Por Pablo Arahuete

Si bien es indudable que estamos frente a una anomalía como película romántica también resulta debatible si Un amor inseparable es realmente una propuesta lo suficientemente sólida como para generar premios al nivel del reciente Critic Choice Awards. En el tono de los cada vez más de moda dramas con gente común, que procuran agregar dosis de comedia para evadir la pátina de solemnidad del ya caduco melodrama a secas, se respira en el conjunto de este nuevo intento de mostrar las diferencias culturales entre Oriente y Occidente y los conflictos de la tradición y libertad individual, un estilo que ya tiene sello, nombre y apellido: Judd Apatow. Y en este caso, además la idea de enfatizar que se trata de un hecho real agrega algo de curry para que el pollo se encuentre a punto.

La metáfora culinaria no sólo ayuda a contextualizar la historia de chico pakistaní que vive en Estados Unidos y procura adaptarse a la idiosincrasia yankee, a sabiendas que tal afrenta lo pone contra las cuerdas en relación a los mandatos de la tradición, donde papi y mami pretenden que el nene se case con una joven de la misma clase. El hermano no corta ni pincha, pero tampoco apoya al 100% a Kumail (Kumail Nanjiani, actor y guionista del film), aspirante a stand up y que vive de las bondades de Uber y así intercambia historias con pasajeros ocasionales.


Un amor inseparable: Netflix y Appatow hacen escuela. 1

Pero como en toda comedia romántica aparece en la vida de Kumail la simpática y algo avasallante Emily en uno de sus shows de stand up y a partir de allí el leve avance de encuentros y desencuentros hasta que surge el mayor contratiempo cultural: el famoso matrimonio por encargo que a los padres de Kumali les interesa consumar cuanto antes.

En este punto de inflexión Un amor inseparable no se excede en convencionalismos y apuesta a la parte drama de la ecuación, con una sorpresa que desde su título original representa mucho mejor la idea de la separación y unión de esta pareja despareja multicultural. Además, al quedar el personaje femenino -en un estado de fuera de campo prácticamente- el protagonismo recae en Kumali y se bifurca en la familia de Emily (Zoe Kazan)compuesta por papá Ray Romano y mamá Holly Hunter. Figuras de peso que agregan la otra barrera cultural y enfatizan los preconceptos para con inmigrantes radicados o no en las tierras del todopoderoso Trump.

El mayor defecto reside en la extensión y la dilatación de ciertas situaciones cuando las relaciones humanas transitan por diferentes estadios, la cotidianeidad se encarga del resto y la premisa del verosímil y del subrayado del hombre común quitan algún que otro condimento al romanticismo.

Infinitamente más interesante que cualquiera de las franquicias El gran casamiento griego o películas parecidas a esa,  aunque no lo suficientemente redonda para semejantes elogios.

Un amor inseparable: Netflix y Appatow hacen escuela. 3

Título: Un amor inseparable
Título Original:
The big sick
Dirección:
Michael Showalter
Intérpretes: 
Zoe Kazan, Ray Romano, Kumail Nanjiani y Holly Hunter
Género: Drama, Comedia, Basada en hechos reales.
Clasificación: Apta mayores 13 años
Duración: 119 minutos
Origen: Estados Unidos
Año de realización: 2017
Distribuidora: Energía Entusiasta
Fecha de Estreno: 25/01/2018

Puntaje: 6 (seis)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here