Por Juan Samaja

Dug y su tribu (grupo de cavernícolas de la edad de piedra) viven apaciblemente en su valle hasta que llega una civilización extranjera y técnicamente más avanzada que ha alcanzado la Edad de Bronce (Bronzios) y pretende imponerla de prepo, sometiendo al trabajo forzado en las minas de bronce a quienes se oponen al régimen.

El malvado Lord Nooth instala su ciudad en el valle y expulsa a la tribu de Dug, cuya familia queda relegada a un páramo desértico y estéril. Pero Dug quiere recuperar su valle y consigue infiltrarse en la ciudad de los Bronzios, quienes practican el ritual del “juego sagrado” (fútbol). Cuando Dug descubre que ese “juego sagrado ha sido creado por sus ancestros” se envalentona y desafía a Lord Nooth a un juego para recuperar su hogar. Una muchacha de la tribu de los Bronzios, excelente jugadora pero relegada por su condición de mujer, ayuda a Dug y entrena a su familia para el partido decisivo.


El cavernícola: Un partido que ya se jugó 2

El aspecto más pobre del relato que aquí nos ocupa es la escasa originalidad del planteo de superficie: la idea según la cual dos oponentes (uno, enriquecido y desarrollado por el avance de una tecnología, el otro, rústico, romántico y despojado) se enfrentan a través de un partido de fútbol para disputar un territorio, que por tradición pertenece al rústico, ya la hemos visto en la película animada Metegol (2013), de la dupla Campanella-Sacheri, sobre un cuento de Fontanarrosa (Memoria de un wing derecho). Si se abstrae el contexto de la “edad prehistórica” (mero paisaje de fondo sobre el cual se dibujan los trazos narrativos del relato extranjero) se advertirá que el núcleo dramático está calcado del film local.

La producción de Park, realizada con poca imaginación pero mucha habilidad técnica y belleza visual, adolece de una comicidad al menos efectiva, limitándose el aspecto “cómico” a un conjunto de comentarios verbales poco inteligentes y excesivamente “primitivos”. No reposando en el componente cómico, que podría haber resultado una salida elegante para la película, el relato se apoltrona en la gesta heroica del partido de fútbol, que nada tiene de aquella poesía y mística futbolera que Fontanarrosa insufla al relato plasmado en la película Metegol; Park hace del juego del fútbol una mera técnica sin corazón, mientras que Fontanarrosa-Campanella-Sacheri nos devuelven la mística de un “juego sagrado”.

El cavernícola: Un partido que ya se jugó 3Título: El Cavernícola
Título original: Early man
Director: Nick Park
Voces originales: Eddie Redmayne, Tom Hiddleston, Maisie Williams y Timothy Spall
Género: Comedia, Animación, Stop-Motion
País de origen: Reino Unido, Francia
Duración: 89 minutos
Calificación: Apta para todo público
Distribuidora: BF + Paris Films
Fecha de estreno: 22/02/2018

Puntaje: 4 (cuatro)

No hay comentarios

Dejar una respuesta