Por Juan Blanco

En Kate & Leopold Meg Ryan se viste de oficina para darle vida a Kate McKay, la ocupada ejecutiva -prototipo de la mujer milenio- de una agencia de publicidad. Como ese típico personaje con la condena grabada en el pecho, Kate es una mujer que no tiene tiempo para consideraciones personales. Tiene Kate & Leopold: Educando a Nueva York 4una corta relación con su hermano menor y una frustrante vida amorosa. No obstante, ella mantiene una amistad medio espinosa con su más reciente ex-novio Stuart (un excéntrico científico genio), quien vive justo un departamento arriba del suyo. Ahora, va a ser precisamente en el momento menos pensado para la protagonista, cuando su ex traiga para Kate una posibilidad única de encontrarse con su destino.

Stuart encontró un portal en el tiempo para viajar a la Nueva York de fines del Siglo XVIII, y tras un accidente en el regreso a casa trajo consigo al Duque de Albania y futuro inventor del ascensor, Leopold Alexis Elijah Walker Gareth Thomas Mountbatten. Con semejante inicio (aparte de que en el presente ya no van a funcionar más los ascensores), no cuesta mucho prever lo que deparará a los personajes una vez que Stuart sea internado y acusado de loco, dejando a Leopold sólo en su casa y con Kate y su hermano a su cuidado. Después del forcejeo a primera vista entre Kate y Leopold (ella es medio reacia con los hombres y encima cree que el tipo es un lunático disfrazado), empezarán a llegar los guiños que darán a Kate la pauta de que no está frente a un hombre ordinario, sino frente a ese que esperó su vida entera, y eso habrá de cambiar sus prioridades por completo.


Kate & Leopold, si bien no es toda novedad ni grandilocuente al mango, resulta tan encantadora y educada como el personaje que habrá de robarse el cariño de la protagonista, y del público: Hugh Jackman (X-Men, Swordfish). Empilchado de Duque y derrochando excelentes modales de la vieja escuela inglesa por la ajetreada Nueva York del nuevo milenio, este australiano demuestra por qué es uno de los actores a los que habría que empezar a prestarle atención pronto. Además de la responsabilidad de los guionistas, Kate & Leopold: Educando a Nueva York 2Leopold es el alma de la historia gracias a Jackman, y eso se nota mucho. Atrás quedan los detalles del viaje en el tiempo una vez que estos dos personajes se empiezan a redescubrir el uno al otro, y toda la eficacia de la película se cierra en la química entre ellos.

No obstante, hay una pequeña idea dando vueltas para darle a lo convencional algo de vuelo, y consiste en una inversión de roles que va a obligar a Kate a rescatar a su Leopold (él también tiene sus demonios) en el caballo blanco que generalmente le toca montar al caballero. En definitiva, todo muere en un humorístico análisis de nuestros tiempos con un vistazo de costado a nuestros aceleres y contradicciones diarias, así como también a nuestros frecuentes estereotipos.

Kate & Leopold: Educando a Nueva York 3Título: Kate & Leopold.
Título Original: Idem.
Dirección: James Mangold.
Intérpretes: Meg Ryan, Hugh Jackman, Liev Schreiber, Breckin Meyer, Natasha Lyonne, Bradley Whitford y Philip Bosco.
Género: Comedia, Romance, Fantasía.
Clasificación: Apta todo público.
Duración: 121 minutos.
Origen: EE.UU.
Año de realización: 2001.
Distribuidora: Buena Vista.
Fecha de Estreno: 25/04/2002.

Puntaje: 6 (seis)

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here