Por Pablo Arahuete

Paul Thomas Anderson es un director estadounidense que tras 15 años y 6 películas en su haber se ha convertido en lo que puede definirse como una rara avis nacida en el seno de Hollywood.

Sus primeros trabajos adoptaron la estructura coral para ir definiendo un mosaico ecléctico de personajes que en cierta medida representaban el lado menos visible del sueño americano.


The Master: Las causas y sus consecuencias 3

La entrañable familia del cine porno sepultado por la llegada de los videocasetes reconocía en su opera prima Boogie Nights una mirada crítica sobre ciertos valores de la cultura pero también sumamente humana a la hora de pensar en sus criaturas de cara a sus conflictos emocionales y a su rol dentro de una sociedad norteamericana en franca decadencia. Magnolia es el ejemplo acabado de esta cruel radiografía y Petróleo sangriento la confirmación del enfoque más crítico sobre el capitalismo so pretexto de un relato concentrado en la tortuosa relación de un padre magnate del petróleo y un hijo problemático e imperfecto dentro de ese modelo ideal.

Ahora bien, The master, último opus de este notable realizador, recupera aquel sueño americano de la postguerra como idea rectora para desplazarlo por un lado hacia la relación entre amo y esclavo y por otro desde la mirada profunda sobre el deterioro psíquico de un veterano de la Segunda Guerra Mundial, interpretado brillantemente por Joaquin Phoenix, cooptado por un líder carismático llamado Lancaster Dodd –gran actuación de Philip Seymour Hoffman- y propulsor de un movimiento de pensamiento –cercano a una secta- denominado La causa, que ve en el inestable Freddie un futuro aprendiz que le seduce desde el vamos por su vulnerabilidad y desenfado.

El tercer personaje que opera como punto de equilibrio y a veces como vértice ante este turbulento triángulo dominado por la relación entre maestro y aprendiz lo constituye la The Master: Las causas y sus consecuencias 4esposa de Dodd, interpretada soberbiamente por la joven Amy Adams, quien es capaz de aplacar los impulsos del extraño salvaje casi siempre recurrentes en la violencia o el sexo, así como también de su propio esposo cuando pierde el eje de su principal meta o para frenar lo instintivo por encima de lo racional.

A diferencia de lo que puede pensarse de antemano sobre esta propuesta filmada por su propio director en un formato de 70 mm a contracorriente del estándar y del progreso irremediable hacia el cine digital, The master no se acomoda en la búsqueda de un personaje que no puede adaptarse a la sociedad ni reinsertarse sino por el contrario experimenta la fuga casi como un manifiesto cinematográfico. En ese derrotero dialéctico que enfrenta al rudo Freddie, al indócil conejillo de indias, con el persuasivo Lancaster Dodd –queda descartada por el propio autor la semblanza con el creador de la cienciología L. Ron Hubbard- queda representado un modelo de país en lucha con otro. En paralelo a la introducción de la profunda crisis de valores y de fe, propia de ese contexto histórico donde las seudociencias o las nuevas religiones ganaron terreno ante una sociedad necesitada de respuestas y con la esperanza de un mejor futuro surge la mercantilización de la fe que hoy por hoy encuentra un mercado cada vez más amplio y que es otro de los pilares que se derrumban en esta fascinante película del irreverente Paul Thomas Anderson.

The Master: Las causas y sus consecuencias 2Título: The Master.
Título Original: Idem.
Dirección: Paul Thomas Anderson.
Intérpretes: Joaquin Phoenix, Philip Seymour Hoffman, Amy Adams, Rami Malek, Laura Dern, Ambyr Childers, Jesse Plemons, Christopher Evan Welch, Kevin J. O’Connor.
Género: Drama.
Clasificación: Apta mayores de 16 años.
Duración: 138 minutos.
Origen: EE.UU.
Año de realización: 2012.
Distribuidora: Diamond Films.
Fecha de Estreno: 28/02/2013.

Puntaje: 10 (diez)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here