazarov, Kitodar Todorov y Ana Bratoeva.
Género: Drama.
Clasificación: Apta para mayores de 13 años.
Duración: 101 minutos.
Origen: Bulgaria.
Año de realización: 2016.
Distribuidora: Mirada Distribution.
Fecha de estreno: 12/10/2017.

Puntaje 9 (nueve)

No hay comentarios

Dejar una respuesta