Por Luis Pietragalla

El arco es una película de relaciones cerradas que transcurre en espacios abiertos, lo que hace menos asfixiante sus características.

En un barquito anclado en el medio del mar, donde son llevados por su anciano dueño pescadores aficionados que lo contratan, viven éste y una joven adolescente, prácticamente sin cruzar palabra, desde hace diez años; el espectador nunca escucha sus voces, ya que lo poco que hablan, son susurros en el oído.


Él cuenta los días que quedan hasta la boda, para la que atesora los elementos del rito (ropas, copas, etc.). Aquellos clientes que osan propasarse con la chica son advertidos por las flechas que lanza el hombre con su arco multipropósito, ya que también lo emplea como instrumento musical; ella ha aprendido esas destrezas y tiene la misma habilidad de su maestro.

El arco: Los símbolos y el síndrome de Estocolmo 3

Es clara la intención del guionista y director Kim Ki-duk, el mismo de Primavera, verano, otoño, invierno… y otra vez primavera y de Hierro 3, de construir una parábola, fábula, metáfora o -peor aún- alegoría sobre, entre otros temas, la dignidad humana, los límites entre el deseo oculto y la realidad, los celos, el miedo a la soledad y el doble discurso: él es simultáneamente ‘padre’ y secuestrador de ella, quien parece estar conforme con la situación y da muestras de quererlo (es el llamado síndrome de Estocolmo, donde la víctima se enamora de su raptor).

Como se puede prever, un día ese equilibrio será roto, lo que llevará a un final, que para algunos será de simbolismo profundo, donde el realizador se muestra capaz de sintetizar con pocos elementos la resolución del conflicto. Aunque, para otros, sólo será una alegoría elemental y simplista, saborizada según (supuestas) antiguas tradiciones del lejano oriente.

Hasta promediar la duración de El arco, el clima que se crea es interesante, ya que quien tiene a su cargo el filme sabe cómo hacerlo; lo descriptivo es lo más feliz del filme: personajes, climas, encierros de los personajes en sí mismos juegan en contrapunto con espacios enormemente abiertos. Su punto máximo tal vez sea el juego de la muerte de la pareja que va unido al rito de adivinación del futuro.

Pero, es en la resolución de la historia donde la propuesta flaquea, más allá de que esté manejada con la habilidad de un artista que conoce de cine.

En fin, las películas son objetos opinables.

El arco: Los símbolos y el síndrome de Estocolmo 2Título: El arco.
Título Original: Hwal.
Dirección: Kim Ki-duk.
Intérpretes: Jeon Seong-hwan, Han Yeo-reum, Seo Ji-Seok y Jo Seok-hyeon.
Género: Drama.
Clasificación: no disponible.
Duración: 90 minutos.
Origen: Corea del Sur/ Japón.
Año de realización: 2005.
Distribuidora: Alfa Films.
Fecha de Estreno: 18/01/2007.

Puntaje: 6 (seis)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here