brisas rodaje 2¿Del cine al teatro, del teatro al cine? La pregunta es pertinente cuando se trata de abordar el tipo de cine en constante cambio de Gustavo Postigline y en Brisas Heladas, su nuevo opus de reciente estreno, se nota esta dialéctica y parte de ese universo se vuelve fascinante. En esta entrevista hablamos con el director del desafío de adaptarse a sí mismo y renunciar a los canones convencionales del cine y del teatro para explorar la riqueza de los lenguajes.

 

Pablo E. Arahuete: Dijiste alguna vez que tu teatro es cinematográfico, ¿cómo definirías tu cine?



Gustavo Postiglione: No sé si puedo definirme, las definiciones te ponen en un solo lugar y yo siento que en cada película me muevo hacia otro lado, quizás a diferencia del teatro que intento hacer y que por lo general va en una misma dirección. Pero si intento buscar algo que me defina o defina mi cine tiene que ver con un par de variables que se dan habitualmente en mis películas, por un lado el trabajo intenso con los actores, la escritura de los diálogos y una libertad muy grande desde el uso de la cámara y la narración. Siempre intento correrme un poco de lo que son los cánones o las modas aunque seguramente caiga en la utilización de algunos.

 

P.E.A: ¿Qué significó el desafío de adaptarte a vos mismo?, dado que Brisas Heladas es una obra de teatro tuya llevada al cine.

Gustavo Postiglione: Lo había hecho de la manera inversa, había llevado una película al teatro,brisas rodaje 3 que fue el Asadito, pero fue una experiencia que no me terminó de convencer. En cambio, trabajar a partir de una obra de teatro propia me pareció que tenía otras chances en el momento de abrir puertas y tomar otros recorridos desde lo narrativo y los personajes. Lo que siempre tuve presente fue la idea de despegarme del hecho teatral y para eso no basta con la división en planos ni la incorporación de locaciones y escenarios, sino que hay un todo desde lo estructural narrativo que debe tomar un camino distinto aunque la historia sea la misma.

 

P.E.A: ¿Cuál fue tu criterio global a la hora de trasladar la obra de teatro al formato del cine?


Gustavo Postiglione: El criterio fue tratar de lograr que cuando el público la viera no creyera que estaba viendo una de obra de teatro filmada sino a la adaptación cinematográfica de una obra de teatro, intentar que nadie pensara que esta película tiene otro origen que no sea el cine mismo.

 

P.E.A: ¿Qué buscás en relación a la mirada ajena cuando planteás una puesta en escena?


Gustavo Postiglione: La mirada ajena es la de los otros pero esos otros se transforman en muchos tipos de otros con análisis, gustos y discursos muy particulares, por lo que lo que busco siempre es algo que sea lo que a mí me gustaría ver, algo que me permita dialogar desde el lenguaje específico.

 

P.E.A: ¿Qué elementos de tu método teatral recogés cuando pensás en cine?
Gustavo Postiglione: Yo creo que todos los que pretendemos crear dentro del cine, el teatro o cualquier actividad artística vamos armándonos un método y una forma particular de trabajar que por lo general está contaminada por cada una de las experiencias que vamos recogiendo a lo largo de los años. En mi caso si pienso en lo que puede ser un denominador común entre lo que hago en el teatro para llevar al cine creo que tiene que ver con la mecánica de los ensayos, con el trabajo con el actor, con ir acomodando el texto a los actores a partir de los ensayos e ir encontrando ahí elementos que me potencien las situaciones o escenas.

 

P.E.A: Brisas Heladas es un título que supone dos elementos opuestos, ¿hay algo en el título referencial a la relación tan particular entre los hermanos?
brisas rodaje 1
Gustavo Postiglione: No había pensado en los opuestos en relación al título hasta ahora que me lo preguntás y si lo analizo es probable que haya algo de eso. El título era parte de un diálogo que desapareció del guión pero hay algo del concepto que me transmite Brisas Heladas y que tiene que ver con lo que sucede entre los personajes y la historia.

 

P.E.A: ¿Buscaste un guiño al film noir en la construcción de algunos personajes más que desde el planteo de un policial en la trama?
Gustavo Postiglione: Hay personajes que podrían sacarse de Brisas Heladas y colocarlos en cualquier film noir y no desentonarían, como Antonio (Briski) o Carmen (Elli Medeiros) pero hay otros en los que su construcción está directamente vinculado con la trama policial de esta película como el caso de Bruno (Juan Nemirovsky) o el detective (Gaston Pauls) y por fuera de cualquier estereotipo aparece Mabel (María Celia Ferrero) que rompe con muchos esquemas típicos del film noir pero sin traicionar su esencia.

 

P.E.A: En base a los personajes, ¿cómo es tu trabajo con los actores, dejás que intervengan en la composición?
Gustavo Postiglione: Yo trabajo, como te decía antes, ensayando mucho con los actores, en este caso y por ser un film de género el margen de improvisación o de corrimiento del guión es menor porque necesitamos que ellos vayan en una dirección determinada sin que se desvíen, de todas maneras escucho mucho a los actores y trato de que se sientan cómodos en sus personajes y que puedan acomodar sus formas, sus palabras y sus acciones a lo que les toca interpretar.

P.E.A: Cuando escribís un guión, ¿ya tenés pensado el actor para encarnar el personaje o sos más intuitivo luego en un casting?
Gustavo Postiglione: Por lo general (salvo en la película Días de Mayo -2009-), los actores mebrisas rodaje 4vienen a la mente mientras estoy escribiendo o pienso los personajes para algunos actores, dejando siempre abiertas alternativas por si uno no puede o si de repente me doy cuenta que hay alguna alternativa que funcione mejor. Pero evito si es posible el casting ya que para mí no es una experiencia que a los actores los pone en un lugar de stress o nerviosismo en los que entiendo que no van a sacar el 100 % de sus capacidades. Antes que un casting prefiero ir a tomarme un café con los actores y en una charla me doy cuenta si hay algo ahí para probar y si me interesa lo que hago es volver a convocarlo/a para ir metiéndonos de a poco en el trabajo, aclarando siempre que estamos probando cosas y que nada es seguro, pero con una idea de avanzar sobre la película a hacer y no sobre una prueba que luego será corregida para ponerle aprobado o reprobado.

 

P.E.A: Según tu opinión, ¿Qué le falta al cine de género argentino para instalarse definitivamente dentro del gusto del público?


Gustavo Postiglione: Realmente no sé, pero supongo que lo que hace falta es que haya más películas y que estas puedan verse en los cines de manera más constante y permanente. La cantidad en la producción también hace crecer a los realizadores y permite encontrar nuevos puntos de vista, experimentar y tener más confianza en lo que se hace.

 

P.E.A: También te hiciste cargo de la banda sonora, ¿Cuál fue la búsqueda en relación a los policiales y lo urbano, elementos que prevalecen en tu película?

Gustavo Postiglione: Mis películas siempre son urbanas, la ciudad es lo que me contiene y me fascina. Y por el lado de la música siempre relacioné Brisas Heladas con el sonido de una guitarra distorsionada. Creo que desde el rock la guitarra eléctrica sonando con una impronta que va desde el punk al grunge tiene el mismo efecto que desde el tango el bandoneón. Ambos instrumentos desde esa perspectiva son claramente urbanos y no podemos alejarlos del concepto de lo urbano.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here