Por Pablo Arahuete

A diferencia de lo que puede esperarse de una propuesta de ficción en el contexto carcelario, teniendo en cuenta el antecedente de Tumberos, los nexos entre El marginal, nueva apuesta de la TV Pública, que se emitirá los jueves a las 22.30, con aquella recordada serie creada por Adrián Caetano (también aquí autor de la historia) son varios, pero también las diferencias.El Marginal: Adentro es afuera 3

El director Luis Ortega ya había demostrado solvencia y riesgo narrativo en Historia de un Clan, el coqueteo permanente entre el género puro y elementos surrealistas, así como la construcción de personajes corridos del eje convencional. Se pone a prueba en esta nueva historia, que tiene por protagonista a un policía –Juan Minujín- que debe ingresar a una cárcel con identidad falsa para encontrar a la hija -Maite Lanata- de un juez –Mariano Argento- y de esa forma recuperar la libertad, producto de un prontuario dibujado.


Así planteada la historia, los primeros minutos de El Marginal a pura El Marginal: Adentro es afuera 1adrenalina y persecución policial por escuetos pasillos de una villa trasladan la acción y el drama social al mundo de la cárcel. La pronta incorporación de ese universo singular sumados a personajes variopintos, entre los que se destaca “Morcilla”, en la piel de Carlos Portaluppi o el líder Borges, interpretado por Claudio Rissi, así como la revelación del Uruguay Nico Furtado como uno de los personajes que más tela traerá, dejan en claro el tono y ritmo de esta historia de venganzas, traiciones y apuntes sociales, pero sin bajada de línea testimonial.

Filmada en lo que fuera el ex penal de Caseros, inhabitado desde 2001, la puesta en escena de El Marginal recrea en ese escenario la realidad del afuera. El patio se llama villa, los El Marginal: Adentro es afuera 2sectores de ese espacio anárquico y caótico se dividen en castas, donde cada grupo tiene un rol diferenciado.

La violencia estalla a cada paso con enfrentamientos por un lugar, por una cama o simplemente para marcar el territorio ante la llegada de un nuevo integrante, como es el caso de Minujín y su personaje de Gaspar.

El marginal nunca cae en estereotipos, tampoco en lugares comunes, pero eso El Marginal: Adentro es afuera 5no significa que en el desarrollo sucedan situaciones comunes, como por ejemplo una posible historia de amor entre Minujín y el personaje de Martina Gusmán, asistente social, o propias de todo relato carcelario, ante esta prerrogativa al género, Luis Ortega y equipo responden de forma creativa y ya demostrada en Historias de un Clan, para encontrar escenas memorables que seguramente serán la frutilla del postre en cada uno de los 13 episodios de esta primera temporada.

Las diferentes subtramas paradójicamente se anclan a la realidad más cruda de estos momentos con secuestros extorsivos de por medio, corrupción en todas las esferas (Gerardo Romano es el director de la cárcel) y sobre todas las cosas violencia fuera de control tanto adentro como afuera de la cárcel.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here