Por Laura Pacheco Mora

Por el filme Ausencia de mí la cineasta Melina Terribili acaba de obtener el premio al Mejor Largometraje Documental en la Competencia Internacional de la 2a. edición de Ficsur Festival Internacional de Cine. El lauro fue la excusa perfecta para esta jugosa charla que mantuvo generosamente con CineFreaks. Por otra parte, los muchos interesados en la mítica figura del cantautor uruguayo Alfredo Zitarrosa podrán acceder a tan interesante material en breve: Ausencia de mí tiene pautado su estreno para el 25 de abril próximo.

Laura Pacheco Mora: -Primero, felicitarte por el premio y con respecto a Ausencia de mí… ¿qué te motivó a contar lo que vivió Zitarrosa y en general dónde y cómo encontrás motivación que te conduce a la necesidad de documentar una historia?


Melina Terribili: –Muchas gracias. Con Zitarrosa la primer motivación viene de mi infancia, en la casa de mis padres, artistas plásticos, vinculados al movimiento cultural y político de los años 70, donde se escuchaba su voz. Tiempo después me reencontré con su obra, tendría yo 20 años, y quedé impactada, pero no fue sino bastante tiempo después que empecé a leer sobre su historia, y allí decidí hacer la película. Lo que venía escuchando en su obra, cobró una dimensión fuertísima al conocer su historia y viceversa. Su coherencia, su lucidez política, su sensibilidad. ¿Cómo encuentro motivación? Creo que es algo muy complejo que nos debe pasar a todos en el proceso de creación. Es como que algo se enciende de golpe, que responde a muchas cosas antiguas, no es fácil, al menos para mí, que un tema sea motivación para hacer una película. Ese algo debe responder a muchas cosas internas y al mismo tiempo externas. Tiene que ver con quién soy yo, pero también cómo es el mundo que me rodea, al menos mi punto de vista. Y ese algo debe ser la materia prima, la motivación inicial para contar algo sobre ese mundo que me rodea, aportar algo nuevo, puede gustar o no, pero aportar. Crear un debate, una reflexión, una movilización en quién lo ve. Generar preguntas.

LP: -Me encantó el nombre, muy atinada y adecuada su elección; fue difícil ponerle un nombre a tu peli porque Ausencia de mí, es perfecto! ¿Recordás cómo nació?

MT: –El nombre es muy curioso cómo surgió, la película originalmente se llamaba Hago falta, que es uno de los poemas de Guitarra negra que más alude al exilio. Y se llamó así por largo tiempo. Pero en la etapa de desarrollo, Julieta Linares, amiga y traductora me tradujo la carpeta al inglés y me dijo: “No existe traducción para Hago falta. No es un témino que en inglés pueda trasladarse tal cual. Yo lo traduciría como Absence of me”. Y a mí me encantó, ahí mismo pensé en cambiarle el título, pero no lo hice hasta la etapa de montaje cuando en una charla con la montajista, Valeria Racioppi, y ya con la película claramente delineada en el exilio, dijimos que era el titulo perfecto. No sólo por lo que significa, sino por su resonancia, hasta por el orden de su palabras, es tan fuerte. Y no deja de ser en primera persona, que es el lenguaje que plantea la película.

LP: -Siendo una observadora tan detallista y sensible… ¿cómo estás viviendo este momento social a nivel mundial, nacional y del cine argentino en particular? ¿Qué es lo que más te duele de la realidad que te rodea?

MT: –A nivel social y mundial veo por un lado un mundo que da miedo, personas con poder totalmente desquiciadas, psicópatas y crueles, capaces de cualquier cosa, el caso de Trump, Bolsonaro o Macri. Ya no se trata de un sistema capitalista, que bien podría ser una sistema humanizado, como pasa en algunos países del mundo capitalistas, se trata de sistemas con una violencia social, económica, racial y política que son propias de una involución humana. Veo un poder económico en manos de pocas personas que van por todo. Que necesitan que muera gente en el mundo porque sobran. Porque no les interesa nada. Veo un saqueo del planeta, de los recursos naturales que es preocupante. Y por otro lado veo una fuerza nueva política, esclarecedora, vital, que es el movimiento de mujeres en el mundo. Eso me da esperanza. Porque el movimiento de mujeres no viene sólo a luchar por la igualdad de derechos y la diversidad de género, sino también trae consigo valores humanos universales fundamentales. En relación al cine, creo que es momento de lucha en defensa de las enormes conquistas logradas desde el 2003 hasta el 2015, en término de equidad, de calidad y de diversidad del cine argentino, de puestos de trabajo, de fortalecimiento de la industria y de nuestra cultura. El cine argentino es multipremiado en el mundo. Es un orgullo. Y lo que está pasando ahora es lo mismo que sucede en el país pero a escala menor. Hay nuevos y múltiples obstáculos para reducir el acceso a que las personas que pueden filmar en Argentina. Las condiciones son tan altas que muchas personas ya no podemos acceder a un presupuesto más digno para filmar, podemos acceder a la vía más baja de producción, la vía digital, considerada hoy una vía menor por ser películas de bajo presupuesto y documentales. Por ejemplo las vías digitales ya no tienen el mismo derecho a estrenar en sala que otras vías como antes ocurría. Ni hablar de la calidad de la película que nunca está en tema. El presupuesto de una película no asegura que una película sea buena o mala. Hay películas (muchas) que cuestan varios millones y son muy malas. Lo que sí garantiza que una buena película tenga un presupuesto adecuado, es que esa película no corra el riesgo de perder calidad o de frustrase por problemas de producción, y también que pueda pagar los salarios correctos. De todas formas creo que en relación a la gravedad de conflictos que hay en nuestro país, el cine es uno más y no es el más urgente; la pobreza, la gente sin trabajo, la mortalidad infantil, la deuda externa, en fin.

LP: -Sos Directora, Productora, Fotógrafa y Camarógrafa… ¿Cuál de todos estos roles te define más, cuál disfrutás más, o con cuál te sentís como pez en el agua?… Y a su vez… ¿Cómo convive la mujer que sos, con la Cineasta?

MT: -Cuando produzco lo hago siempre en calidad de productora asociada ya que considero que cada persona en el rol que sabe. Yo de producción sólo sé por sentido común, pero odio hacer cuentas, entregar planillas, hacer contratos, etc. Disfruto mucho dirigiendo y haciendo la fotografía y la cámara, esto último, tanto para mí como para otros. Yo cuando pongo el ojo detrás del lente siento que se enciende un mundo, es un sentimiento mágico. Aunque suene cursi. Todo eso que sucede es en ese encuadre que uno elige, que recorta, dejando afuera todo el resto, es el mundo nuevo creado por uno, y eso es muy potente. Creo que ahí las personas que están siendo filmadas saben intuitivamente esto, y lo sienten, hay una comunicación invisible, ahí es donde ocurre el milagro, eso que uno dice, esto es cine.
En relación a la mujer no lo pienso mucho, no lo puedo dividir, nunca me lo planteé conscientemente. Creo que soy muy detallista y sensible con todo lo que hago en el sentido del respeto, nada me es indiferente, todo vale un cuidado importante para mí. Me gusta ser mujer y ocupar roles técnicos y cabezas de equipo como se les llama, algo que se está discutiendo en el foro de mujeres cineastas debido a la increíble inequidad que existe entre las mujeres y hombres que ocupan estos roles. Si tendría que decir algo, le diría a las mujeres que ocupen esos roles, que no den un paso atrás, que no se dejen condicionar por nada ni nadie. Que concreten sus deseos y sus proyectos.

LP: -Cómo definirías tu estilo fotográfico, influyó tu temprana formación artística y tu proveniencia familiar? (Excelente fotografía en Ausencia de mí, comentario al margen).

MT: –Qué difícil poner en palabras la imagen ¿no?. Influyó muchísimo mi infancia, te diría que todo. Soy hija de artistas plásticos y dibujo y pinto desde los 3 años. En la adolescencia lo abandoné, y me empecé a sentir atraída por la fotografía. Empecé con la foto blanco y negro. Sacaba y revelaba en mi casa. Sacaba fotos documentales, en la calles, retratos humanos documentales, eso me fascinaba. Mi viejo retrató también desde la pintura infinitos retratos humanos sociales y políticos, mi vida estuvo rodeada de imágenes, de colores, de paletas y pinceles manchados de pintura, de rostros, de luces y sombras dibujadas. Tuve una infancia maravillosa. Mi estilo fotográfico, creo, me animo a decir, que se ancla más en lo narrativo, sin descuidar nunca el encuadre y la luz en lo posible, pero si lo tengo que descuidar lo hago, me importa lo que cuenta la cámara más que la prolijidad estética.

LP: – ¿Por qué elegiste el formato Documental como manera de expresión?

MT: –Porque es infinitamente más interesante y enriquecedor que la ficción. Es mi modo de ver. El documental es un ensayo permanente. Es como la arcilla o el barro, cada uno lo moldea como exactamente quiere, sin limitaciones de forma. Es más libre, más creativo. Está en constante transformación. Además uno sigue creando hasta el último segundo en que cerrás el montaje. Me gusta trabajar con la realidad, luego esa realidad siempre es manipulada, en el buen sentido, y puede dialogar con la fantasía, pero la materia prima es la realidad, y para mí no hay cosa más fascinante que esa.

LP: -Cuando llega ese momento de verdad, de sinceramiento con uno mismo antes de conciliar el sueño…  ¿qué significa para Melina Terribili ser quién es, lograr todo lo que logró en tan poco tiempo y sobretodo, ser premiada por ello? Es decir, ¿cómo vivís este momento en el que acabás de recibir un premio por un trabajo que al verlo en pantalla grande, transmite que le pusiste tu corazón?

MT: –Muchas gracias, mi papá decía que si el arte no conmueve no pasa nada, que la función principal del arte es esa, conmover a quién se para frente a la obra. Puede ser intelectualmente brillante pero sin corazón… Siempre creí en eso. Lo otro que me preguntás, sólo me da alegría, estoy muy agradecida y es un estímulo, pero yo siempre creo en el trabajo duro. En el esfuerzo, no hay nada regalado, quiero decir, esto es muy lindo, pero hay que seguir.

LP: – ¿Cuáles son tus proyectos y sueños a cumplir a largo plazo? Actualmente está en desarrollo Recuerda.

MT: –Recuerda es donde tengo ahora puesta toda mi energía creativa, mi corazón, mis dudas y certezas, todo lo que conlleva un proceso creativo. Algunas noches de insomnio. Es una etapa que me encanta, la de “descubrir” de a poco la película que uno imagina. Recuerda está basada en la muerte de mi padre. Es un ensayo fílmico sobre los recuerdos, la muerte, y la creación como un acto vital ligado a la vida.

LP: – ¿Qué le dirías a una persona que sueña con ser Cineasta, pero está desalentado y considera que es imposible concretarse, sobre todo en Argentina?

MT: –Que hay que crear, que hay que trabajar incansablemente y luchar por los derechos adquiridos. Hoy por hoy, aún podemos seguir haciendo cine. Que se sumen a las asambleas para estar informados, que presenten proyectos, que crean en su trabajo. Que nadie les quite las ganas de crear. Que además son la generación futura que registrará la huella de su historia o de la nuestra pasada y eso es muy importante.

LP: -“Hacer cine es un lujo o ir al cine hoy en día es darse un lujo”… frases que escuchamos cotidianamente… ¿Qué sentís al respecto como hacedora y espectadora? ¿Estás de acuerdo? ¿Qué debería cambiar?

MT: –Hacer cine es un proceso que lleva etapas. Primero hay que formarse, no necesariamente en escuelas o carreras tradicionales, pero hay que saber cómo hacer una película en sus aspectos básicos. Luego todo lo demás es creación y trabajo. Hoy por hoy el INCAA es la entidad a través de la cual se financia el cine argentino, entidad que se autofinancia, aclaramos siempre por las dudas, y bueno, como contaba antes, las puertas se hicieron más estrechas y se han creado obstáculos haciendo difícil el acceso sobre todo a las personas que recién comienzan, concentrando los recursos en cuatro o cinco grandes productoras, pero no significa que en un futuro esto no pueda cambiar, y eso no significa que no puedan hacer su primer película, es decir, es más complejo, es por concurso donde las posibilidad se achican, pero a la larga se tienen que dar. No hay que bajar los brazos. Ir al cine en cines comerciales o en cadenas como Hoyts es una locura, es un negocio haciendo inaccesible el acceso al cine. Por suerte los espacios incaa son accesibles y algunas salas de cine arte como BAMA Lugones o Cosmos, cobran una entrada intermedia.

Agrego que la película tuvo su estreno mundial en IDFA (International Documentary Film Festival Amsterdam) en Competencia Internacional, donde tuvo seis funciones, una para la prensa y cinco para el público, en Noviembre de 2018. Luego su pre estreno en Uruguay fue en el marco del 70º Anversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos en el Teatro Solís de Montevideo el 11 de Diciembre de 2018. Y se estrena en Argentina el 25 de abril. Espero que a través de la película las generaciones jóvenes puedan acercarse a Alfredo Zitarrosa y a un momento puntual de nuestra historia latinoamericana.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here