Por Pablo Arahuete

Indagar sobre los miedos cuando uno delega en extraños determinadas responsabilidades que involucran los vínculos más importantes es el conflicto que sobrevuela El cuidado de los otros, segundo opus de Mariano Gonzalez. Hablamos con el de esta nueva experiencia de contar en imágenes.

Pablo. E. Arahuete: – Teniendo en cuenta la buena recepción de Los globos, ¿Cuáles eran los temores de llevar a cabo una segunda película y cuál fue el disparador inicial?


Mariano Gonzalez: –Creo que en Los globos uno por ahí contaba con cierta inocencia, que a veces cuenta como a favor, porque uno es un poco inocente en lo que está haciendo, no conoce bien lo que va a terminar de contar en este caso una película cuando es una ópera prima. Y en cuanto a esta película (El cuidado de los otros) ya sí teniendo la experiencia de la anterior y lo que generó la película, a mí también me ayudó mucho a entender varias cosas y a completar la película. Al ver el trabajo que habíamos hecho, no sé si temores, la verdad es que siempre trato de trabajar con mucha sinceridad, verdad y aceptación de lo que puedo hacer. No me presiono ni me exijo algo, sino que quiero trasmitir algo a través de una película y soy sincero con eso después, bueno, los resultados ya no dependen de mí, lo que si depende es verla y decir podemos hacer la película que está escrita en ese papel, así que no tenía grandes temores pero si obviamente tengo como cierta incógnita de qué pasará con esta nueva película.

Y el disparador creo que también fue seguir indagando sobre los vínculos entre los niños y los adultos. Fue por ahí, vamos a una situación que pensé si algún día me pasara. A mí hijo lo cuidaba una chica, que no es como la del film, pero bueno cuando uno escribe, la cabeza ficciona e imagina y arma un mundo como todas las personas lo deben hacer, nosotros tememos la posibilidad de plasmarlo y contarlo a través de una película. creo que de ahí se disparó cierta situación y empecé a indagar sobre eso.

Mariano Gonzalez: Mostrarlo todo debilita y genera pasividad en el espectador 1

P.E.A: -¿Cómo llega Sofia Gala Castiglione a sumarse a este proyecto y a aceptar el protagonismo de este drama intenso?

Mariano Gonzalez: – Sofía llega al proyecto cuando ya estaba bien escrito y cuando con el productor de la película empezamos a hablar sobre posibilidades de actrices, me habla de Sofía, yo veo Alanís, la película de Anahi Berneri, me gusta mucho su trabajo. Si bien no tiene nada que ver el personaje que interpreta allí en Alanís, con el personaje en El cuidado de los otros, había algo del estar, de una cierta sensibilidad que a mí me gustó mucho en su trabajo. Le acercamos el guión, le gustó, y nos juntamos a charlar en su departamento para empezar a trabajar.

Mariano Gonzalez: Mostrarlo todo debilita y genera pasividad en el espectador 2

P.E.A: -Construiste toda una atmósfera de tensión y dramática a partir de un hecho banal y accidental pero más aún desde todo lo que no se ve, ¿Cuánto de esos momentos estaban organizados desde la estructura narrativa en el guion y como se potenciaron desde la performance de Sofía Gala?

Mariano Gonzalez: -Bueno, si bien puede ser un hecho cotidiano, que puede suceder accidentalmente algo conocido como el que se cierre una puerta, creo que después hay otro hecho que me parece no es tan banal y ahí es donde se plantea la película. En el guión está escrito y va marcando esa tensión, esa asfixia, ese suspenso que uno puede ver en la película porque hay algo que va sucediendo y lo que no se ve, me parece que también es lo que genera al espectador estar muy atento y pensante, y queriendo ver. Uno quiere ver todo en la vida. Por eso, me parece que una buena  elección pasa por ahí, y que a mí me resulta para contar mejor una película, que todo no se puede ver. Hay lugares comunes, trillados, estamos acostumbrados a que nos muestren. Me parece que en un punto eso debilita y genera cierta comodidad o pasividad en el espectador. Entonces, creo que hay una búsqueda de no mostrar todo, sino de elegir en este caso a Sofía que es la que va narrando y va viviendo todo lo que pasa.

P.E.A: -¿Cuánto te aporta el montaje en tu estilo de filmar estas historias de angustia en un entorno que lejos de aliviar, asfixia?

Mariano Gonzalez: – En mi caso, el montaje aporta lo que tiene que aportar. Lo que hace el montaje es una escritura o re escritura muy importante de lo que vamos a ver. Si bien el guion nunca es para mí sólido y a respetar, porque necesitamos en el montaje romper con esa estructura para también ver el ritmo, los tiempos y todo lo que sucede. Un minuto en el cine es un montón. En un papel uno puede leer e imaginarlo pero bueno ya cuando está en su máxima expresión que es la pantalla, el montaje es fundamental y mis dos películas las trabajé con Delfina Castagnino, hay algo que ella entiende de mi escritura, y además aporta bastante desde su mirada que rompe un poco con la mía. Desde ahí vamos trabajando y se genera para mí algo muy interesante.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here