Por Pablo Arahuete

La cita con el panorama más reciente del cine documental, encuentro con premieres mundiales y la diversidad estética y cultural comienza el 10 de Septiembre y se extiende hasta el 16. Secciones de Competencia tanto Internacional como Argentina se encuentran en un lugar común y bajo la misma urgencia: hablar de las cosas importantes, explorar las crisis sociales y las individuales; las historias que encubren hasta que una cámara se atreve a ir más allá de las palabras. Todo eso atraviesa un enorme mosaico de pantallas y propuestas, con entrada libre y gratuita. En tiempos de crisis, no hay mejor antídoto que reflexionar y si es a través del cine o del arte mucho mejor. Aquí, algunas reseñas de FIDBA 2018 para ir anticipando otro encuentro inolvidable .

Los felices, de Sabrina Farji – Argentina, 2018 (67min) | Premiere Mundial


FIDBA 2018: El documental nuevamente en acción. 2

La directora Sabrina Farji recorre junto a la protagonista de este documental, una actriz motivada a registrar su búsqueda personal para reflejar diferentes modos de afrontar adversidades en la vida, y así mediante el pretexto preguntarse sobre la resiliencia. Para ello deja que su personaje indague en distintos territorios y modos de sobrellevar la muerte o historias de enorme peso dramático como la de la propia actriz, quien cuando asume el rol de personaje o personajes saca a relucir una abundante cuota de humor negro definiéndose como víctima del terrorismo de Estado por parte del padre y biológico por parte de la madre. De este modo, el contacto directo con el dolor a partir de los testimonios de un grupo de médicos que preparan pacientes terminales para llegar a la muerte de la manera más plácida posible, pasando por la válvula de la catarsis teatral en la cárcel hasta la propia historia de nietos recuperados, son el puente que Sabrina Farji construye para establecer desde la distancia de su cámara la proximidad con el otro. En la intimidad de la protagonista a veces se revela el genuino dolor porque las palabras no alcanzan. Lo mismo ocurre con la resiliencia cuando deja de ser una palabra o un deseo para convertirse en una filosofía de vida, ya sea a través del humor, del arte o del trabajo solidario con el prójimo.

1996, Lucía y los cadáveres en la piscina – Marcos Migliavacca y Nahuel Lahora – Argentina, 2018 (90min) Primera exhibición en la Ciudad de Buenos Aires

FIDBA 2018: El documental nuevamente en acción. 3

El título de este extraño documental puede desglosarse y tal vez de ese trabajo meticuloso de disección se puedan sacar algunas ideas o no. Una fecha exacta, el nombre de una de las protagonistas y una frase que encierra un misterio o al menos refleja algo de lo que ella es o de lo que se constituye, algo de lo que piensa o tal vez la inquieta. Sin embargo, la cámara acompaña a Lucía y su amiga en un viaje de fin de semana a Mar del Plata para desconectarse de la rutina de la ciudad o del trabajo, o de vaya a saber qué. Se instalan en un bosque donde se desarrolla un festival de música, conocen gente y charlan banalidades en la naturaleza. Hay anécdotas que definen tiempos y este particular enfoque sobre Lucía, su ocio y su amiga, compañera de viaje, alcanzan a transmitir también lo que podría sintetizarse como un retrato de época o generacional, en donde lo cotidiano pierde la noción del tiempo y el espacio como en un bosque, cuando la música acompaña y una cámara escudriña.

La grieta, de Irene Yagüe Herrero y Alberto García Ortiz – España, 2018 (77min) | Premiere Argentina

FIDBA 2018: El documental nuevamente en acción. 5

La crisis económica de España en 2013 y más precisamente el desalojo de miles de familias, víctimas de los negociados para ejecutar hipotecas y hacerse de terrenos en base a las leyes de desahucio, muestran una de las facetas más crueles del capitalismo salvaje europeo y las abismales brechas de la distribución de la riqueza mundial. En ese territorio de historias mínimas existen grandes verdades que por indiferencia, comodidad o miseria humana, no se quieren ni siquiera pensar. El discurso mediático estigmatiza o reduce a zócalos rimbombantes con números, mientras el documental bucea en las entrañas de cada punto y coma; de cada grito o silencio cuando una puerta cae. Desde adentro del desahucio hacia afuera, los realizadores Irene Yagüe Herrero y Alberto García Ortiz le ponen nombre, voz e identidad a los hombres y mujeres españoles, que tratan de entender la indiferencia de un país mientras grupos de inversión extranjeros se quejan del tiempo que lleva recuperar capital cuando el desalojo tarda en llegar.

Nuestra Novela Nocturna, de Lucía Osorio – Argentina, 2018 (77min) | Premiere Mundial

FIDBA 2018: El documental nuevamente en acción. 1

Hay una frase acuñada popularmente, utilitaria para determinadas situaciones que a veces no ayuda a esclarecer nada. La escuchamos a diario “Hay que ver tanto la película como la foto”. El instante versus lo continuo, en ambos duerme una verdad acompañada de una mentira. Todo depende de un relato y de los ojos que lo ven. La directora Lucía Osorio necesita entender el desapego hacia su familia; necesita despejar -a fuerza de catarsis pura- la incógnita de algunas fotos y películas de esa familia que le resulta ajena, donde los hijos y los padres nunca se llevaron bien. Su acumulación de preguntas surge siempre que detecta ocultamientos y también cuando su cámara se adueña de un clima angustiante, que salpica a cada interpelado con recuerdos traumáticos, más precisamente a sus tíos. Pero su abuela y su abuelo paternos, ambos separados en geriátricos distintos y convocados por su nieta, saben todo, aunque el tiempo parezca ayudarlos en su transitar silencioso y el olvido sea un cómplice perfecto para que Lucía en soledad se quede con la foto o con la película que más la aproxime o aleje definitivamente de esa familia disfuncional o al menos le encuentre un sentido a aquellos juegos de infancia, aquellas radio novelas recuperadas de su padre.

La desmemoriada, de Mauricio Alamo – Chile, 2018 (62min) | Premiere Mundial

FIDBA 2018: El documental nuevamente en acción. 2

Myriam Palacios, actriz de cine chilena, habla a cámara con la tranquilidad de alguien dispuesto a compartir lo que piensa y siente. Una voz en off de otra mujer (también actriz como ella) nos ubica en un espacio en que la pérdida progresiva de la memoria a partir de los estragos de la enfermedad de Alzheimer contrasta por momentos con aquella mujer madura que no hace de la vacilación un sufrimiento. Perderse para encontrarse ya no en un recuerdo sino en la composición de un personaje o situación específica sin la noción de la realidad o la ficción. Algo de eso atraviesa la idea de Mauricio Álamo en La desmemoriada. Los archivos de la vitalidad cinematográfica en contraste con los registros del proceso de deterioro de la mente de una actriz que participara en películas de Miguel Litín por ejemplo y a quien la música de Violeta Parra o el juego con su gato en su casa de las montañas la describen distinta a las palabras de la voz en off y de la memoria que se acaba. El director chileno acompaña a Myriam Palacios para deslumbrarse con su capacidad de reírse cuando se le apaga la luz de la memoria, la respeta en su silencio y proceso interior para dejar el testimonio viviente de un pedazo de historia del cine chileno y un ejemplo de amor por lo que se siente y de lo que se nutren la mayoría de los artistas.

Por amor al arte, de Marcelo Goyeneche – Argentina, 2017 (64min)

FIDBA 2018: El documental nuevamente en acción. 6

El nombre de Bernardo Arias es sinónimo de cine y arte. Marcelo Goyeneche lo sabe y su estrategia para hablar de Bernardo Arias, de enriquecedor pasado como asistente de dirección junto a directores tan importantes para la historia del cine argentino como las películas en las que dejó su trabajo y entregó su alma, no sólo implica conocer a un anciano de una vitalidad y sabiduría notables, sino a rescatar la pasión a la que ha dedicado su vida. La sabiduría de Bernardo es su conocimiento pero no sobre lo técnico sino sobre aquellas preguntas que buscan un origen en lo que somos y en la necesidad de trascender a través de lo que hacemos más de lo que decimos o callamos. Por eso rescatar y convencerlo para llevar a cabo su último proyecto, una cuarta película de Bernardo Arias arranca preguntándose qué es el arte aunque también preguntarse o reflexionar sobre los artistas, ideas sueltas que lo conectan de inmediato con el proceso de creación de una obra artística fuera de la órbita de los museos o el oneroso espacio de las galerías. Hablar de ese tipo de obras en una película sobre un cineasta poco conocido cierra con la incorporación de un artista de la talla de Antonio Pujía. Bernardo y Antonio se encuentran en la longevidad para charlar con jóvenes sobre el arte y la expresión de las emociones. Ambos viven en el umbral de la creación y de lo cotidiano, con sus cuerpos alcanzados por el paso del tiempo. Uno esculpe arcilla, a pesar del temblequeo de sus manos de trabajo, para sacar formas y el otro esculpe luz y tiempo cuando ordena las imágenes o dirige a través de Marcelo Goyeneche. El cineasta filma la vida y el arte o la vida por el arte en un homenaje sensible de dos grandes artistas que vuelven a existir gracias a la magia del cine.

O Processo, de Maria Augusta Ramos – Brasil, 2018 (137min) | Premiere Argentina
FIDBA 2018: El documental nuevamente en acción. 7

El juicio político a Dilma Rousseff en el 2016, mantuvo en vilo a la sociedad brasilera y a la prensa mundial por los distintos acontecimientos acaecidos durante un proceso tildado por los defensores de Dilma y del PT como un golpe de Estado para encontrar una forma de instalar en el poder al hoy presidente Temer y su reforma feroz en el sistema laboral. Las protagonistas de este documental que se instala en la comidilla política, en las bambalinas de un juicio polémico son mujeres: Dilma en el banquillo de los acusados, acusada por la oposición de haber violado la Constitución y por otro una Senadora de fuerte extracción católica que acusa. En el medio la directora María Augusta Ramos con una cámara testigo dentro del Congreso como en las calles por manifestaciones a favor y en contra de la ex presidenta.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here