Por Pablo Arahuete

La noche porteña invita siempre al recorrido de esas calles, barrios y un sinfín de referencias a lo que hace un adolescente en plan salida de viernes. Amigos que comparten una cerveza, bailan entre luces y buscan siempre a alguien para generar oportunidades y que la noche no acabe. Todo puede ocurrir apenas arranque el auto y transite en busca de Paula, alguien que el protagonista de esta historia conoce desde antes y que ahora le plantea la chance de un encuentro y ver qué pasa, mientras alrededor van surgiendo dilataciones y la postergación de ese mano a mano con Paula es el pasajero invisible en el viaje. Románticos modernos, tal vez, en un mundo de lenguaje whatsapp, de instantáneas de mensajes en el cyber universo que atraviesan una road movie acompañada de canciones populares, juglares de turno que recogen grandes letras, mitos del rock como Sui Generis o el primer Fito Paez , también Aldo Favero para traer la complicidad de Mario Benedetti en un poema de amor, como una canción del alma en un país donde ya se puede ser feliz porque no hay que pedir permiso, y por eso esta ópera prima que sorprende desde su título porque hace de la libertad expresiva su viaje más interesante.

Funciones:


18 de Abril – 23:00hs
Village Caballito

No hay comentarios

Dejar una respuesta