Por Pablo Arahuete

La difícil y sumamente desafiante construcción de un verosímil y personajes reales es una de las claves del género de la comedia romántica y sobre esos elementos pudimos charlar con el director de Alma (2016), Diego Rougier, próxima a estrenarse en Argentina. Este es el resultado de una amena entrevista.Entrevista a Diego Rougier: El arte de ser director es el de contar un cuento 5Pablo E. Arahuete: – ¿Qué te proporcionó a la hora de pensar en esta comedia romántica la experiencia de haber adaptado la sitcom Casado con hijos para Chile y trabajar con el mismo elenco?

Diego Rougier: – Desde muy chico tuve mucha relación con la comedia. Particularmente, en Argentina, había trabajado en Ideas del Sur y había hecho Costumbres Argentinas, donde ganamos un Martín Fierro como Mejor Entrevista a Diego Rougier: El arte de ser director es el de contar un cuento 3Comedia. Luego, en Chile hice la versión de La Niñera –también la hicieron en Argentina- y hace un año y medio hice dos temporadas de la versión en español de la sitcom de Fox Modern Family. O sea que mi relación con la comedia está clara. Particularmente, con el elenco de Casado con Hijos (Chile) hicimos una unión y sincronía increíble y, de hecho, seguimos trabajando juntos luego de diez años. También hicimos tres obras de teatro, cortometrajes y demás proyectos. Pero, la verdad es que siempre tuve ganas de volverlos a reunir en otro proyecto y Alma (2016) fue ideal para eso. Escribí los personajes pensando en ellos, tanto en Javiera Contador como en Fernando Larraín, los pilares románticos de esta historia


P.E.A.: – ¿Cómo nació la idea de la bipolaridad como parte constitutiva de la protagonista y detonante de su ruptura con su esposo? 

 Diego Rougier: – Cuando me puse a escribir el guión todavía no tenía la idea de la bipolaridad presente ni así como terminó apareciendo. Quería romper con la estructura clásica de la comedia romántica, que tiene sus reglas de “chico conoce a chica” o viceversa, se conocen, pasa algo entremedio que los separa y al final terminan juntos otra vez. Otra idea con la que quise romper es esa cosa preciosa del momento del enamoramiento. Yo me propuse otro camino: esta es una pareja que lleva 15, 20 años juntos y se están separando, la pregunta era ¿por qué iban a volver a juntarse si ya van 15 años juntos? Me propuse este problema como desafío para escribir el guión y fui encontrando varias cosas. Respecto al personaje de Alma, tenía características bien raras, Entrevista a Diego Rougier: El arte de ser director es el de contar un cuento 1partí de la idea de que se mentía a sí misma y lo escribía en un diario, hasta que encontré a la bipolaridad como característica propia y me empezó a gustar. Tras la investigación con varios especialistas, por ejemplo encontramos que los bipolares no se curan, se pueden controlar con medicación, pero nunca se van a curar definitivamente. Así, pensé en que un enfermo tiene que vivir y adaptarse toda su vida con su condición, pero qué pasa con la persona que tiene al lado y si el amor alcanza para convivir con un bipolar después de 15 años, sabiendo que no se va a curar. Esa fue la idea que más me interesó, también hicimos que el personaje fuese a terapia de pareja, donde yo mismo anotaba cosas de “la sesión” y con ese material fui construyendo a Alma.

P.E.A.: – ¿Qué te enamoró del personaje de Alma y sobre qué aspectos de su emocionalidad marcaste las diferencias con los estereotipos de las mujeres sobre adaptadas del mundo moderno?

Diego Rougier: – Alma me pareció un personaje precioso. Muy difícil para encontrarle el punto, porque es mi protagonista y no puede ser tan extremo. Si produce rechazo en el público no se sostendría la pareja y no existiría la necesidad del personaje de Fernando para querer volver. Había que jugar con lo extraño de su accionar, lo intensa que se puede poner por momentos y con lo adorable y querible a la vez. El camino que encontramos fue jugar con la inocencia del personaje. Fue un arduo trabajo de un año y medio en el guión para encontrarle la sutileza, que haga que este personaje sea absolutamente adorable. Alma es un personaje para enamorarse una vez que está construido, la bipolaridad tiene eso, por un lado la euforia y por otro una tremenda depresión.

P.E.A.: – Según Javiera Contador (Alma) tu trabajo con ella para crear a su personaje implicó que te encargaste de su locura ¿cómo fue ese
proceso y qué tuviste presente para no perder el verosímil?

Diego Rougier: – En una comedia romántica de este tipo, donde el personaje es muy extremo, la verosimilitud es algo que se debe cuidar mucho. Cuando el público deja de creer en la historia o en personajes, seEntrevista a Diego Rougier: El arte de ser director es el de contar un cuento 1 pierde la identificación y la cercanía. La verdad es que uno construye un mundo. Mi experiencia anterior con Sal (2011) fue construir un western moderno, donde una persona en el 2012 llegaba al desierto de Atacama, el lugar más árido del mundo. Allí, el relato empezaba a convertirse en un western. Me encanta crear climas, ambientes, meter a los personajes en la historia. Si bien son personajes, no dejan de ser realistas, le vas construyendo una atmósfera para lograr que el espectador vaya entrando en el cuento. El arte de ser director es el arte de contar un cuento y uno se pasa la vida aprendiendo a contarlos cada vez mejor y creo que Alma lo logra.

P.E.A.: – ¿Qué rescatás de las comedias románticas argentinas y por dónde pasan las diferencias con respecto a las chilenas?

Diego Rougier: – Adoro el cine argentino, las comedias me gustan, sobre todo por su tono. Soy fanático de Roberto Fontanarrosa, Les Luthiers y hasta Borges tiene humor a su manera. Creo que el tono es único en toda comedia
argentina. En Chile, siento que no se hace una comedia de ese tipo, dentro de los estilos de comedia prevalecen, por ejemplo, las destinadas a adolescentes, que son más masivas y funcionan, algo parecido al estilo American Pie, escenas de sexo y problemas de gente joven. Pero no hay comedias –como sí las hay en Argentina- donde los protagonistas sean, como en este caso, una pareja de cuarentones que se separa y vive problemáticas típicas de la edad. Haber abordado esa temática para Chile es original, mientras que en Argentina se ha tratado innumerables veces.

P.E.A.: – ¿Qué nos podés contar de la idiosincrasia chilena respecto a lEntrevista a Diego Rougier: El arte de ser director es el de contar un cuento 2a argentina? 

Diego Rougier: – La gente de ambos países son y funcionan de maneras muy diferentes. Pero volviendo al tema de la comedia, siento que el humor siempre es muy localista. Pese a que los norteamericanos han logrado transmitir su humor, en general el humor que nos hace reír tiene que ver con lo local y con lo que nos identifica. Mi desafío era hacer una comedia que se relacionara con lo local y que tenga elementos en común con otras cosas. La presentamos en el festival de Guadalajara y en Chicago, la gente se rió muchísimo y encontré que hay puntos de conexión, esa era una meta a lograr, poder trascender con el cuento y hacer que gente de otros lugares también se sintiera identificada. Tengo mucha expectativa con este estreno en Argentina porque es mi humor, mi gente, mi tierra y este cuento que arranca en otro lado, termina en este país, es el anhelo del personaje llegar a Buenos Aires, la ciudad más bella del mundo –un poco con humor, un poco con verdad-. Hace que aunque sea mi visión de Argentina desde afuera, lo que tengo para contarles en Alma habla del humor argentino, con el que me crié y me formé toda la vida.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here