Por Diego Alejandro Liberotti 

Quizás Succession que cuenta ya con dos temporadas, pueda pasar un tanto desapercibida entre tantas ofertas de series en streaming, la mayoría más marketineras y que entran solamente por los ojos.

Como su nombre indica, si bien hay muchísimas historias y subtramas en el programa, la trama principal de Succession, es la de una sucesión. A quién va a dejar al mando del emporio mundial Waystar Co el magnate Logan Roy.


La familia es el motor de la trama. Cada integrante de la familia es un show aparte. Uno de los puntos altos de la serie es lo bien delineado que están los personajes. Todo está entramado para que en algún momento del show se luzcan de alguna manera.

Personajes, egos y otras curiosidades

Succession: El verdadero "Juego de tronos" 1

Por un lado, están los hijos. Tenemos a Kendall, excelentemente interpretado por Jeremy Strong. Es el heredero ideal porque se perfila como el más preparado para tomar las riendas del imperio, pero su inestabilidad emocional y su vida privada le juegan en contra.

Roman Roy, el hermano menor de Kendall, interpretado por un sólido Kieran Culkin. Todo lo que tiene de seriedad Kendall lo tiene en desparpajo Roman. Detrás de esa persona poco preparada para los negocios y totalmente irresponsable se esconde una mente muy fría, perversa y ambiciosa.

Shioban Roy es otro personaje fuerte en la serie, interpretada por Sarah Snook. Hermana de Kendall y Roman. Al principio parece un personaje que no va a influir mucho en la trama, pero luego va cambiando. Tiene mucha inteligencia y preparación, pero también mucha repulsión por las miserias que genera la ambición de poder. No trabaja para la empresa, más bien la odia, pero cuando ve afectados sus intereses muestra las garras y es una auténtica Roy.

El otro hijo es Connor Roy, interpretado con solvencia por Alan Ruck. Es el hijo mayor pero no tiene injerencia en la empresa, sólo pertenece al directorio por ser descendiente de Logan. Es un personaje que aporta más variedad ya que está un poco alejado de la trama principal y genera dosis de humor y desenfado. Es muy fácil lograr empatía hacia él.

Mención aparte merece la nueva mujer del patriarca de la familia, Marcia Roy, interpretada con mucha efectividad por Hiam Abbass. Un personaje misterioso e hipnótico que va dar mucho de sí con el correr de la historia.

Succession: El verdadero "Juego de tronos" 2

Los parientes políticos tampoco se quedan atrás en este show de hipocresía. Actúan sosteniendo la historia y dan pie a muchísimas escenas cómicas aunque también dramáticas.

Hay una dupla de perdedores que es un delirio. Por un lado, tenemos a Greg Hirch, interpretado por Nicholas Braun. Es el sobrino de Logan y no entiende nada del mundo de los ricos pero tiene ambición. Su mezcla de inocencia con astucia da para muchos momentos hilarantes.

La pareja de Shioban Roy, Tom, interpretado por un gran Mathew Macfadyen, está simplemente genial. No es del agrado de Logan porque piensa que no está a la altura de su hija por su origen pueblerino y sus modos un tanto toscos. Es un personaje al que lo hacen sufrir bastante y hasta la propia Shioban lo utiliza para sus planes, no obstante tiene una gran fortaleza y simpatía y todo lo que le falta en inteligencia lo pone en esfuerzo y dedicación. Junto con Greg hacen escenas antológicas.

Y para la frutilla del postre, el protagonista de la serie, Logan Roy, interpretado bestialmente por el prestigioso Brian Cox. Al principio, los productores pensaron en él solamente para una participación especial, pero al ver lo bien que funcionaba el personaje quedó como regular en la serie. Si bien al comienzo parece una interpretación un tanto caricaturesca de un viejo cascarrabias, son los matices los que llevan al crecimiento del personaje. Tiene mucha sabiduría, experiencia y poder, por eso es muy desconfiado y en algunos momentos genera empatía, calidez y carisma arrollador, que lo hacen poco menos que adorable.

Fríamente calculada

Succession: El verdadero "Juego de tronos" 1

Todo está muy bien pensado. El humor es sutil e inteligente. Los momentos emotivos surgen por sorpresa. Y la historia de poder empresarial está genialmente tratada. Con mucha honestidad y reflejado con la actualidad de los negocios en un mundo totalmente cooptado por el capitalismo salvaje. Gran parte de la gracia de esta serie es su autenticidad. Todo lo que ocurre se ve o se siente real. Te metés de lleno en la historia. Eso ocurre, por lo general, cuando hay un guion muy sólido y gente muy talentosa alrededor.

Detrás de este culebrón de ricos y poderosos está Jesse Armstrong, creador de Veep, una genial serie que trata los pormenores de una vicepresidente de los Estados Unidos y que con mucho humor corrosivo desnuda la política y el poder. En definitiva, Succession es una bocanada de aire fresco para los que buscan una historia atrapante de egos e intrigas palaciegas, pero también distendida por sus toques de humor y su desfachatez.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here