La niña de tacones amarillos (2015) es la ópera prima de Luján Loioco, un film que permite varias lecturas, pero que gira en torno al mundo de una rebelde adolescente con ansias de conocer y experimentar fuera de su entorno, el reducido pueblo de Tumbayá. En esta entrevista, la directora Luján Loioco nos cuenta cómo fue el proceso de una película distinta en relación a lo que se espera cuando de adolescencia y despertar sexual se trata.

Lujan Loioco
Lujan Loioco, directora

Pablo E. Arahuete: – ¿Considerás que la cultura machista se acentúa a medida que se -penetra en el interior profundo del país?

tacones_amarillo aficheLuján Loioco: – Creo que la cultura machista está presente en todo el conjunto social ya sea en las grandes urbes como en los pueblos más apartados. Pero también es verdad que frente a cualquier situación de desigualdad cuanto menores son los recursos y herramientas de comunicación, más vulnerable se vuelve la situación de cada sometido. En este caso, la mujer.


 

P.E.A.: – ¿Cómo nace la historia de La niña de tacones amarillos?

Luján Loioco: – La historia nace con el personaje de Isabel.  Ella es la película. Llevó diez años el proceso de creación, por lo tanto el proyecto fue creciendo a la par mío, aunque el germen del relato nunca se modificó: La vida de una niña curiosa y desafiante dentro de un pequeño pueblo y cómo un grupo de personas que llega de un momento al otro trae consigo sus ideas, normas, consumo, escala social y su concepto de lo masculino y femenino. Anclé el relato en Jujuy tras un par de viajes que hice a la LNDTA - Foto 3provincia que me confirmaron que era el lugar de mi relato. No hay ningún vínculo documental con la provincia. La historia podría suceder en cualquier pueblo
latinoamericano. De hecho en la película el pueblo no tiene nombre. Pero encontré en Tumbayá un pueblo hermoso que respondía de una manera mágica al imaginario que daba vueltas en mi cabeza.

 

P.E.A.: – ¿Sobre qué tópicos relacionados al mundo de la protagonista adolescente Isabel preferiste no profundizar y sobre qué aspectos priorizaste la mirada?

Luján Loioco: – Es interesante tu pregunta, hasta ahora no me la formularon de esta manera.
Pero tendría que contestarte que no funciono por la negativa. Si hubo algo del mundo de Isabel en el cual no quise o no pude profundizar, aún lo desconozco. Debe estar vagando por mi inconsciente o negación. Al contrario, te podría decir que con Isabel intenté siempre crear un personaje que se exponga en cuerpo y alma al mundo.
No fui condescendiente con ella o por lo menos no tuve esa intención. Mostré su luz y su oscuridad. Isabel para mí es una adolescente completamente rebelde, curiosa y LNDTA - Foto 1bella, con un montón de virtudes y con muchas miserias humanas, que resuelve como puede las circunstancias que se le presentan, pero que siempre actúa con mucha valentía.
Con respecto a la segunda parte de la pregunta,  profundicé siempre la mirada en el deseo. Para mí el deseo es el motor de la vida, de la creación.

 

P.E.A.: – ¿Cómo trabajaste con la actriz Mercedes Burgos que tengo entendido era mayor de edad a pesar de interpretar un personaje que para la película tiene 15 años?

Luján Loioco: – Trabajamos muy pegadas, con mucha exigencia pero mucha atención y honestidad. No le mentí a Mercedes. Desde el principio que se sumó al proyecto le conté acerca de Isabel y de lo importante que era interpretar al personaje con toda su luz y toda su crudeza. Hablamos de entrada acerca del registro de las escenas de sexo, las cuales eran vitales para el relato. Le conté que si bien no me interesaba el morbo, ni la exposición efectista, iban a rodarse con el máximo nivel de verdad que me permitiese el artificio del cine.  No iba a haber montaje, por lo tanto no teníamos cortes- Sino que por el contrario, para narrar esa primera vez, sentía necesario un plano general sin cortes, sin posibilidad de que el espectador se escape de esos cuerpos. También hablamos de los modos de trabajo, todas las escenas de sexo iban a estar coreografiadas y ensayadas. No iba a dar ninguna indicación en plano que no haya sido previamente ensayada y consentida por ambos actores.
Durante las cuatro semanas que duró el rodaje mi atención primera estuvo siempre en Mercedes, luego venía todo el resto de las urgencias del set. Todo es importante en un rodaje porque somos un equipo y yo respeto mucho el trabajo del técnico. Pero para mí, lo más importante (y todo es LNTA 3completamente personal) es el guión y los actores. Si esas dos cosas funcionan, siento que el espectador puede perdonar otras fallas porque puede entrar al cuento. Por lo tanto en set mi atención pasó a mis actores, después venia el resto. Si tenía que ceder en algo iba cediendo terrenos en otras áreas si es que necesitaba un rato más de ensayo o lo que fuere.
Con respecto a los ensayos. Ensayé con Mercedes y Manuel Vinnau dos o tres semanas, para mí era el vínculo más difícil de construir Isabel – Miguel. Tenía códigos del mundo adulto y quería trabajar lo mejor que podía esa progresión entre ellos dos, ese vínculo de intercambio que generan tan difícil de catalogar. Miguel no es malo, Isabel no es víctima, es un vínculo complejo. El resto, lo trabajamos en set, pulíamos un poco antes de rodar, marcábamos posiciones, tonos finales, miradas y luego filmábamos.

 

P.E.A.: – ¿Buscaste establecer un paralelismo entre la fragilidad de Isabel y el estado de vulnerabilidad del pueblo donde ella vive?

Luján Loioco: – Si tuve esa intención, pero esas lecturas las hace solo el espectador, si es que las encuentra.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here