Hulk, el hombre increíble se mantiene más cercana al espíritu de la serie de Kenneth Johnson (realizada entre 1978 y 1982 para la cadena CBS) antes que al comic original de la Marvel y, desde ya, a la ambiciosa versión fílmica de Ang Lee (Hulk, 2003). Lee y su eterno socio creativo James Schamus suscribieron un filme por encima de la media del género pero chocaron con dos obstáculos que perjudicaron el nivel general de la propuesta. Uno, el pobre desempeño del equipo de efectos CGI que jamás logró darle credibilidad a un Hulk risible, casi de plastilina. Segundo, un tercer acto decepcionante con un Nick Nolte sobreactuado a más no poder, convirtiéndose en energía para un duelo final contra su propio hijo. Los productores Avi Arad y la experimentada Gale Anne Hurd tomaron nota de los puntos débiles para realizar Hulk, el hombre increíble: Un monstruo verde que siempre se pierde... 3una secuela inesperada (¿alguien creía que cinco años después de aquel fracaso comercial la mole verde volvería a la pantalla grande?), más atenta a los vaivenes del gusto popular. Con más acción, más espectáculo y -sobre todo- con una técnica muy mejorada que ha permitido ver a un Hulk bien integrado visualmente en todas y cada una de sus escenas. En la película de Ang Lee el gigante no parecía compartir el mismo plano con el resto de los personajes. En la de Louis Leterrier se ha subsanado el error con creces, y si bien argumentalmente deja bastante que desear aún cumple con los requisitos indispensables de cualquier blockbuster que se precie de tal. En ese sentido, el entretenimiento está asegurado…

Lo más interesante del planteo escrito por el guionista Zak Penn es que ignora todo lo acontecido en la adaptación de Lee. Concretamente, no se trata de una remake ni de una continuación, sino que el universo aquí plasmado existe independientemente sin necesidad de esos antecedentes. La trama arranca en una favela de Río de Janeiro en la que Bruce Banner (Edward Norton aceptando el mismo rol que rechazara hace un lustro) ha desaparecido de la faz de la tierra en su lucha por hallar una cura para su “enfermedad” que lo transforma en Hulk cuando se estresa o se enoja. Por un accidente fortuito atrae la mirada del general Ross (un William Hurt mucho más odiable que aquél que encarnara el bonachón de Sam Elliott) que manda un grupo comando liderado por Emil Blonsky (el siempre cumplidor Tim Roth) para atraparlo. Obviamente no les será nada sencillo de lograr y Banner/Hulk, tras un divertido peregrinaje por territorio centroamericano, regresará a los Estados Unidos para intentar contactarse con Samuel Sterns, un científico dispuesto a ayudarlo con su verdoso problema. Más pronto que tarde Banner se cruzará también con Betty Ross (hija del general), su amor imposible, que se unirá a él en su cruzada personal. Con este papel, que interpretara previamente la bellísima Jennifer Connelly, vuelve a la cartelera porteña luego de un paréntesis de varios años una Liv Tyler más madura pero tan encantadora como de costumbre. La relación de Betty con David es, una vez más, el corazón del film. La aparición del temible adversario Abominación en el acto final redime largamente las deficiencias ya apuntadas en la versión rodada por Ang Lee. Si Hulk (2003) hubiese contado con un clímax tan bueno como este probablemente estaríamos comentando la secuela con Eric Bana repitiendo su blando aporte en el papel del siempre perseguido Bruce Banner…

Despreocupado por ofrecer una visión artística sobre el personaje, el cineasta francés Louis Leterrier (un especialista en acción con títulos como Danny the dog y El transportador 2) se dedica a hacer lo que mejor le sale, homenajeando en el camino a los responsables de la serie de los setenta. Así, podemos recordar brevemente al lamentablemente fallecido Bill Hulk, el hombre increíble: Un monstruo verde que siempre se pierde... 4Bixby, cuya inolvidable imagen nos devuelve un programa de TV en una de las primeras secuencias del filme; sin olvidar a Lou Ferrigno, que vuelve en un cameo como un guardia de seguridad dispuesto a hacer la vista gorda por una buena pizza. Inclusive se utilizó el mismo aparato experimental para las pruebas con rayos gamma que fuera un icono característico de la serie. Hasta la increíblemente melancólica melodía original compuesta por Joseph Harnell encuentra un pequeño resquicio para colarse con una nostalgia arrebatadora…


Fiel a la serie de Johnson, Hulk destroza todo a diestra y siniestra para luego volver a perderse en el horizonte con sus pantaloncitos tamaño carpa y esa onda verde tan especial (esta vez más virado al gris…). Hulk, el hombre increíble califica como un verdadero placer fílmico cuyo destino, más que nunca, está en manos de los espectadores. Por mi parte, no hay dudas: vayan preparando la continuación. Mientras tanto les dedico un cantito futbolero a los infaltables contreras que puedan surgir: “Si lo tiran a Hulk al bombo, va a ver quilombo, va a ver quilombo”. He dicho.

El staff opinó:

Superior a su antecesora, esta película recupera la esencia y la brutalidad del personaje sin tantos regodeos psicológicos ni esteticismo pop que hacían de la anterior entrega una irresuelta mezcla de buenas ideas sin sustancia. Con este nuevo Hulk queda en claro que el uso de los efectos especiales a veces pueden ser funcionales a la trama.- Pablo E. Arahuete (6 puntos)

Sin ser un gran aficionado al cómic de origen ni del personaje en sí, valoro más los intentos de Ang Lee por darle una carnadura emocional al dúo Banner/Hulk que los de Leterrier por mejorar -e incrementar- los empleos de CGI para la criatura (aunque son mucho mejores, lo admito). Digamos que entre las dos películas de Hulk se podría sacar en limpio una gran adaptación de la historieta. No obstante, a pesar de que la primera versión me parece “más película” en miles de sentidos, esta segunda parte -no asumida- tiene todo lo que tiene que tener para funcionar en términos comerciales. Bien armada, nada más…- Juan Blanco (7 puntos)

Ya sabemos que los fans del comic original se babearon con la adaptación de Ang Lee, precisamente por eso fue un fracaso rotundo en taquilla (deben ser cinco en total cuanto mucho). Louis Leterrier le quita el drama al asunto, va directo a los bifes y consigue entretener sin esfuerzo. Ambas versiones se complementan: la primera densa y cerebral, la segunda amigable y repleta de acción. Una película que tiene a Edward Norton pidiendo limosna en Chiapas no puede ser mala…- Emiliano Fernández (6 puntos)

Hulk, el hombre increíble: Un monstruo verde que siempre se pierde... 2Título: Hulk: el hombre increíble.
Título Original: The Incredible Hulk.
Dirección: Louis Leterrier.
Intérpretes: Edward Norton, Liv Tyler, Tim Roth, William Hurt, Tim Blake Nelson, Ty Burrell, Stan Lee, Michael Kenneth Williams, Robert Downey Jr., Peter Mensah, Christina Cabot, Lou Ferrigno y Paul Soles.
Género: Cómic, Acción, Ciencia-ficción.
Clasificación: Apta mayores de 13 años.
Duración: 114 minutos.
Origen: EE.UU.
Año de realización: 2008.
Distribuidora: UIP.
Fecha de Estreno: 19/06/2008.

Puntaje: 8 (ocho)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here