Por Francisco Nieto, corresponsal Cine Nueva Tribuna, España

El film que nos ocupa está basado en el superventas publicado en 2015 Yo, Simon Homo sapiens, obra escrita por la autora norteamericana Becky Albertalli, una psicóloga clínica que ha tenido el privilegio de ayudar en terapia a docenas de adolescentes inteligentes, originales e irresistibles. También ha trabajado durante siete años como codirectora de un grupo de apoyo para niños con identidades sexuales no conformistas. Vive en Atlanta con su marido y sus dos hijos, donde escribe ficción juvenil contemporánea.

Yo soy Simón: Certera radiografía adolescente 3


“Soy como tú”, el guapo y dulce adolescente de la escuela secundaria Simón Spier (Robinson) anuncia con naturalidad al comienzo de esta novedosa y refrescante película sobre un joven que está aprendiendo a exhalar después de toda una vida de contener la respiración. A primera vista, Simón parece ser solo otra cara en la multitud milenaria, un adolescente aparentemente blanco de pan blanco en una película de iniciación de edad de John Hughes (es decir, una que presenta a niños de color). Pero este joven de 17 años esconde un secreto que lo distingue de todos los demás que conoce: es gay. Aunque Simón proviene de una familia cariñosa (con Garner y Duhamel interpretando a sus padres, ¿quién podría pedir mejores genes?) Y disfruta de la compañía de un grupo muy unido de amigos de apoyo, no obstante, no puede reconocer su orientación sexual al mundo. Un pavor innombrable pero poderoso lo detiene, uno que informa una angustia que experimenta todos los días. Como él ingeniosamente (y sin embargo, casi con tristeza) observa en la secuencia más astuta de la película: ¿Por qué las personas heterosexuales no tienen que salir también?

Hay mucho sobre Love, Simon para separar. Para empezar, cuando un conocido friki drama dramático amenaza con el cierre de Simón, a menos que se sienta con una amiga, es difícil imaginar cómo este tipo aparentemente agradable podría tan fácilmente engancharse en mentiras y engaños simplemente por puro terror de la verdad. Del mismo modo, la intimidación que experimenta Simón una vez que es salvajemente cibernético es incuestionablemente mezquino, pero algunos espectadores pueden percibir despectivamente como recubiertos de azúcar dadas las consecuencias más atroces que otros niños LGBTQ regularmente sufren en circunstancias similares. Pero si esta película engañosamente simple trata sobre cualquier cosa, independientemente de si te identificas como gay o heterosexual o de otra cosa, se trata de cómo el miedo y la vergüenza pueden pudrir el alma. Como alguna vez un dramaturgo isabelino aconsejó (aunque en un contexto ligeramente diferente), que usted mismo sea cierto.

Dejando a un lado las fallas, hay algo verdaderamente revolucionario en este romance de la gran pantalla Romeo y Romeo, mientras Simón corteja a un compañero de escuela anónimo que conoció en línea con la esperanza de encontrarse con él algún día. Al igual que Tom Hanks y Meg Ryan antes que ellos, Simón y el Sr. Right finalmente se encuentran, no en lo alto del Empire State Building, sino en el vértice de una rueda de la fortuna a la vista de un mundo que han mantenido a distancia durante toda su vida. Es un final feliz cliché, uno que has visto innumerables veces antes, pero nunca de esta manera. Y para aquellos jóvenes que se identifican con Simón, solo pueden imaginar lo que significará para ellos ver algo así en una película de Hollywood convencional. Porque cuando estos dos chicos finalmente se besen por primera vez, sin duda sentirán que la Tierra se mueve, solo un poco.

Love, Simon se posiciona como el tipo de historia de amor adolescente PG-13 alegre y corriente que Hollywood ha estado desarrollando durante años, con la excepción innovadora de que su personaje principal es gay.

Otras palabras para describir las características notables de Simón no saltan a la mente. La película (basada en la novela para adultos jóvenes de Becky Albertalli) tiene un buen corazón y una misión de inclusión que vale la pena, pero sus esfuerzos por hacer que Simón (Nick Robinson) sea un adolescente no amenazante a menudo lo hacen sentir genérico, especialmente a raíz de películas como Moonlight y Call Me By Your Name.

Simón vive en un hogar elegante pero de buen gusto, ama a su adorable hermana menor y sus padres perfectos (Jennifer Garner y Josh Duhamel). En la escuela, está en buenos términos con todo el alumnado, incluido el director (Tony Hale).

Simón, ni rápido ni furioso, conduce una camioneta Subaru, que usa para recoger a sus Yo soy Simón: Certera radiografía adolescente 4amigos y comprar bebidas Starbucks en el autocine. Mueven la cabeza y escuchan con alegría las canciones de los Bleachers, una banda dedicada, como la película, a revivir la estética de John Hughes de los años ochenta.

Sin embargo, al mirar este desfile de seguridad y bajo límite de velocidad de la regularidad suburbana lumpen, comenzamos a preguntarnos si el director Greg Berlanti (productor de las series Arrow y Riverdale) ha enfatizado la sexualidad a expensas de la personalidad.

Hablando de Bueller, Simón habla mucho, a menudo directamente con nosotros. Da un monólogo desarmadamente cómico sobre su orientación sexual, un secreto que intenta compartir con amigos y familiares, tan pronto como encuentre las palabras o el entorno correcto.

El título se refiere a su relación epistolar con un compañero de estudios, también en el armario, también a punto de salir. Los dos intercambian correos electrónicos anónimos y, a medida que los mensajes se vuelven más frecuentes e íntimos, Simón se enamora y hace sutiles esfuerzos para aprender la identidad del escritor.

Esto se complica cuando otro estudiante adivina el secreto de Simon y lo chantajea, exigiendo que Simón arregle una cita con su bella amiga (Alexandra Shipp). Esta es una subtrama inventada, pero alienta a Simón a afirmarse: está confundido acerca de muchas cosas, pero sabe que tiene derecho a estar a cargo de su propia historia, a salir en sus propios términos.

Pocos se sorprenden del secreto de Simón, aunque alguien cercano a él dice que ella notó que su estado de ánimo se había oscurecido en los últimos meses. ¿Tenía? ¿Quieres decir que hubo un momento en que él estaba aún más feliz y más ajustado?

En general, es un tipo muy afortunado. Hay un breve momento en el que Simón aguanta una tarde oscura del alma, y se ve obligado a ir solo a Starbucks, pero no se preocupe. La película lo pone en camino con una inevitable ovación de pie.

Yo soy Simón: Certera radiografía adolescente 2Título: Yo soy Simón.
Título Original: Love, Simon.
Dirección: Greg Berlanti.
Intérpretes: Katherine Langford, Nick Robinson. Josh Duhamel, Jennifer Garner, Alexandra Shipp, Jorge Lendeborg Jr., Logan Miller.
Género: Romance, Comedia, Drama
Clasificación: Apta para mayores de 13 años.
Duración: 109 minutos.
Origen: EE.UU.
Año de realización: 2018.
Distribuidora: Fox.
Fecha de estreno: 03/05/2018

Puntaje: 7 (siete)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here