Por Pablo Arahuete

Decía John Lennon “La vida es eso que te pasa mientras estás ocupado haciendo otros planes…”. Tal vez yo le agregaría: “La vida es una farsa tan bien construida que lo único que le da sentido es la muerte”. Sabernos mortales es algo que olvidamos a cada segundo (y por suerte que esto es así), aunque ciertos momentos de tristeza nos obliguen a replantear todo; por ejemplo, la pérdida de un ser importante en nuestras vidas.

Y no hay lugar más propicio como puesta en escena de esta paradoja existencial que las instancias de un velorio, donde lo cómico coexiste con lo trágico de forma permanente. También es el espacio ideal para poner en juego los resortes del humor negro, mejor cuanto más retorcido e irreverente como en Muerte en un funeral, del sofisticado director Frank Oz (La tiendita del horror, ¿Qué tal Bob?). Mezcla de vodevil aceitado con buenas dosis de comedia física, este film de estructura coral parte de la consabida reunión de familia disfuncional para despedir los restos del padre. Quien está a cargo de la organización y del discurso de despedida es uno de sus hijos. Su hermano regresa al hogar tras una larga ausencia durante la cual pudo triunfar como escritor, algo que resulta irritante para aquél, sin dudas el fracasado y perdedor de la familia. Rivalidades de por medio, el orden se ve alterado circunstancialmente cuando un extraño irrumpe en la casa y amenaza con revelar un secreto del difunto que pondría en riesgo el honor de la familia tradicional. Las pruebas confirman lo peor y eso da paso a una potencial extorsión emocional y económica que, como sucede en estos vodeviles, desatan una serie de eventos desafortunados con grandes momentos donde el director se luce.


Así, desde una fuerte mirada políticamente incorrecta arremete contra los valores más sagrados como la familia: el matrimonio, la vejez, la discapacidad, etc…; en definitiva, la doble moral, con el aggiornamiento justo para no resultar anacrónico, pese a la manifiesta teatralidad del film.

Muerte en un funeral, más allá de sus concesiones con algunos de sus personajes y un final un tanto blando, es una divertida y mordaz sátira de las miserias y las virtudes humanas: un teatro donde se expone la farsa humana de los hombres.

Título: Muerte en un funeral.
Título Original: Death at a funeral.
Dirección: Frank Oz.
Intérpretes: Matthew Macfadyen, Keeley Hawes, Andy Nyman, Ewen Bremner, Daisy Donovan, Alan Tudyk, Jane Asher, Kris Marshall, Rupert Graves y Peter Dinklage.
Género: Comedia negra.
Clasificación: Apta mayores de 13 años.
Duración: 90 minutos.
Origen: EE.UU./ Reino Unido/ Alemania/ Holanda.
Año de realización: 2007.
Distribuidora: Impacto.
Fecha de Estreno: 06/03/2008.

Puntaje: 8 (ocho)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here