Por Pablo Arahuete

La materialidad es lo que rompe la ilusión de lo infinito, incluso en el cine. Siempre que exista una imagen, un fotograma, y un ojo que lo observe, el pacto de lo infinito queda sellado y gana la batalla al inexorable paso del tiempo. ¿A dónde van las películas que nunca se hacen?, con suerte perduran en la memoria de quienes las rescatan de esa indomable voracidad del olvido. Y algo de archivista, investigador, cinéfilo y crítico convive en Leandro Listorti para trazar rumbos y construir, a partir de retazos y fragmentos de rodajes o películas, un viaje por la otra cara del cine argentino, aquel que nunca experimentó ese pacto enunciado al comienzo. Un sueño que no acaba en la mente de cualquier crítico, la película propia, esa que se construye y se entiende en base a lo visto, a aquello que por algún motivo resiste al olvido. Del blanco y negro al color no hay diferencia para esta propuesta de Listorti y su agudo criterio para montar una posible unión de momentos, en medio de infinitas posibles historias. La ausencia de diálogos cuando se trata de rodajes exacerba ese acto reiterativo que supone filmar una escena para que quede plasmada en un corte final, el rostro de Pepe Soriano por ejemplo transmite ese malhumor causado por la reiteración de una toma, aspecto que el espectador nunca ve en la pantalla. De repente, irrumpe el audio en algo muy parecido a un institucional ligado a la reaccionaria prédica militar del orden, muy amigo de la censura cinematográfica para reunir al menos dialécticamente dos universos yuxtapuestos: el del celuloide rescatado y el de aquel celuloide víctima de la censura y el tiempo, que nadie recuperó aún . Tal vez otra película posible.

Funciones:


 

19 de Abril a las 15:00hs

 Village Recoleta – Sala 5

22 de Abril a las 18:50hs

 Village Caballito – Sala 8

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here