Por Emiliano Fernández

Luego de su primer gran éxito internacional, Joint Security Area (2000), y antes del reconocimiento masivo en Cannes por Oldboy (2003), Park Chan-wook dirigió este impactante, maravilloso y desconcertante film que tiene por centro a una prolongada serie de diversos castigos extremadamente exacerbados e impulsados por conflictos casi melodramáticos. Sympathy for Mr. Vengeance (2002) es el primer eslabón de una genial trilogía conceptual alrededor de la venganza, la ya nombrada Oldboy es el segundo y Sympathy for Lady Vengeance (2005) el tercero y último.

Al tratar de hacer una reseña de un film tan complejo y rico como este, siempre hay que tener cuidado de no revelar demasiado para no suprimir posibles lecturas y juicios del espectador, tirando solo algunas situaciones planteadas en las primeras escenas. Ryu (Ha-kyun Shin), un joven sordo, tiene una hermana (Ji-Eun Lim) que necesita desesperadamente un transplante de riñón. A pesar de tener la suma necesaria para la operación, la lista de espera no es lo suficientemente rápida como para salvar la vida de la chica, por lo que Ryu decide comprar el órgano en el mercado negro. La aventura le sale muy mal: luego de drogarlo, le roban la plata, la ropa y hasta su propio riñón. Para colmo de males aparece el ansiado órgano para el transplante, pero al ya no contar con el dinero para la cirugía, todo queda detenido. Desesperado y con la ayuda de su novia Yu-sun (Bo-bae Han), planea raptar a la hija de su jefe (Kang-ho Song) para pedir un rescate a cambio de la niña. El plan se aparta rápidamente del curso prefijado y da comienzo a una espiral de violencia y revanchas cruzadas.


Al igual que en las obras de Sergio Leone y Sam Peckinpah, todos los personajes de Sympathy for Mr. Vengeance deambulan con el signo de la muerte marcado en sus frentes. Pero mientras que en los films de esos dos grandes maestros los protagonistas poseían una muy aguda conciencia del destino que les esperaba, aquí sus pares demuestran una inocencia casi infantil con respecto al horroroso trasfondo que les toca vivir, por más perceptible que este resulte para el espectador. Los seres creados por Park Chan-wook se abren camino prácticamente sin meditar en las consecuencias que generan sus actos, centrándose de manera exclusiva en las causas de los mismos: los dolores y agravios sufridos. Esta percepción egoísta y pragmática genera los progresivos intentos de nivelar la balanza del daño recibido y el daño infligido. De esta forma, los constantes ajustes de cuenta provocan una fuerza centrífuga que aleja a cada una de estas pequeñas venganzas de la deseada nivelación, de la satisfacción perseguida.

Con una maestría y un preciosismo visual envidiables, Park Chan-wook construye un film que toma prestados elementos de distintos géneros como el policial, el cine de terror, el thriller, el drama más descarnado, etc. La serenidad y sutileza a partir de las cuales va brotando el espanto durante el desarrollo de la historia, aunadas al minimalismo detallista de las imágenes, constituyen las pruebas fundamentales del genio del director coreano. Si la ampulosidad gratuita es la marca de fábrica del cine industrial estadounidense, sobre todo del de género, aquí los impulsos violentos están sumamente contenidos, siempre apareciendo de golpe y a través de las formas más imprevistas. Ejemplos de esto son la escena de ?la niña en el lago? y la secuencia final, en la que el realizador nos regala su costado más sádico metiendo la cámara en los charcos de sangre derramados.

Film universal acerca de la inoperancia de la burocracia, la crueldad de los humanos y lo impredecible de las pulsiones vitales, Sympathy for Mr. Vengeance funciona como un retrato sublime de la decadencia, ignorancia y patetismo del mundo posmoderno actual. Park Chan-wook desparrama talento y le imprime a su película un ritmo pausado, meticuloso y encantador para que nosotros sintamos simpatía por sus seres, nos identifiquemos con sus pesares, y como ellos, olvidemos las consecuencias de nuestros comportamientos. Y lo logra con creces, pero al hacerlo nos muestra de dónde sale toda esa sangre: de nuestras decisiones.

Sympathy for Mr. Vengeance: ¿De dónde sale toda esa sangre? 2Título: Sympathy for Mr. Vengeance
Título original: Boksuneun naui geot tcc Sympathy for Mr. Vengeance
Dirección: Park Chan-Wook
Intérpretes: Ha-kyun Shin, Bo-bae Han, Kang-ho Song, Du-na Bae, Ji-Eun Lim
Calificación: No disponible
Género: Drama, Thriller
Duración: 129 minutos
Origen: Corea del Sur
Año de realización: 2002

Puntaje 10 (diez)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here