Por Omar Tubio

Jerry Buckheimer como productor y Joel Schumacher como director ya nos habían legado –el año pasado- una mediocre bobada llamada Malas compañías con el increíble dúo Hopkins/Rock. Ahora repiten sus andadas pero alejándose un poquito del cine meramente comercial y de acción, para adentrarse en una geografía diferente (Irlanda), exaltando la figura de una periodista que se atrevió a enfrentarse a los más altos jerarcas del submundo de la droga, denunciándolos desde las paginas del diario donde trabajaba, para terminar Veronica Guerin: Solita y sola 3siendo asesinada luego de varios avisos previos. Estamos hablando de un personaje real y de unos hechos que en la década de los 90 sacudieron a la opinión pública irlandesa y a los mismísimos estratos gubernamentales.

¿Qué es lo que decidió a Buckheimer a invertir sus dinerillos en una producción alejada de Hollywood, retratando una figura demasiado localista y sin una sola estrella americana? Solo él lo sabe, pero decididamente el hombre no da puntada sin hilo y quizás el meollo de la cuestión radique en el modo (de contarlo) y no en la esencia (de lo que cuenta).


A Veronica Guerin se la presenta como una mujer independiente, aguerrida, pero también sensible y algo irresponsable. Harta ya de escribir columnas sobre temas de poca importancia en el influyente y popular Sunday Independent de Dublín, decide solita y sola y sin que nadie la mande, investigar el porqué del auge de la drogadicción entre la juventud y el cómo acceden estos tan fácilmente al origen del flagelo. Para ello utiliza algunos contactos “non sanctos” que le proporcionan información pero que a la vez la acercan de manera peligrosa a quienes se convertirán en sus verdugos. Pese a todo, Veronica no claudica y se empeña en llegar hasta el final poniendo en riesgo su vida, preocupando cada vez más a su atribulado marido, a su familia más cercana y a sus compañeros de trabajo. Tanto empecinamiento y energía puesta en su cometido la convierten en una adalid de la justicia un tanto improvisada, pero esto no está debidamente justificado dramáticamente, ocasionando que el guión flaquee y uno extrañe cierta profundización en los personajes y sobre todo en la situación social que se vivía en Dublín, que hacía posible que la droga corriera como el azúcar sin que el peso de la Veronica Guerin: Solita y sola 4ley recayera sobre los responsables.

Finalmente, y habiendo colmado la paciencia de los narcos, Guerin es asesinada en la ruta mientras conduce su auto. Esta es la escena que abre el film y la que teóricamente la cierra, y todo hay que decirlo, la más lograda de la película. Y digo en teoría porque Schumacher extiende el final de manera innecesaria con un epílogo informativo que deje en claro el triunfo del bien sobre el mal.

Si todo esto llega más o menos a buen puerto, todo el mérito hay que adjudicárselo a Cate Blanchett, una actriz todo terreno que se carga al hombro la película y la saca a flote a base de talento y convicción. La australiana es sin dudas una de las cinco mejores actrices del momento y aquí queda demostrado. Un film apenas discreto como este gana unos cuantos puntos con su sola presencia.

Veronica Guerin: Solita y sola 2Título: Veronica Guerin.
Título Original: Idem.
Dirección: Joel Schumacher.
Intérpretes: Cate Blanchett, Ciarán Hinds, Gerard McSorley, Brenda Fricker, Don Wycherley, Barry Barnes, Simon O’Driscoll y Colin Farrell.
Género: Drama, Crimen, Biopic.
Clasificación: Apta mayores de 13 años.
Duración: 96 minutos.
Origen: Irlanda/ Reino Unido/ EE.UU.
Año de realización: 2003.
Distribuidora: Buena Vista.
Fecha de Estreno: 16/10/2003.

Puntaje: 6 (seis)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here