Por Pablo Arahuete 

Hoy a las 18 hs. en El Cultural San Martín (Sarmiento 1551), en el marco de la sexta edición del Festival Internacional Construir Cine, el influyente artista y cineasta británico-japonés Keiichi Matsuda brindará una charla abierta en la que abordará las implicancias de los avances tecnológicos en la vida cotidiana y laboral de los trabajadores y de su propio quehacer como realizador audiovisual (inscripción en www.construircine.com).

Gracias al apoyo del British Council y en asociación con Mutek.Ar, se llevará adelante Construir Cine Domo, donde Matsuda presentará sus cortos Merger Hiper-Reality, dos experiencias cinamatográficas inmersivas que serán parte de la sección “Tecnología e Impacto Social” que reflexiona sobre el futuro del trabajo y su relación con las nuevas tecnologías y la inteligencia artificial. La experiencia se realizará en un domo especialmente instalado para el festival.


keiichi Matsuda invitado de lujo en Construir Cine 2

Reseña de Hyper Reality por Pablo Arahuete

Más allá de la experiencia inmersiva aquello que nos propone este cortometraje de Keiichi Matsuda responde a una idea sobre los nuevos modos de esclavitud, o estrategias invisibles para hacer del eje capitalista el caldo de cultivo para instaurar la dependencia consumista en las sociedades y con la frontera ya superada de la interactividad virtual. Si la virtualidad se expande hacia modelos de consumismo de productos transformando cada realidad individual en una góndola gigante donde cada elemento tiene un valor y un costo para alcanzarlo, eso conlleva a reflexionar sobre los valores de la libertad y libre albedrío, paradigmas que se rompen cada vez que se piensa en la escasez de recursos en un planeta sobrepoblado.

Reseña de Mergen por Pablo Arahuete 

Este cortometraje de tan sólo 4 minutos es una verdadera muestra -con cierta ironía- de la aplicación tecnológica con una meta de rendimiento laboral y rentabilidad por encima de las necesidades básicas de cualquier trabajador que se vea sometido a las leyes de la competitividad del capitalismo más acentuado. Mientras en diferentes partes del mundo desarrollado se vislumbra la mayor falla de un sistema, en otras partes aún por alcanzar ese ansiado salto ya se conoce de antemano la palabra exclusión como moneda de cambio y redundancia de viejas problemáticas que atan cualquier expresión diferente con miras a un presente menos sombrío.

keiichi Matsuda invitado de lujo en Construir Cine 3

Nuestra entrevista Exclusiva con el documentalista Keiichi Matsuda (en Español e Inglés)

Pablo E. Arahuete: -¿Considera usted que la inteligencia artificial es inteligente?

Keiichi Matsuda: -Los medios de comunicación a menudo han retratado el máximo potencial de la inteligencia artificial que pueda convertirse en humano. Creo que esto es muy narcisista. La inteligencia artificial puede llegar a ser un día sensible, o puede que eso no suceda; Para mí, esa es una cuestión puramente filosófica. Hoy en día, la I.A puede aprender, adaptarse, propagarse, hacer negocios, competir y recordar. Su potencial para cambiar nuestra sociedad es enorme, incluso sin ser “inteligente” en el sentido humano. Para mí, la pregunta más interesante es si la I.A podría estar viva. Exhibe muchas de las propiedades de la vida, aunque sin forma biológica.

P.E.A: -Do you consider that artificial intelligence is intelligent?

Keiichi Matsuda: -Popular media has often portrayed AI’s ultimate potential as becoming human. I think that this is very narcissistic. AI may one day become sentient, or it may not; to me, that is a purely philosophical question. AI today can learn, adapt, propagate, trade, compete and remember. Its potential to change our society is enormous even without it being ‘intelligent’ in the human sense. To me, the more interesting question is if AI could ever be alive. It exhibits many of the properties of life, albeit without biological form.

P.E.A: -¿Puede ser la tecnología aplicada al consumo una nueva forma de esclavitud?

Keiichi Matsuda: -Hemos entrado en la era del capitalismo de vigilancia, caracterizado por las redes sociales, big data, redes de sensores, ciudades inteligentes y la Internet de las cosas. Combinados con medios inmersivos, estamos en el proceso de inventar la red de vigilancia más completa jamás concebida.
Dentro de nuestro sistema económico actual, esto puede llevar fácilmente a formas extremas de manipulación y control, una en la que estamos reducidos a consumidores y productores mecanicistas. Pero la tecnología también nos ofrece nuevas formas de creación, la capacidad de trascender nuestro contexto inmediato y la capacidad de subvertir los sistemas existentes para bien o para mal.
La tecnología en sí misma sólo puede ser juzgada por su capacidad de cambiar nuestro mundo. La forma en que cambia el mundo se define por los sistemas bajo los cuales se desarrolla. Como diseñador, creo en nuestra capacidad como seres humanos para definir el futuro que queremos. Para hacer esto, no debemos usar la tecnología de chivo expiatorio, sino trabajar hacia un nuevo sistema de creencias que pueda desafiar al capitalismo de consumo y al culto de la productividad.

P.E.A: -Can it be seen today? Is technology applied to consumption the new form of slavery?

Keiichi Matsuda: -We have entered the age of surveillance capitalism, characterised by social media, big data, sensor networks, smart cities and the internet of things. Combined with immersive media, we are in the process of inventing the most complete surveillance network ever conceived.
Within our current economic system, this can easily lead to extreme forms of manipulation and control, one where we are reduced to mechanistic consumers and producers. But technology also offers us new forms of creation, the ability to transcend our immediate context, and the ability to subvert existing systems for better or worse.
Technology in itself can only be judged in its ability to change our world. How it changes the world is defined by the systems that it is developed under. As a designer, I believe in our ability as humans to define the future we want. To do this, we must not scapegoat technology, but instead work toward a new belief system that can challenge consumer capitalism and the cult of productivity.

P.E.A: -¿Considera usted que el comportamiento humano es predecible desde la lógica de un algoritmo?

Keiichi Matsuda: -En gran medida sí. Los poderes predictivos de la inteligencia artificial son su gran fuerte. La economía del comportamiento nos ha mostrado ser depresivamente predecibles. Pero la I.A nunca podrá comprender completamente el comportamiento humano, ya que carece de un atributo humano vital: la capacidad de soñar. La IA es tan buena como la información que tiene, y esa información es solamente histórica. No puede funcionar para un futuro mejor. No puede inspirar esperanza, o incitar al cambio por sí mismo. No debemos rendirnos a la apatía, ya que todavía tenemos que continuar con el control sobre nuestro propio destino.

P.E.A:  -Do you consider that human behavior is predictable from the logic of an algorithm?

Keiichi Matsuda: -To a great extent yes. The predictive powers of AI are its great strength. Behavioural economics has shown us to be depressingly predictable. But AI will never be able to fully understand human behavior, as it lacks a vital human attribute: the ability dream. AI is only as good as the data it has, and that data is all historical. It cannot work for a better future. It can’t inspire hope, or incite change by itself. We must not surrender to apathy, as we are still very much in control of our own fate.

 

Traducido por Julio Nakamurakare

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here