verguenza y respeto aficheTítulo: Vergüenza y respeto
Dirección: Tomás Lipgot
Clasificación: No disponible
Duración: 82 minutos
Género: Documental
Distribuidora: Tren
Origen: Argentina
Año de realización: 2015
Fecha de estreno: 1/10/15
Intérpretes: Joel Campos, José Campos, Juan Manuel Campos.

Puntaje: 8 (ocho)

Por Pablo Arahuete


El despojo del prejuicio es el elemento dominante en la mirada de Tomás Lipgot para compartir con el espectador Vergüenza y respeto -2015-, documental ya exhibido en la sección Panorama del BAFICI 17, que apela al recurso de la distancia cinematográfica para enriquecerse con las experiencias y peripecias de una familia gitana en el conurbano bonaerense: Los Campos.verguenza y respeto foto2

Distintas generaciones transmiten en los testimonios a cámara las diferencias y aproximaciones tanto con la preservación de la cultura gitana y el recelo frente a todo aquello no gitano. Son diferentes puertas adentro que afuera. Conscientes de pertenecer a una comunidad cerrada, intentan exponer sus argumentos para defender el aislamiento y justificar así sus costumbres con ejemplos sencillos que no marcan contradicción alguna y que invitan a reflexionar sobre esa brecha entre su cultura y las demás, quizás el elemento más diferenciador sea la elección de que los niños no vayan a la escuela una vez que aprendan la lectoescritura.

La familia es sagrada para ellos; llegar virgen al casamiento es un tema de honor para las mujeres y por supuesto llevar en alto aquellos valores que hacen a la tradición gitana, y que muchas veces atentan contra los cambios que se generan de manera global.

El director de Moacir -2011-, organiza el relato con una voz de la experiencia que verguenza y respeto foto1introduce la historia de los gitanos a lo largo del tiempo, equilibra el didactismo con otros testimonios de los más jóvenes, que apuntan a lo cotidiano, hacia la adaptación sin la traición de los principios como por ejemplo el uso de Facebook, limitado a los familiares o celular bajo la misma prohibición.

Sin embargo, esto no parece ser un problema para ninguno de los jóvenes gitanos, aunque desde el día a día a veces se nota el encierro del grupo, algo que se desdramatiza o se aminora cuando estalla el cantejondo o las fiestas de flamenco, momentos de frescura que el documental sabe captar de manera adecuada, así como los apuntes humorísticos.

El realizador de Fortalezas -2010- consigue la interacción necesaria con la comunidad para que las dos palabras del título cobren un sentido diferente, el de la Vergüenza ya no se ancla con el prejuicio y la palabra Respeto se consolida por partida doble, desde un punto de vista múltiple y no unidireccional, que para el público resultará más que atractivo.

1 COMENTARIO

  1. estimado critico o tiene falsa informacion o mala interpretacion nuestroa hijos varones van al colegio hasta que quieren el nivel primario que a veces no se termina es para las chicas que comienzan el colegio gitano o sea aprender a ser gitanas y su rol dentro la comunidad ya que de la mujer depende toda la ley gitana la mujer es lo mas y cuidarla ,amarla y protejerla es la funcion del hombre y no es uana raza machista sencillamente conserva el rol de mujer y marido y los hijos tienen que estar bajo su control no del estado a nuestras hijas ni a por pan van solas aparte de cuidarla es darle proteccion y hoy el papa y mama no gitano tienen una competencia por quien gana mas que los hijos quedan a la deriva y luego si algo les pasa es culpa del gobierno del dueño de la disco o el de turno y no es asi el control comienza en casa y mucho menos cosas pasarian que las achacan a la inseguridad presencia de papas es lo que deberia haber atte jose campos el abuelo de la pelicula y gracias por tantas palabras buenas .

    • Estimado José, gracias por escribirnos. Es válida su aclaración y la diferenciación entre hombres y mujeres, así como entendible su punto de vista.
      En la crítica el término “chicos” tenía un objeto genérico y no relacionado a los varones particularmente, además en el documental se hace la distinción que usted marca.
      Un saludo
      Pablo Arahuete, director del sitio

Responder a pabloarahuete Cancelar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here