Por Emiliano Fernández

Como suele ocurrir, para cuando el grueso del público y la crítica comienza a retener en mente tal apellido del cine de horror independiente, sus fanáticos incondicionales sólo pueden observar con desconfianza a los recién llegados, aquellos advenedizos que apenas conocen las mega producciones del presente. Para todos ellos va esta necesaria aclaración: resulta que Guillermo del Toro está filmando desde hace muchos años, siendo sus dos primeras películas, Cronos (1993) y Mimic (1997), ejemplos paradigmáticos de sus intereses artísticos. El mexicano siempre combinó exquisitos films industriales realizados en Hollywood y distintas joyas independientes en castellano, financiadas a partir de los dividendos que generan los anteriores. Después de la durísima El laberinto del fauno (2006), ahora es el turno de la espectacular Hellboy II: el ejército dorado (Hellboy II: The Golden Army, 2008) que continúa las peripecias de estos personajes presentados en Hellboy.

Nuevamente contamos con una obra multifacética que incluye desde un relato épico de tono fantástico y una estructura general emparentada con el género de aventuras, hasta espléndidos apuntes de humor negro y un diseño de producción que recuerda al terror cósmico e informe del genial Howard Phillips Lovecraft. Pasados cuatro años desde la primera Hellboy II - El ejército dorado: Lijándose los cuernos... 3adaptación del comic de Mike Mignola, esta secuela redobla la apuesta no sólo en cuanto a la acción sino también en lo que respecta a la comedia verbal. La historia, por su parte, vuelve a centrarse en los conflictos siempre latentes entre un reino mítico de ensueño y el impiadoso mundo de los humanos: luego de una guerra inmemorial, ambas facciones decidieron firmar una tregua que se extiende hasta nuestros días. Mientras que los primeros permanecen confinados en los bosques, los segundos dominan las todopoderosas ciudades.


Así las cosas, cuenta la leyenda que el Rey Balor (Roy Dotrice), soberano de los seres fantásticos, encargó la construcción de un “Ejercito Dorado” compuesto por miles de robots imparables destinados a amedrentar a sus enemigos. Arrepentido por el enorme poder destructor de esta fuerza, el monarca decidió dividir su corona, la cual controlaba a los robots, en tres partes: retuvo para sí dos de ellas y la restante fue entregada a los hombres. Pero su hijo, el Príncipe Nuada (Luke Goss), nunca tuvo en alta estima a la humanidad, por lo que el joven se rebela manifestando su desacuerdo y parte furioso al exilio. Siglos después, abatido por el odio y el ostracismo, considera que ha llegado el momento de despertar al Ejercito Dorado con el fin de destruir definitivamente a los humanos. Allí es cuando intervienen nuestros paladines secretos del Buró de Investigaciones Paranormales.

Llama la atención la perfecta sincronía entre el guión del realizador y el trabajo de todo el elenco. El resultado no podría haber sido mejor ni más completo: actuaciones maravillosas sostenidas por diálogos certeros y personajes encantadores, en verdad queribles. Como protagonista absoluto vuelve a descollar Ron Perlman, un intérprete excelente y antiguo colaborador del director. Hellboy es el máximo arquetipo del antihéroe machista pero a la vez sensible, cínico aunque simpático, egoísta y auto- indulgente pero gracioso y repleto de inseguridades sentimentales. En esta oportunidad el conflicto pasa por el embarazo de su novia y compañera Liz Sherman (Selma Blair), una señorita dark en la primera y ahora prácticamente una ama de casa hecha y derecha, con muchos reproches a cuestas. También nos reencontramos con el camaleónico Doug Jones como el mentalista anfibio Abe Sapien.

Entre las novedades sobresale la presencia del extraño Johann Krauss (cuerpo de James Dodd y voz de Seth MacFarlane, el responsable de las estupendas series de animación Padre de Familia y American Dad!). El nuevo jefe del Buró es nada menos que una entidad encerrada en una escafandra y conformada por energía gaseosa. Los rubros técnicos no Hellboy II - El ejército dorado: Lijándose los cuernos... 4dejan de sorprender y van de la mano de las necesidades narrativas. En especial las secuencias de acción, la pirotecnia visual y el maquillaje continúan caracterizándose por su basta imaginación y una belleza incomparable, muy rica en matices. El film trabaja sutilmente tópicos tan disímiles como el armamentismo, los servicios de inteligencia, la discriminación, la guerra, los medios de comunicación, la burocracia, la ecología, el compañerismo, la vida en pareja, etc. Todo sin descuidar las risas ni un ritmo apabullante.

No podemos dejar de destacar el cameo del siempre hilarante Santiago Segura, el detalle del tumor que habla en el Mercado Troll y la magnífica escena en la que el señor infernal y Abe cantan a dúo “Can’t Smile Without You” de Barry Manilow, pasados de copas y a los gritos. Hellboy II es un exponente extraordinario dentro de las aventuras cinematográficas y otro acierto mayúsculo de Guillermo del Toro, quien para realizar esta continuación rechazó proyectos de alto perfil como Soy leyenda (I Am Legend, 2007) o la futura Harry Potter and the Half-Blood Prince (2009). Debemos alabar la valentía y destreza de un cineasta que no pierde su capacidad creativa al trabajar en Hollywood. Más bien todo lo contrario, saca provecho de un sistema gigantesco basado en presupuestos inflados y publicidad globalizada. Gracias a ello el “Rojo” puede lijarse los cuernos con tranquilidad…

Hellboy II - El ejército dorado: Lijándose los cuernos... 2Título: Hellboy II: El ejército dorado.
Título Original: Hellboy II: The Golden Army.
Dirección: Guillermo del Toro.
Intérpretes: Ron Perlman, Selma Blair, Doug Jones, Jeffrey Tambor, Luke Goss, Anna Walton, Seth MacFarlane y John Hurt.
Género: Cómic, Acción, Fantasía, Secuela.
Clasificación: Apta para mayores de 13 años.
Duración: 120 minutos.
Origen: EE.UU. / Alemania.
Año de realización: 2008.
Distribuidora: UIP.
Fecha de Estreno: 09/10/2008.

Puntaje: 9 (nueve)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here