Por Pablo Arahuete

Tras su paso por el BAFICI se estrena Con este miedo al futuro, segundo largometraje de Ignacio Sesma. En esta entrevista exclusiva indagamos sobre las particularidades de su segundo opus en el que se detectan rasgos de crisis existencial muy profundos y una marcada vuelta de timón respecto a su ópera prima Noche de perros.

creo que en el colegio nadie nos enseña ni nos prepara para el vacío existencial. 

Pablo Ernesto Arahuete: – Hay dos transiciones que atraviesan el proceso de tu segunda película, Con este miedo al Futuro, tanto en lo cinematográfico porque viraste de la comedia de Noche de Perros a un drama de gran actualidad por un lado, y por otro porque el protagonista está pasando o transitando una crisis existencial profunda. ¿Existe un nexo entre tu transición y la necesidad del cambio de rumbo respecto al derrotero de este profesor, antes escritor, sobreviviente a la coyuntura local?


Ignacio Sesma:Sí, definitivamente hay un nexo. Desde que hice Noche de perros hasta el momento de empezar a crear Con este miedo al futuro pasaron algunas cosas en mi vida personal. La más fuerte fue la muerte de mi padre. Es imposible que eso no tenga un impacto en mi profesión, pero en el buen sentido. Me motivó para probar cosas nuevas sin miedo. A correrme por un segundo de la comedia, género donde me siento cómodo, e intentar abordar un drama con un personaje que atraviesa un mal momento.

Con este miedo al futuro: Con D de desencanto 1

 

Me es imposible no crear personajes que sean reales

P.E.A.: – ¿Cómo construiste junto a Facundo Cardosi el personaje del profesor?

Ignacio Sesma:  –El personaje lo tenía bastante claro en mi cabeza, y Facundo lo captó perfectamente de entrada. Vimos algunas películas de referencia (Half Nelson, Shame) y luego comenzamos a juntarnos a leer el guión y ensayar algunas escenas. Sabíamos que íbamos a improvisar mucho al momento de filmar. Era una de las experimentaciones que me interesaban realizar con esta película.

nací en la Argentina del quilombo. me adapto y produzco películas como sea, cueste lo que cueste. Al final, lo que quedan son las películas.

P.E.A.: -¿Considerás que la realidad de Argentina es un detonante de la desesperanza de personas que ya pasan la barrera de los 30, muchos herederos del fracaso de la utopía del cambio?

Ignacio Sesma:Creo que la desesperanza de las personas jóvenes tiene que ver con el fracaso de la utopía del cambio. Pero también creo que en el colegio nadie nos enseña ni nos prepara para el vacío existencial. Creo que la realidad del país definitivamente suma a la angustia de mucha gente que no puede crecer, pero también creo que es fácil autoboicotearse. Lo veo de cerca en muchas personas que tienen muchas posibilidades y no pueden. Mi idea con esta historia era acercarme a esas personas en la mayoría de la película. Por eso el “giro” final y la “razón visible y tangible” de la angustia del personaje aparece tan al final. Mi idea era conectar con ese vacío existencial a lo largo del relato.

Ignacio Sesma: 1

P.E.A.: – ¿En qué lugar te encontrás vos parado mientras apostás a la realización para contar historias muy arraigadas con un humor social que se nota en la calle?

Ignacio Sesma:Poco me condiciona la situación política del país al momento de plantearme contar una historia. Claro que, por default, la película queda rodeada de la realidad en donde se construye la historia, no soy un alien. Pero intento contar historias más conectadas con lo humano del día a día y de retratar personajes que puedan conectar directamente con muchas personas. Me es imposible no crear personajes que sean reales. Que hablen de verdad y actúen de verdad. Pienso en hacer películas que sean útiles y sirvan para la gente que las va a ver. No hago películas para mi disfrute y goce personal y sentirme director.

Sólo tengo el pensamiento que los ignorantes no deben manejar instituciones importantes y los amigueros tampoco.

P.E.A.: -Creo que una de las escenas más impactantes de tu película sucede en una clase cuando el protagonista escribe en el pizarrón “Se van a morir“ y pregunta qué van a hacer al respecto a esos alumnos desencantados porque si esperan que algo suceda, no va a pasar. ¿Alguna vez pasó o pasa por tu cabeza este tipo de reflexión?

Ignacio Sesma:Esa reflexión que el personaje escribe en el pizarrón “Se van a morir” no es algo que me pase a mí, todo lo contrario. Me pareció una buena idea sumarlo en la historia porque lo veo en muchas personas allegadas a mí. Veo que esperan a que algo pase por arte de magia. A que las cosas se hagan solas. A que el país mejore para después hacer. Yo creo que las cosas hay que hacerlas ahora. No hay después ni condicionantes. Así me mandé a hacer dos películas, y te puedo asegurar que es lo mejor que me pasó en la vida. Hay que hacer, ahora ya. Sin miedo al futuro.

Ignacio Sesma: 1

P.E.A.: – ¿Cuál es el criterio que todo transcurra en un corto lapso y sobre todo que los clímax se produzcan tanto desde la auto destrucción como desde la frustración personal?

Ignacio Sesma:El criterio por el cual todo ocurre en un corto lapso es porque me pareció que el momento de transición del personaje sucede en un lapso de dos o tres meses aproximadamente. Me parecía un lapso de tiempo adecuado para contar esa situación. Igualmente, se puede ver que los conflictos internos del personaje ya comenzaron hace mucho tiempo atrás. Sólo vemos este lapso en donde la cosa toca fondo y comienza a mejorar.

Hay que hacer, ahora ya. Sin miedo al futuro.

P.E.A.: – ¿Cómo ves desde tu lugar de joven realizador el panorama actual del cine Argentino respecto a los problemas de siempre y la nueva gestión del INCAA?

Ignacio Sesma:Desde que nací que vivo en la Argentina del quilombo y la inestabilidad. No tuve la suerte de ser de esa generación que dice “Argentina era un país maravilloso”. Vivo la realidad del país de forma natural. Eso me impulsa a no esperar nada de nadie, mucho menos, dinero. Me gustaría que todo mejore, por lo menos la situación del INCAA, porque somos productores históricos de buen cine y eso puede volverse “Argentina hacía un cine maravilloso en mis tiempos” en cualquier momento. No festejo ni critico ninguna gestión en particular. Sólo tengo el pensamiento que los ignorantes no deben manejar instituciones importantes y los amigueros tampoco. Tenemos que ser serios y responsables para que las cosas funcionen bien. Pero como te dije antes, yo nací en la Argentina del quilombo, así que me adapto y produzco películas como sea, cueste lo que cueste. Al final, lo que quedan son las películas.

Pienso en hacer películas que sean útiles y sirvan para la gente. No hago películas para mi disfrute o sentirme director.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here