Por Luis Pietragalla

Con una trama mínima, contemplativa y reflexiva, el realizador argentino Gustavo Fontán apela a la sensibilidad del espectador aprovechando los recursos cinematográficos a pleno para desarrollar poéticamente un film singular sobre  la vida, la muerte, el tiempo y la eternidad…


La trama es mínima: un matrimonio de ancianos tiene una diferencia de opinión sobre una de las dos acacias que están frente a su casa de clase media en Banfield: ella dice que ya está muerta, que no le brotan flores y que se va a caer en cualquier momento; él opina lo contrario: aún está viva y no está dispuesto a cortarla. De la otra que está al lado no hay dudas, al punto que de ella nunca se habla porque alcanza con verla: es rozagante, verde y plena de hojas.

Esta peligrosa y obvia alegoría transita toda la película, pero el guión y la dirección de Gustavo Fontán, junto con la valiosa colaboración de su equipo en la imagen (Diego Poleri), la dirección de arte, el sonido (Javier Farina) y el montaje (Marcos Pastor), logran sortear los riesgos de la propuesta y llevarla adelante. La referencia a El sol del membrillo, de Víctor Erice (España, 1993), es casi instantánea. Por caminos diferentes, ésta y El árbol hablan de lo mismo y dicen lo mismo: la inexorabilidad del paso del tiempo con los seres vivos (los humanos, en especial) y su aceptación obligada.

Mientras Erice recurre a la obstinación del pintor Antonio López por fijar en el tiempo el membrillo (darle eternidad), los personajes de Fontán provocan esa ilusión en la rutina de la pareja. Ambos autores recurren a la poesía, aunque no del mismo modo: el español la alterna con diálogos y muchos personajes secundarios; el argentino se concentra más en ella y en la particular presencia de los muertos, que se hacen “notar” cada vez más a medida que avanza el relato.

En los dos casos, el tiempo pasa y se acabó; así de fácil y de pragmático. Mejor es aceptarlo por que no hay alternativa. Para que ningún espectador tenga dudas antes que se la ponga a ver, El árbol no es entretenida ni tiene un ritmo trepidante (a lo Corre, Lola, corre). Es claramente contemplativa y lenta. Tómale o déjale.

El árbol: Entre la poesía y la realidad 2Título: El árbol
Director: Gustavo Fontán
Intérpretes: Gloria Stingo, Federico Fontán, Marisol Martínez
Calificación: No disponible
Género: Cine de autor
Duración: 64 minutos
Origen: Argentina
Año de realización: 2006
Distribuidora: Independiente
Fecha de estreno: 01/02/2007

Puntaje 7 (siete)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here