internet aficheTítulo: Internet junkie
Dirección: Alexander Katzowicz
Clasificación: No disponible
Duración: 91 minutos
Género: Comedia, Drama
Distribuidora: Independiente
Origen: Argentina, México, Israel
Año de realización: 2015
Fecha de estreno: 08/10/15
Intérpretes: Antonio Birabent, Ángela Molina, Nicolás Baksht, Paula Carruega, Nicolás Mateo, Tania Olhovich, Mijal Katzowicz, Arturo Ripstein.

Puntaje: 7 (siete)

Por Pablo Arahuete


Internet junkie: A un sólo clic

Sin lugar a dudas, el fenómeno de la Internet y los cambios de hábito que genera en las sociedades trae aparejado para el cine un nuevo problema en base a los alcances narrativos. Soledades, alienación y la virtualización que invisibiliza cada vez más los cuerpos son los elementos más comprobables al tomar cualquier historia donde el chat, por ejemplo, se utiliza para que avance el relato en un diálogo sin palabras, o como subtexto que posibilita el desarrollo más profundo de los personajes.internet foto2

Ejemplos de estos recursos hoy por hoy hay muchos, con diversas calidades y resultados, inclusive como parte de un subgénero, que día a día se interconecta con los géneros más puros. Internet junkie es la ópera prima de Alexander Katzowicz y apela al recurso de la virtualidad como puesta en escena frente al de la realidad como su contrapunto para abordar cinco relatos, donde el denominador común es la dependencia de los personajes al uso de la computadora.

Además en cada historia, las búsquedas y las carencias individuales ocupan el foco de atención, aunque el tono del film no es del todo melodramático –en definitiva se trata de historias con hondo contenido dramático- sino que equilibra con apuntes humorísticos o apela al recurso narrativo de la exageración como marca, sin necesidad de subrayados en los diálogos o en los conflictos.

Así las cosas, Argentina, México e Israel son los escenarios en los que los personajes ocupan el espacio, ya sea desde una computadora notebook hasta el uso de celular u otro dispositivo para entrar en el juego del anonimato y así establecer diálogos virtuales, muchos de ellos relacionados con el sexo.

A esos encuentros virtuales se les yuxtaponen las realidades de cada uno, también el sexo en primer plano de forma contrastante con todo aquello que se juega desde el anonimato o el avatar que no necesita identidad, ni siquiera un rostro auténtico.

internet foto1De las historias volcadas en pantalla, la más atractiva es la protagonizada por Antonio Birabent, quien bajo la falsa personificación de un militar en actividad, consigue seducir a diferentes mujeres y crearse así una vida mentirosa en la que su desempeño en la guerra en medio oriente ocupa el centro de atención. El sexo virtual como trabajo para ganar unos billetes extras forma parte de otra historia protagonizada por una pareja de novios jóvenes en la que el realizador aplica la ironía y una solapada crítica a la superficialidad de la sociedad en general.

Tal vez, la historia más fuerte desde el punto de vista dramático, es aquella en la que el director mexicano Arturo Ripstein y la actriz española Ángela Molina interpretan a una pareja de ancianos en un geriátrico, a quienes su hija ha dejado depositados en una actitud de completa desatención, producto de la alienada vida frente a la pantalla.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here