Por Pablo Arahuete

Día tres de cobertura a pesar del frío. Otros discursos y miradas en estas nuevas reseñas que compartimos con todos nuestros seguidores y recordamos que tienen tiempo hasta el 8 de Julio para disfrutar de lo más representativo y actual del cine colombiano con entrada libre y gratuita.

 


Señorita María, la falda de la montaña (Rubén Mendoza, 2017, Documental)

Rubén Mendoza alcanza a descubrir numerosas aristas en el retrato de María, particularmente su lucha invisible con un cuerpo masculino cuando desde un primer momento se sintió mujer. Pero además de ese detalle, conocer el pasado de la protagonista es sintonizar con su más terrible dolor, con su mote ganado por el entorno de engendro demoníaco y por la intensa justificación de sus características contra la naturaleza pero además contra la cultura y la tradición de ese pueblo de Boyacá. La singularidad de este opus sin lugar a dudas es la de haber encontrado en el medio de la nada un personaje sumamente complejo pero a la vez sencillo de entender cuando se lo escucha con atención y se le descubre los mecanismos mágicos que inventan para soportar una identidad fuera de lo común.

Festival de cine Colombiano: Cobertura tercera parte. 1

Epifanía ( Oscar Ruíz Navia, Anna Eborn, 2016, Ficción.)

La propuesta de Oscar Ruíz Navia, ya conocido por estos lares por su opera prima El vuelco del cangrejo, hacen del espacio cinematográfico una puesta en escena perfecta para exorcizar tras el pretexto de lo onírico el duelo por la pérdida de un ser querido. Si se pensara por ejemplo en David Lynch y en esa correspondencia directa entre el cine y el sueño, Epifanía dejaría la huella indeleble de todas las influencias artísticas presentes en el mecanismo cinematográfico como por ejemplo el surrealismo. El derrotero de la protagonista para reencontrarse con su madre en tres actos muy bien definidos transita por rituales ancestrales que buscan el renacer y morir en una misma escena, y si de muerte se trata también su contrapartida, la llegada de un hijo para que el círculo de la vida vuelva a funcionar y el cine no detenga ese axioma tan mágico como el de fábrica inagotable de sueños.

Festival de cine Colombiano: Cobertura tercera parte. 2

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here