Por Pablo Arahuete

Dos palabras para integrar los pros y contras de esta opera prima dirigida por Federico Jacobi: producción auto gestionada y cooperativa, minimalismo a rajatabla. Tal vez una subordinada a la otra en materia de la propuesta conjunta para abordar entre otras cosas las etapas próximas a la muerte desde la vejez.

Dos personajes, un padre viudo y con notable deterioro físico (Daniel Quaranta) y su hijo (Nahuel Yotich) proveniente de España para hacerse cargo en parte como deuda a la figura paterna y en parte como intento de reencuentro tras la larga ausencia.


Ahí viene: Depresivo, solitario y final. 1

Decíamos al comienzo minimalismo y eso es lo que prevalece ya desde el título en alusión a un presagio o a la espera irreversible de lo inevitable, sumada la gran actuación de Daniel Quaranta con un abanico de expresiones, tristeza en el cuerpo y en un rol muy diferente al de Perro Molina de José Celestino Campusano.

La vejez, la fricción entre padre e hijo y esa búsqueda urgente de recomponer lazos antes que llegue la noche marcan el rumbo de este drama intimista, de las ruinas de una casa habitada por el dolor y por la presencia de un hombre abatido por la vida.

Ahí viene: Depresivo, solitario y final. 3

Título: Ahí viene
Título Original: Idem
Dirección: Federico Jacobi
Intérpretes: Daniel Quaranta, Paula Napolitano y Nahuel Yotich
Género: Drama
Clasificación: Apta mayores de 13 años
Duración: 62 minutos
Origen: Argentina
Año de realización: 2018
Distribuidora: Independiente
Fecha de Estreno: 13/09/2018

Puntaje: 5 (Cinco)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here