Dirección: Joanna Lombardi – Orígen: Perú, Francia – Año: 2015 – Duración: 92 minutos – Intérpretes: Wendy Vásquez, Alberto Rojas Apel, Rodrigo Palacios, Diego Lombardi

Horarios:  Domingo 17 – 17:00 hs Barrio Carlos Mugica – Domingo 17 – 22:15 hs Village Recoleta Sala: 7 – Miércoles 20 – 13:00 hs Village Caballito Sala: 8

solos psoterSinopsis: Cuatro jóvenes viajan en una camioneta por pueblos perdidos de la selva, llevando una pantalla inflable y equipos necesarios para proyectar películas en lugares recónditos del país.


Por Pablo Arahuete

Reseña: El cine une tanto a la gente que hace películas como a los que ven películas y en esa relación no siempre el resultado es el esperado como lo demuestra esta road movie, fresca, inteligente y que se pregunta sin vueltas varios “por qués”. El de hacer cine independiente y sumarse a la aventura itinerante en el amazonia peruano para proyectar en una pantalla inflable el resultado de ese esfuerzo de forma absolutamente gratuita y en lugares donde las multisalas no ocupan el centro.

Pero por otro lado, la película de Joanna Lombardi interpela al espectador y en el tránsito por cada uno de los rincones en que estos cuatro entusiastas pelean con los sueños y las frustraciones se para bien afincada en la importancia del hacer más allá de los resultados. Expone las contradicciones cuando la convicción de la independencia puede más que el oportunismo y en definitiva hace del fracaso el puente y no la meta, parafraseando a Nietzsche.

Reseña BAFICI: Cuatro amigos, una camioneta, una pantalla inflable y la voluntad de proyectar cine independiente en pequeños pueblos de la Amazonia peruana: unos pocos datos que apenas constituyen el andamiaje argumental de esta road movie. Hay, por supuesto, comentarios al pie sobre el consumo de cine en zonas inhóspitas, sobre la posibilidad de generar espacios que gambeteen la lógica de las multisalas. Pero son apenas vías tangenciales de una película que transmite algarabía y vitalidad, transformando su aventura romántica de objetivos cinéfilos en una delicada épica sobre la amistad. Solos se parece demasiado al “viaje” de MDMA que se pegan sus personajes en pleno corazón selvático. Y comprueba que sí vale la pena darles duro a los deseos personales aunque no sea más que para disfrutar del recorrido.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here