Este viernes y sábado, continúa el “Ciclo de cine mexicano clásico”, que el Museo Nacional de Bellas Artes organiza en marzo y abril en el Cine Amigos del Bellas Artes (Av. Figueroa Alcorta 2280), con entrada gratuita.

La selección, curada por el crítico Leonardo D’Espósito, incluye diez películas que abarcan casi cinco décadas de la producción cinematográfica mexicana.

El viernes 22, a las 19, podrá verse El castillo de la pureza (1972), del gran Arturo Ripstein. Un hombre dedicado a los insecticidas encierra a su familia en una casa, que debe ser completamente limpia y pura. (Repite el sábado 13 de abril, a las 17.30).


En tanto, la única función de Maten al león (1976) se proyectará el sábado 23, a las 17.30. Ambientada en Arepa, una republiqueta ficticia, la historia incluye a un dictador, a quienes quieren desplazarlo y a un hombre disoluto que termina siendo candidato a presidente.

Por último, también el sábado, pero a las 20, se verá por única vez El rincón de las vírgenes (1972), de Alberto Isaac. Dos relatos de Juan Rulfo y el paisaje de Comala constituyen el eje del filme, más cercano a la picaresca que a la tragedia, sobre las aventuras de un curandero que usa el sexo y el placer como principios terapéuticos.

Respecto de la producción mexicana, D’Espósito analiza: “A partir del enorme crecimiento que esta cinematografía tuvo en los años cuarenta, se afianzó un auténtico sistema de estudios y un star-system propio que en poco tiempo logró un lugar principal en el universo hispanoparlante primero, e internacional después”. “El cine mexicano –agrega– tiene su centro en el melodrama, género que impregna todos los demás. Películas donde lo atávico y lo civilizado están en permanente tensión, donde lo trágico puede surgir en cualquier momento, pero donde no faltan la música, la vida vivida al extremo del deseo y las emociones, las ironías y el humor. Como pocos cines, el mexicano ha logrado resumir las constantes del subcontinente latinoamericano con una enorme precisión, pero ha trascendido lo local para tocar también temas universales”.

El ciclo se realiza en Amigos del Bellas Artes, con la colaboración especial de la Cineteca de México y el apoyo de la Embajada de México en la Argentina, la Secretaría de Cultura de México, la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, la Fundación Televisa, el Instituto Mexicano de Cinematografía, la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo y la Secretaría de Cultura argentina.

Las localidades gratuitas se distribuyen antes del comienzo de cada función, hasta colmar la sala. Ubicado a espaldas del Museo, el Cine Amigos del Bellas Artes tiene capacidad para 235 personas y está dedicado a la proyección de filmes que habitualmente no llegan a los espacios comerciales. En 2014, la sala fue restaurada con nuevas butacas, mejoras acústicas y técnicas, y una arquitectura moderna y confortable.

TODAS LAS PELÍCULAS DEL CICLO:

Enamorada (México, 1946)
Duración: 99 minutos.
Dirección: Emilio Fernández.
Con María Félix, Pedro Armendáriz y Fernando Fernández.

Durante la Revolución Mexicana, una historia de amor entre un general rebelde (Armendáriz) y una joven de alta posición y más alta voluntad (Félix). Todo el arte para la comedia y el melodrama de “El Indio” Fernández más la enorme capacidad para la composición con la luz de Gabriel Figueroa (uno de los dúos director-fotógrafo más importantes de la historia del cine) se conjugan en esta película que, como el mejor cine de México, permite el surgimiento sin subrayados y como telón de fondo de un contexto social y político preciso.
Funciones: sábado 6 de abril, a las 17.30; sábado 27 de abril, a las 17.30.

La otra (México, 1946)
Duración: 98 minutos.
Dirección: Roberto Gavaldón.
Con Dolores del Río, Agustín Irusta y Víctor Junco.

Dolores del Río era mexicana, pero antes de convertirse en una de las mayores estrellas del melodrama de su país, fue una gran estrella de Hollywood –casada incluso con el gran diseñador de producción Cedric Gibbons y luego nada menos que con Orson Welles, hasta que la dejara por otra latina, Rita Hayworth–. En México, fue aún más grande. Aquí Gavaldón, en un ejercicio de enorme barroquismo tanto en lo narrativo como en lo visual, compone un policial negro centrado en el asesinato de una mujer a manos de su hermana gemela. Un tour de force de la actriz y una obra maestra del género.
Funciones: sábado 27 de abril, a las 20.

Salón México (México, 1948)
Duración: 95 minutos.
Dirección: Emilio Fernández.
Con Marga López, Miguel Inclán y Rodolfo Acosta.

Si bien Emilio “El Indio” Fernández está identificado sobre todo con el melodrama rural, aquí cambia por la ciudad de México, su vida nocturna, sus conflictos larvales y su complejidad moral. Hay al mismo tiempo repulsión y fascinación en la historia de una mujer que trabaja en un club nocturno, a escondidas, para pagar los estudios de su hermana, y que es protegida por un policía y chantajeada por un proxeneta. De una tensión constante y emociones desaforadas –aunque siempre humanas, nunca increíbles– “Salón México” se asume desde el título como metáfora total y cumple con lo que promete.
Funciones: sábado 6 de abril, a las 20.

El castillo de la pureza (México, 1972)
Dirección: Arturo Ripstein.
Duración: 110 minutos.
Con Claudio Brook, Rita Macedo, Arturo Beristain y Diana Bracho.

Un hombre, dedicado a los insecticidas, encierra a su familia en una casa, que debe ser completamente limpia y pura. Claro que, como en toda película del gran Arturo Ripstein, lo trágico comenzará a alimentarse de ese universo claustrofóbico hasta que estalle de modos que son al mismo tiempo melodramáticos y, secretamente, satíricos. Con la colaboración en el guión de José Emilio Pacheco y la fotografía de Alex Phillips –quien, desde los años cuarenta, ayudó a redefinir la luz en el cine mexicano–, “El castillo…” es una película central para el cine contemporáneo.
Funciones: viernes 22 de marzo, a las 19; sábado 13 de abril, a las 17.30.

Maten al león (México, 1976)
Dirección: José Estrada.
Duración: 129 minutos.
Con David Reynoso, Jorge Rivero y Lucy Gallardo.
Las luchas por el poder político en América Latina son el objeto de esta película basada en la novela homónima del gran satirista mexicano Jorge Ibargüengoitia (su libro “Los relámpagos de agosto” sigue siendo la parodia definitiva de la “novela de la Revolución”). Ambientado en una republiqueta ficticia llamada Arepa, la historia incluye a un dictador, a quienes quieren desplazarlo y a un tipo disoluto que, por casualidad o no tanta, termina siendo candidato a presidente. El humor a veces asordinado de la película permite generar la distancia justa para entender una realidad política compleja.
Funciones: sábado 23 de marzo, a las 17.30.

El rincón de las vírgenes (México, 1972)
Dirección: Alberto Isaac.
Duración: 98 minutos.
Con Alfonso Arau, Emilio Fernández, Rosalba Brambila y Carmen Salinas.

Dos relatos de Juan Rulfo y el paisaje de Comala constituyen la columna vertebral de esta película, mucho más cercana a la picaresca que a la tragedia, sobre las aventuras de un curandero que usa el sexo y el placer como principios terapéuticos. Curiosidades de esta película amable y original: la protagonizan dos hombres que también se dedicaron a la dirección cinematográfica (“El Indio” Fernández y Alfonso Arau), y su mirada a contrapelo del melodrama rural clásico en esta cinematografía. Casi un juego.
Funciones: sábado 23 de marzo, a las 20.

Naufragio (México, 1977)
Dirección: Jaime Humberto Hermosillo.
Duración: 95 minutos.
Con María Rojo, Ana Ofelia Murguía y José Alonso.

Una de las primeras grandes películas de Hermosillo, “Naufragio” adapta las vueltas y revueltas del gran melodrama a un mundo mucho más contemporáneo. Hay un hombre desaparecido en el mar, una madre que lo espera, una joven que se enamora de él por el recuerdo de esa madre, una mala noticia y una reaparición, que tejen en total una obra donde se analiza cómo nacen –y cómo mueren– los sentimientos, sin por eso dejar de conmover al espectador. También una obra sobre la posibilidad de una fantasía, en un universo que no le reserva espacio.
Funciones: viernes 29 de marzo, a las 19, y domingo 28 de abril, a las 20.

Cadena perpetua (México, 1978)
Dirección: Arturo Ripstein.
Duración: 94 minutos.
Con Pedro Armendáriz Jr., Narciso Busquets y Angélica Chain.

El cuento es un policial negro: empleado de banco alguna vez ladrón, y policía que viene a extorsionarlo, obligándolo a volver a la mala vida. Pero Ripstein, que aprendió a construir una mirada casi entomológica como colaborador y admirador de Luis Buñuel, más el trabajo conjunto con el escritor y guionista Vicente Leñero, construye otra cosa mucho más compleja, más aterradora, más oscura y también –si cabe– más divertida: un juego de doble perspectiva sobre las emociones de los personajes y los lugares comunes del género que renuevan todo a la vez.
Funciones: sábado 30 de marzo, a las 17.30, y viernes 12 de abril, a las 19.

El lugar sin límites (México, 1977)
Dirección: Arturo Ripstein.
Duración: 110 minutos.
Con Roberto Cobo, Lucha Villa, Ana Martín y Gonzalo Vega.

La versión restaurada de esta obra maestra de Ripstein, basada en una novela del chileno José Donoso, muestra de modo esplendoroso la historia de un burdel de pueblo, de la decadencia de una sociedad y de las emociones absolutas y desbordadas personificadas en La Manuela, una travesti interpretada por Roberto Cobo y una de las criaturas más humanas de todo el cine del realizador. El director deja que las emociones de los personajes se adueñen de la puesta en escena y de una historia que, en su origen, tenía mucho más de satírico. De lo más intenso del cine del realizador, y el comienzo de su éxito internacional.
Funciones: sábado 30 de marzo, a las 20, y sábado 13 de abril, a las 20.

Veneno para las hadas (México, 1984)
Dirección: Carlos Enrique Taboada.
Duración: 90 minutos.
Con Ana Patricia Rojo, Elsa María Gutiérrez y Leonor Llausás.

Una niña escucha cuentos de hadas y misterio; desea que esos seres fantásticos tengan vida real; y en juego –o no tanto– infantil con otra niña, comienza a desarrollarse algo al mismo tiempo maravilloso y peligroso. Pocas películas como esta logran establecer el lazo entre el relato de hadas y el de terror (tan emparentados, aunque no se note) y este último ejemplo de la obra de Taboada, maestro del género de miedo en el cine mexicano, lo logra con limpieza y no poca belleza. Un film de gran efectividad narrado con un tempo hoy casi desaparecido.
Funciones: viernes 5 de abril, a las 18, y domingo 28 de abril, a las 17.30.

PROGRAMACIÓN:

MARZO

Viernes 22
19 h. El castillo de la pureza.

Sábado 23
17.30 h. Maten al león.
20 h. El rincón de las vírgenes.

Viernes 29
19 h. Naufragio.

Sábado 30
17.30 h. Cadena perpetua.
20 h. El lugar sin límites.

ABRIL

Viernes 5
18 h. Veneno para las hadas.

Sábado 6
17.30 h. Enamorada.
20 h. Salón México.

Viernes 12
19 h. Cadena perpetua.

Sábado 13
17.30 h. El castillo de la pureza.
20 h. El lugar sin límites.

Sábado 27
17.30 h. Enamorada.
20 h. La otra.

Domingo 28
17.30 h. Veneno para las hadas.
20 h. Naufragio.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here