Dirección: Javier Diment – Orígen: Argentina – Año: 2015 – Duración: 74 minutos – Intérpretes: Luis Ziembrowski, Marilú Marini, Paula Brasca

eslabonSinopsis: Entre los habitantes de un pequeño pueblo están Ercilia, una curandera senil, y Roberta, su hija y prostituta del pueblo, a quien le advierten que, si se acuesta con todos los hombres del lugar, morirá. La amenaza es inminente, pues tan solo queda un hombre con el que Roberta no ha estado.

Por Pablo Arahuete


Reseña: Impredecible y a la vez mutante entre lo grotesco, el costumbrismo y el cuento largo truculento, el segundo opus de Javier Diment cuenta con un elenco de primera, donde la increíble performance de Marilú Marini dota a la propuesta de una fuerza e intensidad admirable. No se queda atrás Luis Ziembrowski en un personaje muy bien escrito, con muchos tics imperceptibles. Es difícil encontrar una película donde todos los personajes cumplen una función y tienen carnadura, conflicto y por sobre todas las cosas sentido dentro de la narración que sabe utilizar los espacios y los códigos del género de forma pausada e inteligente.

El eslabón podrido se sumerge en un increcendo dramático, se va corriendo y escapando del eje que podría encasillarla en lo tradicional para encontrar desde la propia apuesta de su director Javier Diment sus propios caminos porque siempre queda claro cuál es la búsqueda y las formas de llegar.

Por Pablo Martinez Dutra

En El Escondido viven pocas familias. No hay niños. Solo parejas entradas en años que viven normalmente, sumidos en una rutina absoluta y con una latente pulsión sexual que los hace casi animalescos. En medio de todo eso está Roberta, la prostituta más requerida del pueblo, objeto de deseo de cada hombre (y alguna mujer) de la zona. Hasta el cura disfruta de sus servicios, y es quien remarca en una misa la condición de unidad del pueblo, como si funcionaran un cuerpo y cada uno cumpliera una función.

Es por esto que  Roberta es vista, bajo las tradiciones, como un potencial tumor que debe extirparse si pasa a estar con todos. Y esta posibilidad mantiene en vilo a todos, y la nueva película de Diment va conquistando nuestro interés cada vez de forma más turbia hasta llegar a un clímax de gore como pocas veces se ve por estos lares.

El Escondido pasa a ser el parque de diversiones en el que esta historia se presenta como la atracción principal, una montaña rusa de misterio, humor, sangre y momentos incómodos, marca registrada de la factoría Diment. Agreguen actuaciones descomunales por parte de Marilu Marini y Luis Ziembrowski, y la cita se vuelve obligada.

Reseña BAFICI: El clima del pueblo pesa toneladas: son veinte casas, un puñado de hombres y el cuerpo sexuado de una joven prostituta que ya pasó por la mayoría. Su madre, una curandera que palpita su último estertor, le recomienda que no se acueste con todos o morirá. Su hermano, un discapacitado mental, flota amenazante entre la tensa calma. Retorcida, truculenta y salvaje, El eslabón podrido incomoda y no deja a nadie indiferente. Suerte de Fuenteovejuna perversa, viene con palmarés internacional: ganó Sitges, Catacumba y otros. Por acá anda la obra más enferma de Diment, responsable de La memoria del muerto, con la que logró cierta notoriedad en el mundo del género fantástico. Ante la duda, dejémoslo en claro: El eslabón podrido es solo apta para público con estómago y mucho, mucho aguante.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here