Un thriller judicial atrapante e irregular donde la precisión de la puesta en escena entra en colisión con la gradual simplificación moral de los personajes. Ayudan las soberbias interpretaciones de John Cusack y Rachel Weisz, así como las de los veteranos Gene Hackman y Dustin Hoffman pero Tribunal en fuga pudo ser mucho más…

Tribunal en fuga: Hollywood en desafuero 3

Ya sé que es utópico exigirle un mínimo de coherencia a un producto manufacturado en Hollywood pero admito que con Tribunal en fuga me ilusioné por un buen rato antes de que las malditas fórmulas que rigen en esa industria lo estropearan todo. La primera mitad de la película está narrada con tanta solidez y fluidez que mi entusiasmo corría a la par de la sinuosa trama. La ambigüedad moral de los personajes principales es el sostén de la historia. Por eso lamento que la película no se mantenga en ese terreno hasta el final. Porque a medida que el proceso judicial avanza hacia su veredicto los guionistas cometen la torpeza de borrar con el codo lo que habían escrito con la mano. Los matices empiezan a desdibujarse y cuando nos queremos acordar resulta que el asunto se limita a separar santos de pecadores. O, si se prefiere, buenos de malos. Este burdo esquematismo malogra lo que se perfilaba como la mejor adaptación fílmica de un best-seller de John Grisham. De esto, no tengo dudas.


Tribunal en fuga: Hollywood en desafuero 4Hasta el día de hoy, son ocho los filmes basados en alguna novela de Grisham (un especialista en derecho penal egresado de la Universidad de Mississippi que se convirtió en millonario en los años noventa cuando se volcó full time a la escritura) y en la gran mayoría sus protagonistas eran abogados inmersos en juicios complejos que debían confrontar a empresas multinacionales generalmente con todas las de perder. El mito de David versus Goliat sigue dándole de comer a este autor prolijo y fecundo. Tribunal en fuga apela nuevamente a ese recurso para involucrar emocionalmente al público. La acción arranca con una masacre: un ex empleado ingresa a una oficina armado con una pistola y provoca la muerte de diez colegas. Luego, el agresor comete suicidio. La viuda de una de las víctimas le inicia juicio al fabricante del arma aunque los antecedentes indican que es casi imposible una victoria. Para ello contrata al letrado Wendell Rohr (Dustin Hoffman). Por otro lado se encolumnan el abogado defensor Durwood Cable (Bruce Davison) y el experimentado Rankin Fitch (Gene Hackman) que lidera a una legión de consultores versados en psicología –entre otras cosas- y dotados de una parafernalia tecnológica impresionante que les permite conocer en detalle a los candidatos a integrar el jurado. Y así poder asegurarse un resultado positivo en el litigio mediante maniobras sucias. Uno de los doce miembros elegidos para dictaminar sentencia es Nicholas Eastern (John Cusack) quien, en connivencia con su novia Marlee (Rachel Weisz), juega a dos puntas al proponerles a los interesados la compra del dictamen que más les conviene. Para demostrar su poder manipula con habilidad a sus compañeros hasta que la evidencia se hace innegable. ¿Aceptará un peso pesado como Fitch que un pobre diablo lo apure de esa manera? ¿Y el humanista de Rohr que la Justicia sea burlada sin intentar nada para evitarlo? He ahí el dilema.

Cuando comienzan a pesar los excesivos ciento veinsiete minutos que dura Tribunal en fuga Tribunal en fuga: Hollywood en desafuero 5hay dos salvavidas que nos mantienen a flote. Uno, el oficio de Gary Fleder que dirige con sobriedad y sin buscar el lucimiento personal como en otras de sus películas (Asuntos pendientes antes de morir, Besos que matan, Ni una palabra e Impostor conforman su breve filmografía). El otro, obviamente, es el elenco de lujo reunido para el proyecto. John Cusack debe ser uno de los actores más naturales de la historia del cine. Actúa con una soltura sensacional e inimitable. Ojalá otras estrellas del medio observaran su ejemplo (teléfono para Al Pacino). El muchas veces anticipado duelo interpretativo de Hackman y Hofman se produce en un baño del tribunal: soló diré que no tiene desperdicio. Les sobra paño para este tipo de roles. La inglesa Rachel Weisz vuelve a cruzarse con Hoffman como en Ambiciones secretas y confirma, por si hiciera falta, su capacidad para componer a mujeres de personalidad fuerte. Gracias a este reparto –un ensamble perfecto- el drama judicial atrapa lo suyo, se disfruta hasta un punto y emociona lo justo. El maniqueísmo que aflora en el último acto le impide erigirse en el gran thriller que prometía pero como entretenimiento no defrauda. Que quede claro.

Tribunal en fuga: Hollywood en desafuero 2Título: Tribunal en fuga
Titulo Original: Runaway Jury
Director: Gary Fleder
Género: Basado en novela, Drama, Thriller
Intérpretes: John Cusack, Gene Hackman, Dustin Hoffman, Rachel Weisz, Bruce Davison, Bruce McGill y Jeremy Piven
Duración: 127 minutos
Origen: Estados Unidos
Año Realización: 2003
Distribuidora: Fox
Fecha Estreno: 11/12/2003

Puntaje 7 (siete)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here