Por Omar Tubio

Más cerca de La lista de Schindler que de Guerra de los mundos, Steven Spielberg se pone la camiseta de director serio y comprometido aunque el intento de contemporizar entre ambas facciones tratando de concientizar sobre la futilidad de la venganza o de la espiral de la violencia resulta por lo menos naif y poco realista.

Munich: Ojo por ojo… 2


Durante el transcurso de los Juegos Olímpicos de Munich, Alemania, en el año 1972 un grupo comando autodenominado Septiembre Negro conformado por terroristas palestinos irrumpió en la Villa tomando como rehenes a once atletas israelíes. Luego de varios y vanos intentos de negociación, el hecho culminó con una masacre general en el Aeropuerto donde murieron tanto los captores como los deportistas. Un escenario (el territorio alemán) de hondo calado en el imaginario judío a poco menos de tres décadas de concluida la 2º Guerra Mundial. El mundo se sacudió por completo y el episodio quedó registrado como uno de los eslabones más ríspidos de un conflicto que arrastra ya muchos años y no tiene visos de detenerse.

Munich: Ojo por ojo… 3Munich dedica su apertura a lo sucedido en la Villa Olímpica para luego retomarlo en pequeños flashbacks que tienen que ver con las pesadillas sufridas por Avner (un brillante Eric Bana), un agente del Mossad al que se le encomienda la complicada y arriesgada misión de liquidar a los supuestos responsables del atentado. Para ello el gobierno le conforma un equipo de elite compuesto por expertos en diferentes áreas que se encargarán de ayudarlo en la distintas misiones, advirtiéndole que su tarea es secreta y negándole cualquier tipo de ayuda táctica. A partir de ese momento Avner es un fantasma, dado de baja del ejército y sin lazos con su familia (una esposa embarazada a la que deja sin poder dar demasiadas explicaciones y una madre patriota que algo sospecha).

A partir de allí, la película adquiere la categoría de thriller con espionaje de gran presupuesto, trasladando la acción a los diferentes escenarios naturales -desde Roma a Paris, desde Atenas a Beirut- en donde el grupo clandestino que clama venganza hará desaparecer uno por uno a los diferentes peces gordos de la cúpula terrorista Palestina. Pero como Spielberg se toma casi tres horas para relatarnos los pormenores de tales instancias, por momentos el ritmo se le va de las manos y las situaciones de tensión comienzan a reiterarse. No sería nada demasiado grave en otro director, pero tratándose de un experto en estas lides como él, es por lo menos inquietante.

Más cerca de La lista de Schindler que de Guerra de los mundos, Spielberg se pone la Munich: Ojo por ojo… 4camiseta de director serio y comprometido. El intento de contemporizar entre ambas facciones tratando de concientizar sobre la futilidad de la venganza o de la espiral de la violencia resulta por lo menos naif y poco realista. A pesar de la velada critica al régimen de Golda Meir, quien se negó a negociar con los terroristas y luego de la masacre tampoco acudió al entierro de las victimas aludiendo la muerte de su hermana (“es cierto que enterró a su hermana, pero no fue por no enfrentar el abucheo de su gente”, confiesa su propio secretario), de a poner en tela de juicio el accionar de la represalia ojo por ojo y de cuestionar la validez de las pruebas por las cuales se ejecutaba a determinada gente, no cabe ninguna duda que el mundo árabe tiene bien en claro que quien firma el film es el hombre de origen judío más influyente y poderoso del mundo del cine y que el punto de vista de la película es el de un agente del Mosad, por lo cual cualquier mirada benevolente para algún personaje palestino (que la hay) estará teñida siempre de una sospechosa corrección política.

Munich: Ojo por ojo… 5De esta manera y haciendo a un lado cualquier apreciación moral o ética que se desprenda de la película, Munich es el trabajo más incómodo y alejado de la carrera de Spielberg, en donde hasta se permite por primera vez incluir escenas de sexo y un desnudo integral, echando por la borda aquellos maliciosos comentarios acerca de que es un director que solo filma historias de aliens, niños o en donde el epicentro es siempre la unión de la familia (algo de eso se percibe en el film). Que a esta altura de su profesión y con el status por las nubes, el hombre todavía se anime a asumir riesgos es buena señal. Ojalá nunca deje de hacerlo.

Munich: Ojo por ojo… 6Título: Munich
Director: Steven Spielberg
Intérpretes: Eric Bana, Daniel Craig, Geoffrey Rush, Ciarán Hinds, Matthieu Kassovitz y Marie-Josée Croze
Género: Basado en libro, Drama, Histórica, Thriller
Duración: 164 minutos
Origen: Canad, Estados Unidos, Francia
Año Realización: 2005
Calificación: Apta mayores de 13 años, con reservas
Distribuidora: UIP
Fecha Estreno: 26/01/2006

Puntaje 7 (siete)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here