Por Pablo Arahuete

Fútbol, pasión y cómo jugarlo y sentirlo, ideas que dialécticamente operan en el universo de El hijo de Dios (2016). También el arquetípico enfrentamiento entre el bien y el mal en la iconografía del western para resaltar la épica de la resistencia popular ante la tiranía del más fuerte. De todo eso y mucho más se habló en esta entrevista exclusiva con los directores Gastón Girod  y Mariano Fernández. No se bajen de la tribuna hasta el complemento de este partido vibrante.Entrevista a los directores de El hijo de Dios,  Mariano Fernández y Gastón Girod 4

P.E.A.: – ¿Más allá de la parábola religiosa y la identificación con la historia bíblica a qué se debe que Pilatos ocupe el puesto de arquero?


Gastón Girod: – La idea de Pilatos como el arquero surge del “duelo” del delantero crack vs.el arquero, que son quienes se enfrentan en última instancia en la jugada previa a un gol. Además, el 1 para mí representael individualismo, el egocentrismo y el liderazgo; algo así como lo que representaba José Luis Chilavert.

Mariano Fernández: También se podría decir que el arquero es el jugador más conservador del equipo, siempre a la defensiva, como que interpreta el rol de vigilante del arco. Además, tiene ciertas características o beneficios que no comparte con ningún otro jugador, como poder usar sus manos, que no lo puedan tocar en el área, etc. En ese sentido, cerraba la idea que el arquero fuera Pilatos, el vigilante bíblico.

P.E.A.: – ¿Por qué eligieron como género predominante el Western y en qué aspectos encuentran la relación con el fútbol?

Gastón GirodEl Western define el código cinematográfico de la película, Entrevista a los directores de El hijo de Dios,  Mariano Fernández y Gastón Girod 2es decir la estética, los planos, la manera en la que está filmada, la fotografía, así como también los personajes típicos y las locaciones clásicas del género: el bar, la comisaría , la estación de tren. Ahí también empezamos a jugar con la combinación futbolera, como la estación de trenes que está muy ligada a la historia de nuestro fútbol, ya que de los talleres de trenes nacen varios de los clubes más antiguos de nuestro país, como Talleres de Córdoba, Ferrocarril Oeste, Rosario Central y otros tantos. Eran elementos emblemáticos que nos servían para hablar tanto de fútbol como del western. La película transcurre en un típico pueblito rural, un poco fantástico, donde hay establecida una  “tiranía futbolística” impuesta por el sheriff local que además es el arquero y capitán del equipo de los malos. También, los relatores de fútbol suelen emplear términos “westernescos” a modo de metáfora como “EL pistolero Suarez” “El Duelo entre Messi y CR7” o  frases como “Le quedaba una última bala”, “Tremendo Cañonazo”, “¡Dispara!”, jugamos mucho con la mezcla y combinación donde ambos universos se tocaban.

P.E.A.: – ¿Consideran que el fútbol tiene una mística y como tal sus seguidores depositan su fe en ese relato? ¿Por qué?

Mariano Fernández:Como representación de una batalla (en el buen sentido, como juego) o de un enfrentamiento, en un partido se juegan simbólicamente muchas cosas. Ese duelo que es el partido se puede vivir como el enfrentamiento entre el bien y el mal, entre conservadores y progresistas, entre ricos y pobres o entre dos ideas antagónicas, la verdad es que depende de la persona, puede vivirse de manera muy intensa y a veces depositar en el fútbol una carga que trasciende al fútbol propiamente dicho. Siempre uno pone esperanzas en el equipo que lo representa porque la incertidumbre es común a todos los equipos, los partidos no se ganan desde el vestuario, sino que hay que jugarlos (sino Argentina con el equipo que tenía hubiese ganado las últimas tres finales y no fue así), puede pasar cualquier cosa en un partido, en ese sentido el componente fe juega un rol muy importante en el simpatizante, que depende del perfil que tenga se puede mezclar con cuestiones religiosas o no.

P.E.A. Me resultó interesante la alusión  al anillo del cura besado por Pilatos  y su parcialidad en el arbitraje ¿creen que eso continúa pasando en términos estrictamente deportivos o cambiaron los anillos?

Entrevista a los directores de El hijo de Dios,  Mariano Fernández y Gastón Girod 3Gastón Girot:El personaje del Sacerdote es quien mueve los hilos detrás de la historia (como suele hacerlo la Iglesia en todas sus versiones), una especie de “Padrino” que está inspirado en nuestro Humberto Julio y su anillo de “todo pasa”. En cuanto a la parcialidad en el arbitraje creo que todavía pueden existir algunos casos aislados, la corrupción en el fútbol es tan antigua como su historia y más aún en la actualidad cuando mueve tan elevadas sumas de dinero,pero creo que con el uso cada vez más extendido de la tecnologíaestán quedando en evidencia y se los exige mucho más a los árbitros, limitando un accionar parcial o tendencioso.

Mariano Fernández:El Sacerdote representa esos personajes periféricos que se adjudican más poder que los jugadores, a pesar de que no sean los que juegan el partido, que no sean los protagonistas. Representa por caso la presión del orden establecido por organizar un partido, a pesar de que nadie quiera jugar, la obligación de jugar a pesar de que nadie esté de acuerdo con las reglas de juego impuestas. Con lo del anillo nuevamente jugamos con la mezcla, en este caso entre lo futbolístico y lo religioso, un símbolo de las más altas cúpulas de la iglesia y, en el caso del fútbol argentino, de las más altas cúpulas de la dirigencia futbolística local.

P.E.A.: – ¿Cómo llega Norberto “El Ruso” Verea al proyecto?Entrevista a los directores de El hijo de Dios,  Mariano Fernández y Gastón Girod 5Gastón Girot: – El personaje que interpreta el Ruso Verea es el de Juan el Bautista, que es el entrenador y líder de la resistencia, una mezcla de Gandalf con Menotti, un profeta del juego. Yo siempre recuerdo sus reflexiones en las madrugadas del programa de radio Heavy Rock & Pop, yo era adolescente y era como escuchar a un profeta o un chamán… su voz, su aspecto, su pasión por el fútbol y su actitud punk… no podía ser otro, era el elegido.

Mariano Fernández: – Si bien nos costó convencerlo porque estaba muy ocupado, finalmente cuando pudimos juntarnos y le contamos de la importancia que interpretara al personaje más panzeriano de la película, por todo lo que representaba él para nosotros, se copó y al final terminó siendo uno más en el equipo. Siempre pensamos ese personaje para él, desde que lo escribíamos, con lo cual fue un enorme placer contar con su participación y le vamos a estar eternamente agradecidos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here