Por Francisco Nieto, corresponsal Cine Nueva Tribuna, España

Hermoso tema en el que se mezclan la condición femenina, la miseria, las costumbres de una sociedad libanesa desorientada y un mensaje humanista en la mirada y las palabras de un niño convertido en adulto antes de tiempo” (Jackie Bonnet, Culturebox). Premio del Jurado en el Festival de Cannes 2018, Cafarnaúm, de la realizadora libanesa Nadine Labaki (Caramel), que ha rodado con actores no profesionales interpretando “más o menos su propia realidad”, es una inmersión en la vida de los niños de la calle en Beirut que nos enfrenta a ese cine de denuncia que no debe perder vigencia.

Cafarnaúm: Drama familiar de la pobreza 3Melodrama que toca todos los palos de la miseria: inmigración, pobreza, injusticia social, niños maltratados y abandonados, mujeres también maltratadas, niñas vendidas para matrimonios forzados…, Cafarnaúm se centra en la historia de Zain (Zain Al Rafeea, miembro de una familia que escapó de Siria para refugiarse en Líbano y que hoy, gracias a la película, va a instalarse en Noruega), un espabilado niño de doce años que sobrevive a los peligros de la calle. Huyendo de sus padres, recurre a la justicia para demandarlos por el «crimen» de haberle dado la vida.


Fábula contemporánea, inspirada en el caótico infierno de los suburbios libaneses, cuando sus padres entregan a la hermana de once años a un adulto de treinta para que se case con ella, Zain abandona el hogar familiar. Sin recursos, se ocupa del bebé de una joven refugiada etíope sin papeles, que ha dado a luz en secreto y pasea al niño escondido en un carrito de la compra –algunas de las escenas de los dos niños son de una emoción casi insoportable-, hasta que la policía le encarcela y es entonces cuando decide denunciar a sus padres.

El recorrido de Zain por las calles, las chabolas, el ruido y el polvo de Beirut, es una excusa para poner en evidencia el caos y la corrupción que impera en una ciudad que no consigue recuperarse de una guerra interminable y que recoge, a su pesar, a los desesperados de toda la región que huyen de persecuciones y hambrunas. Una ciudad y un suburbio en el que los pobres explotan a otros aún más miserables.

El film es crítico con las tradiciones en un país de grandísimos contrastes: con los niños comoCafarnaúm: Drama familiar de la pobreza 4 víctimas, con casamientos consentidos entre familias para quitarse una boca que comer; o con el rol que hombres y mujeres “deben” ocupar según se supone que es su lugar en esa sociedad, y que mediante las desgarradoras declaraciones de los padres pasas de la repulsión a la lástima infinita; o las situaciones que potencian la desesperación, la pobreza o la bajeza de algunas personas, siendo presa fácil de mafias y explotadores varios. Vomitivo.

Como si se tratara de un reportaje sobre los niños y las aceras –un mundo ignorado- de la capital libanesa, la realizadora (que también interpreta el papel de abogada de Zain) sigue los paseos y las carreras en busca de comida o refugio del pequeño, quien ha conservado su nombre en la película y que desborda madurez y veracidad.

Cafarnaúm: Drama familiar de la pobreza 2Título: Cafarnaúm: La Ciudad Olvidada.
Título Original: Capharnaüm.
Dirección: Nadine Labaki.
Intérpretes: Zain Al Rafeea, Yordanos Shiferaw, Boluwatife Treasure Bankole, Kawthar Al Haddad, Fadi Kamel Youssef, Cedra Izam, Alaa Chouchnieh, Nour el Husseini, Elias Khoury y Nadine Labaki.
Género: Drama.
Clasificación: Apta para mayores de 16 años.
Duración: 123 minutos.
Origen: Líbano.
Año de realización: 2018.
Distribuidora: UIP / Sony.
Fecha de Estreno: 21/02/2019.

Puntaje: 8 (ocho)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here