Por Diego Martínez Pisacco

Este drama inspirado en un antiguo filme galo de la década del 40 no inventa nada nuevo pero cuenta su historia con el suficiente encanto como para no pasar desapercibido. Excelente desempeño del protagonista Gérard Jugnot y de los chicos (actores no profesionales todos ellos)…

La industria cinematográfica francesa hace rato que perdió el pudor -y seamos realistas, también la identidad- en su desesperado intento por darle pelea a un monstruo grande que pisa fuerte. Este es, claro está, Hollywood. Y para eso produce una película como Los coristas -en la jerga de los yanquis una crowd pleaser-, que abreva en dos fuentes evidentes para construir su historia.


Una, la recordada -para bien o para mal- creación de Peter Weir La sociedad de los poetas muertos (1989) y la otra, Cambio de hábito (1992), una comedia apenas simpática que dirigió el fallecido Emile Ardolino. De la primera toma la línea argumental ya conocida por todos: profesor nuevo con ideas radicalmente opuestas a las que rigen en el establecimiento educativo de rigor (para el caso un internado de niños y pre-adolescentes descarriados en plena crisis social post Segunda Guerra Mundial) se enfrenta a sus superiores cuando descubre la manera de llegar al corazón y a la mente de sus educandos.

De la segunda extrae el condimento musical con la creación de un coro infantil que hará las delicias de la audiencia: ya se sabe que niños y animales corren con ventaja en estos relatos. Esta fórmula mixta combinada con aptitud comercial por Christophe Barratier no podrá ser acusada de original pero como Los coristas vendió 8, 6 millones de entradas en su país de origen transformándose en el filme más visto de 2004, ese detalle es casi irrelevante para sus hacedores. Porque el éxito no se discute nunca (como yapa están las dos nominaciones al Oscar en la terna de película extranjera y canción original) y menos aún cuando hay una lucha despareja con el gigante americano.

Los coristas se inicia como un largo racconto propiciado por el reencuentro de dos hombres ya maduros cuyas vidas fueron marcadas por Clement Mathieu (carismática actuación de un estupendo Gérard Jugnot), un profesor de música que no promulga con la represiva disciplina del director Rachin (François Berléand) y que de a poco, a fuerza de humanidad, se va ganando el respeto de los alumnos.

Músico y compositor frustrado, Mathieu da rienda suelta a su vocación ensamblando un coro con los niños y motivándolos para que se expresen a través del arte. Que ese coro suene como los dioses después de unos cuantos ensayos sólo puede suceder en la ficción pero así son las reglas del juego…

Paralelamente, se van suscitando los diversos conflictos que aquejan a los estudiantes (en su mayoría víctimas colaterales de los estragos causados por la guerra: hay huérfanos, delincuentes de pocas luces pero peligrosos, rebeldes con o sin causa, etc.) durante el año lectivo. La madre de uno de ellos, la estrella del coro Pierre (Jean-Baptiste Maunier), pone el toque femenino en un contexto eminentemente masculino cuando Mathieu se enamora de ella. Y no hay mucho más que decir… excepto, quizás, que el final es tan previsible que hasta el espectador menos curtido puede anticiparlo desde el vamos con el menor esfuerzo.

Si a pesar de todas las contras enunciadas hasta aquí, Christophe Barratier logra envolvernos y entretenernos con una trama tan transitada merece un poco de crédito. El melancólico encanto que se desprende de las cuidadas imágenes de su filme son un logro tan suyo como el haber sabido dejar ser a los pequeños protagonistas -actores no profesionales- que indudablemente aportan una cuota importante de interés con su sinceridad a flor de piel. Poniendo todos estos factores en la balanza, la conclusión es simple: Los coristas no descubre nada nuevo pero aún así funciona. Eso sí: cualquier semejanza con personajes de Hollywood no es casualidad. Y eso no deja de ser un poco triste…

Los coristas: Con resabios hollywoodenses 2Título: Los coristas
Titulo original: Les choristes
Dirección: Christophe Barratier
Intérpretes: Gérard Jugnot, François Berléand, Kad Merad, Jean-Paul Bonnaire, Marie Bunel, Jacques Perrin
Género: Drama, Remake
Duración: 97 minutos
Origen: Alemania, Francia, Suiza
Año realización: 2004
Distribuidora: Buena Vista
Fecha de estreno: 03/03/2005

Puntaje 7 (siete)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here